Los multiplicadores y las externalidades de red de Internet

¿Hay efectos multiplicadores en Internet? Pensamos que si, varios, y algunos son relativamente fáciles de observar. Por José G.O. Verón 

      Un concepto central en la macroeconomía es el de multiplicador. El efecto multiplicador alude, al hecho de que, si se lo direcciona bien y se lo elige estratégicamente, un determinado “gasto” que pueda hacer el estado o el sector privado, repercute aumentado o “multiplicado” en la sociedad, al generar pagos y remuneraciones sucesivas que generan otras remuneraciones entre los distintos actores de la economía.   

Por ejemplo, si el estado, con un préstamo del banco mundial o de China, gasta 100 M en obra pública (pavimentaciones, apertura de caminos y puentes, redes viales, etc.), este gasto se ve multiplicado porque, las personas que hacen, trabajan y aportan en esta obra pública, cobran estos 100 M que luego ellos también gastan, generándose pagos a otras personas (supermercadistas, ferreteros, almaceneros, etc.), personas que, posteriormente, también disponen de nuevas rentas para gastar, y gastan, y generan nuevas rentas y nuevos gastos, y así sucesivamente. Esta es una descripción del efecto multiplicador, aquí uno de los multiplicadores que se pueden considerar en la economía.

      Nosotros podemos pensar que, en la internet, se dan efectos multiplicadores. Aquí es importante pensar en la idea central del concepto de multiplicador, clave en la macroeconomía: un gasto o una inversión que percute aumentado o “multiplicado” en su efecto total, por ejemplo 100 M que se multiplican en 500 M.

    ¿Hay efectos multiplicadores en Internet? Pensamos que si, varios, y algunos son relativamente fáciles de observar.   

Por ejemplo, cuando el gobierno “gasta” en cableados y fibra óptica para aumentar el acceso a Internet, de la gente, esta inversión percute aumentada o multiplicada, dado que, el mayor acceso a internet, supondrá mayores oportunidades y posibilidades de negocios y contratos, actividad económica y trabajo, de manera que puede sostenerse que este gasto del gobierno percute multiplicadamente en la economía

     También, cuando una universidad abre un campus virtual o habilita una plataforma de educación a distancia, esto permite más y mejores posibilidades de contar con más profesionales y personal capacitado y calificado para el país y las empresas. Esto también es un gasto que se ve multiplicado
    Cuando una empresa hace promoción por internet, llega con esta promoción a muchísima más gente que la que podría contactar por medios más “tradicionales”, por lo que este gasto también se “multiplica”

      En la literatura de la economía de internet, todo esto y otras cuestiones relacionadas  y específicas y típicas se las conoce como “externalidades de red“, que alude a las externalidades o externidades (efectos positivos) —que es una conceptualización que guarda isomorfías con la de multiplicador–, que se generan gracias mayormente a internet. Aquí solo hemos querido aludirlas– a estas externalidades–, relacionándolas con el concepto clave para la economía de multiplicador o efecto multiplicador


      No podemos negar todo lo positivo que hace por nosotros internet, aunque–ciertamente– no sea una panacea. Seamos cada vez más conscientes de sus efectos positivos, para operarla mejor.                                              

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *