Sociedades divididas

Las sociedades en nuestro continente parecieran estar condenadas a la división emanadas del caudillismo sembrado en el ADN social de nuestros pueblos, y así lo evidenciamos al realizar un rápido vistazo por nuestros países.


José Dionisio Solórzano / @jdionisioss

En los últimos 21 años Venezuela ha estado dividida entre el chavismo y el antichavismo. El Teniente Coronel que se alzó un 4 de Febrero de 1992 y entró en la arena política-electoral para la campaña presidencial de 1998, logró partir en dos a un país acostumbrado a las divisiones: Conservadores y Liberales; Adecos (socialdemócratas) y Copeyanos (socialcristianos).

No obstante, esta realidad no es exclusiva de los venezolanos, sino que se extiende por gran parte del continente. Justo al lado de Venezuela, en la República de Colombia, observamos una tendencia parecida, aunque no idéntica.

Los colombianos parecieran estar divididos entre uribistas y antiuribistas; la política neogranadina se ha basado en el rechazo o aprobación de las políticas o decisiones tomadas por Álvaro Uribe Vélez.

Si somos precisos, Uribe directa o indirectamente ha ganado 4 de los últimos 5 procesos electorales, 2 de forma directa, una siendo su candidato Juan Manuel Santos, que luego lo traicionará, y una con Iván Duque, y la quinta fue su derrota por intermedio de Óscar Iván Zuluaga.

Aquí podemos observar como estos dos caudillos se apoderaron de la vida pública de Venezuela y Colombia, incluso en el caso de Hugo Chávez, vemos como este personaje, y lo que él representa, sigue separando a la sociedad venezolana a pesar de su desaparición física.

Si nos vamos un poco más al sur, veremos lo que ha ocurrido con la Argentina; la figura política de Néstor Kirchner, ha dominado la escena política de su nación. Este líder, a pesar de su muerte, sigue representando un tendencia viva en la sociedad albiceleste, a tal punto que hoy recuperaron el poder.

José Dionisio Solórzano Profesión: Comunicador Social, Especialista en gestión de Marca digital y docente a nivel universitario. Cargo ocupados: Jefe de Prensa y Relaciones Públicas de la Alcaldía de Lechería (Venezuela), Director de Comunicación e Información de la Gobernación del estado Anzoátegui (Venezuela), Director de Comunicación Política en CGD Interconsultores, Community Manager Senior de Avior Airlines, Periodista de la fuente política, Articulista de Opinión y Conferencista.

Los Kirchner, primero Néstor y después su esposa Cristina Fernández, gozaron de las miles del poder por varios períodos de gobierno. Luego de una pausa, que significó el triunfo de Mauricio Macri, este grupo político recuperó la Casa Rosada a través de un Alberto Fernández, secundado por su «vice» Cristina.

En Argentina no es la primera ocasión que ocurre esto, si me permiten la comparación, y sin ánimos de herir pieles sensibles, lo que ocurre ahora en Argentina es una versión nueva, moderna y más izquierdista, de lo que en otrora sucedió con la figura política del General Juan Domingo Perón.

Ahora vamos sobre el caso de Chile. Hoy en día, después de los sucesos del 11 de septiembre de 1973 y que durante estos años han transcurrido tantos hechos, episodios y circunstancias, pareciera que todo se resume entre la dicotomía de ser pinochetistas o antipinochetistas.

La pelea entre derechas e izquierdas en Chile tiene aún el sabor de la lucha entre lo que encarnan, a pesar de su muerte, el General Augusto Pinochet y Salvador Allende. En pocas palabras, una sociedad dividida en dos bloques que en ocasiones están 50%-50%.

E incluso me atrevería a decir, al concluir este artículo, que los Estados Unidos, que llevan más de 200 años divididos electoralmente entre Republicanos y Demócratas, están viviendo una pugna entre «trumpistas y antitrumpistas». Amanecerá y veremos.


Imagen ilustrativa: joana groba – Weebly
Entre Cartones – JOANA GROBA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *