Pelosi: De «La rompe papeles» a la «Cruella de Vil» de la política norte americana

Por José Dionisio Solórzano / @jdionisioss

Ya la euforia de los primeros instantes pasó, ya podemos analizar en frío lo sucedido, desde la óptica de la Comunicación Política, durante el discurso del Estado de la Unión pronunciado por Donald Trump.

En esta ocasión quedó nuevamente demostrado que los gestos, símbolos y acciones comunican más que cualquier palabra.

El gesto del presidente Donald Trump de dejar con la mano extendida a la líder de la mayoría en la Cámara de Representante, la demócrata Nancy Pelosi, fue una acción destemplada que a simple vista pudo ser negativa para el mandatario de los Estados Unidos, pero no fue así.

La imagen de Trump es justamente esa. No es para nada extraño que el presidente republicano actúe de esa forma, es su forma de ser, su actitud normal y de esa forma los estadounidenses lo apoyan y ya han votado por él.

Con semejante acción Trump reforzó su mensaje: “a los enemigos ni el saludo”, lo cual se concatena con un ambiente complementario, cuando sucedió el episodio se estaba a unos días de la discusión final sobre el Juicio Político o impeachment en contra de Trump el cual fue auspiciado, argumentado y defendido por Pelosi.

 ¿Por qué no hubo un repudio de los votantes a semejante acción de Trump? Primero, porque los norteamericanos aceptan a su presidente tal y como es, no lo ven como algo ficticio o falso, sino como su carácter real; segundo, porque sus seguidores, que no son pocos, han escuchado los infinitos ataques de Pelosi durante meses y conciben el hecho como: “para qué saludar a la que nos echa mier…”.

Ahora bien, luego de este incidente la representante demócrata y presidente de la Cámara Baja del Congreso de los Estados Unidos, quien presidía el acto como lo establece la Constitución de aquella nación, procedió a romper la copia del discurso que el presidente Trump le había entregado instante antes.

José Dionisio Solórzano Profesión: Comunicador Social, Especialista en gestión de Marca digital y docente a nivel universitario. Cargo ocupados: Jefe de Prensa y Relaciones Públicas de la Alcaldía de Lechería (Venezuela), Director de Comunicación e Información de la Gobernación del estado Anzoátegui (Venezuela), Director de Comunicación Política en CGD Interconsultores, Community Manager Senior de Avior Airlines, Periodista de la fuente política, Articulista de Opinión y Conferencista.

¿Cuál fue la reacción? La inmensa mayoría de los estadounidenses calificaron a Pelosi como “histérica”, “grosera”, la compraron con “Cruella de Vil”, un personaje de caricatura, se hicieron memes burlándose de ella, y muchas cosas más.

Sin embargo, porque el gesto del presidente fue visto y no fue tan criticado, y el de Pelosi, por el contrario, sí lo fue. ¡Fácil! Los electores y detractores de Pelosi no esperaban semejante acción, el cual le dio mucho “centimetraje”, y por ende las múltiples reacciones que en vez de ayudar a la posición de los Demócratas, refuerza la creencia de que los Republicanos son víctimas de un ataque injusto.

Trump, después de estos dos round, realiza un saludo a los venezolanos y a Juan Guaidó, reconocido como presidente por el Gobierno de los EEUU, tal acción unificó en un solo aplauso al auditorio y logró aclimatar el ambiente hostil entre sus rivales demócratas.

Al final, el mandatario estadounidense quedó fortalecido no sólo por el discurso en el Estado de la Unión sino por su victoria sobre el juicio político, Pelosi quedó como “una espectacular rompe papeles” y los precandidatos demócratas heridos porque parecieran que van como “cerdo al matadero” electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.