Mayor dependencia digital*

Por José Dionisio Solórzano / @jdionisioss

¿Qué pasará cuando se tenga que lidiar con un elector hiperconectado?  Aunque esto no es nuevo, tal vez la cifra de este tipo de votantes se dispare en todo el mundo, lo que significa que tendremos un nicho electoral de personas informadas, activas en las Redes Sociales, y más involucradas en comunidades digitales puntuales.

El mundo entero está en cuarentena, las vías públicas de las mayores ciudades del planeta están como desiertos, mientras que los canales digitales están saturados del “tránsito” de cibernautas que estando aburridos en sus casas optan por navegar por internet, visitar páginas web, meterse en cualquier App y generar o consumir contenidos por las Redes Sociales.
Tal vez, una de las consecuencias del Coronavirus sea que en el futuro cercano tengamos un mayor número de usuarios activos en las distintas aplicaciones 2.0. 
He visto, en estas semanas de aíslamiento social, como muchas personas que tenían sus cuentas Twitter en total abandono han retomado, no solo su empleo como usuarios “pasivos”, sino que están generando contenido.
Este posible cambio y aumento del tráfico digital, y sobre todo lo que tiene que ver en el consumo de noticias digitales, tendrá un impacto en el manejo de las estrategias de Política 2.0 de los entes gubernamentales, de las organizaciones políticas y de los diversos candidatos.
Un incremento en las visitas en las páginas de noticias y/o un aumento de la penetración de las informaciones digitales en la Opinión Pública, deberá innegablemente cambiar las visiones estratégicas que consultores, estrategas y asesores comunicaciones vienen implementando con sus respectivos clientes.
Desde los tiempos del llamado “Efecto Obama”, las Redes Sociales han tomado una importancia fundamental en las maniobras de campaña electoral o de imagen pública, sin embargo si se logra exponenciar su uso por parte de las sociedades modernas, entonces su papel estratégico será vital en el futuro inmediato.
La verdad es que en este momento más personas están trabajando y empleando métodos remotos para mantener la productividad en sus empleos o negocios; y cada vez más personas están realizando video-conferencias a través de App descargables en sus móviles o tablet, para mantener el ritmo de trabajo.
En este momento un número mayor de empresas están instalando Redes Sociales Corporativas para aumentar el contacto interno y mantener niveles de comunicación óptimos a pesar de la distancia. Es decir, la tecnología se adueña de las interacciones y reemplaza los modelos de organización, trabajo y convivencia que persistían hasta la fecha.
Ahora bien, si veníamos consolidando una cultura digital en las últimas generaciones, ahora gracias al Covid19, tendremos una aceleración de este proceso, lo que irremediablemente afectará la percepción colectiva del uso de las nuevas tecnologías de la comunicación no solo para entretenerse sino para informarse, trabajar y educarse.
¿Qué pasará cuando se tenga que lidiar con un elector hiperconectado?  Aunque esto no es nuevo, tal vez la cifra de este tipo de votantes se dispare en todo el mundo, lo que significa que tendremos un nicho electoral de personas informadas, activas en las Redes Sociales, y más involucradas en comunidades digitales puntuales.
Y esta será la clave, el saber en qué comunidades digitales estará interactuando nuestro elector objetivo, qué asuntos le interesan, con que marcas interactúa y cuáles son los temas que mueven su decisión de voto.
En las actuales campañas, y aún más en las del mañana, veremos a una gran cantidad de generadores de opinión, candidatos, influenciadores, y cuentas de noticias discutiéndose entre el sí no el voto sino la atención de millones de personas que antes de sufragar estarán navegando e intercambiando opiniones con otro tanto de votantes.
Este panorama hará más complejas las estrategias comunicacionales en el ciber-electorado las cuales deberá ser más novedosas, las frescas y más precisas en la ubicación del mensaje ideal en el público preciso y en el espacio digital correcto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *