TECNOFILIA Y TECNOFOBIA COMO ACTITUDES BÁSICAS DE LA ERA DE LA INFORMACIÓN

Por José G.O. Verón @JgoVERON

Ante la era de la información, la gente, el “publico”, que somos todos, adopta en general una de dos actitudes básicas: la tecnofilia y/o la tecnofobia. ¿Qué es esto? – Por José G. O. Verón para PolCom

En general, tener una “filia” viene a significar tener un excesivo apego, un apego algo desmedido, hacia algo o alguien, de manera que se ven y se enfocan casi exclusivamente los aspectos “positivos” de ese alguien o de ese algo, con una adhesión y un fervor algo desmesurados en el apoyo y la adhesión a ese algo o alguien. Se es “fanático”, “hincha” de algo o de alguien, y solo se puede ver o focalizar lo positivo. Esto es, en líneas generales, tener una ” filia”

Tener una “fobia” es más bien lo contrario de tener una filia. Es enfocar en lo negativo, casi con exclusividad, de algo o de alguien. Es ser un detractor acérrimo, casi con odio, de ese algo o de ese alguien, y poder ver o poder enfocar solo lo negativo o perjudicial. En la fobia hay una fuerte animadversión en contra de algo o alguien, y solo se enfoca, con parcialidad, lo negativo, algo puerilmente, tanto, como en su opuesto, la filia. Esto es en general tener una “fobia”

   ¿Cómo aplica esto a la era de la información y de las tecnologías de la información y comunicación (TIC), y a la web? 

Hay mucha gente que es “tecnofilica”. Es decir, cree que de la web, la internet y las tecnologías solo pueden desprenderse hechos y sucesos positivos, que es como una gran cornucopia, munificente, y que todo lo que tiene que ver con internet y las tecnologías es fabuloso y fantástico, favorable para la economía, y, en general, siempre positivo y también factor de avance personal y social

Y también, hay muchas personas “tecnofobicas”. O sea, gente que percibe las tecnologías y a la web como perniciosas, factor de vulgarización personal y social, con información de baja calidad, y en general como factor de mediocratizacion y peligroso achatamiento social y personal

Se puede decir que ambas actitudes son excesivas y desmesuradas, no son equilibradas, solo enfocan, ora en lo positivo, ora en lo negativo, con exclusividad y parcialidad, pero es dable encontrar y conocer gente con algún predominio de una de estas dos actitudes básicas, donde a veces hay un predominio más o menos claro en la gente o de la tecnofilia o de la tecnofobia. También es, en alguna medida–pero no exclusivamente–una cuestión generacional.

     ¿Podemos intentar, de todas maneras, algún balance posible entre estas dos actitudes básicas, la tecnofliia y la tecnofobia?      

Quizá es sostenible que, mientras que la tecnofilia “peca por exceso”, al atribuir ventajas y posibilidades desmedidas a las TIC y a la web, y no viendo también sus aspectos y facetas problemáticas, la tecnofobia “peca por defecto” pues falla en poder ver las innegables virtualidades (M. Foucault, 1926/1984) y posibilidades y facetas positivas que las TIC en general y la web tiene y posee. Claro que no es posible zanjar el debate y es por cierto opinable, puesto que todos, actitudinalmente, somos un poco mas tecnofilicos o un poco mas tecnofobicos

Es que, más allá del innegable avance y mejora concreta que las TIC y la web suponen, y que es algo bastante incontrastable, es posible que las TIC en general y la web en particular sean, como todo, un “arma de doble filo”, por así decirlo, aun cuando en su diseño, planificación y ejecución concreta en la práctica respondieran a un ideal democrático y civilizador

Busquemos nuestro equilibrio, no pueril, no fanático, lúcido, aggiornado, contemporáneo, entre la tecnofilia y la tecnofobia. Seamos conscientes, cada vez más, en lo posible, de sus posibilidades y virtualidades pero, también, de sus claroscuros.

///