Los mejores de Mexico

BC, DF y Jalisco tienen los mejores gobiernos electrónicos

José Ramón Gil García es investigador del CIDE y del Centre for Technology in Government de Nueva York, donde estudia las mejores prácticas de gobierno digital, que pueden analizarse mediante la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación. Entre los estudios que ha realizado se encuentra un ranking de estados, que se hace anualmente.

El gobierno electrónico es el uso de las tecnologías de la información y comunicación para hacer más efectivas las políticas públicas, la transparencia, así como para mantener contacto con la ciudadanía. José Ramón Gil García investiga los procesos que podrían hacer más eficiente a esta herramienta, así como las características y prácticas más útiles que tendrían para los ciudadanos.

Más específicamente, estudia los medios para aprovechar mejor datos abiertos e información que disponibles por parte del gobierno en sus portales web, así como a los intermediarios de datos —como ONGs o grupos que ayudan a los ciudadanos a entenderlos mejor y así obtener valor de ellos.

El especialista del Centro de Investigación en Docencia Económicas (CIDE) explora cómo se pueden utilizar dichos datos junto con técnicas cuantitativas y por simulación computacional para tomar mejores decisiones de política pública en los gobiernos.

Este tipo de trabajo fue reconocido por la Academia Mexicana de Ciencias en 2013, que le otorgó su Premio de Investigación en el área de Ciencias Sociales. Actualmente, Gil García realiza investigación en el Centre for Technology in Government en Albany, Nueva York, uno de los principales centros en el mundo reconocidos en el estudio de tecnologías de información de gobierno digital, donde funge como el director de investigación en proyectos sobre ciudades inteligentes.

“La gente piensa en el gobierno electrónico sólo como información y servicios que se proveen por internet. No obstante, desconocen cómo los ciudadanos pueden acceder a estos datos, hacer un buen uso de ellos y generar valor”, apunta en entrevista.

El experto enfatiza que en la investigación no consideran al gobierno digital sólo bajo un determinismo tecnológico, sino que además resaltan la atención, características de las organizaciones, arreglos institucionales, leyes, regulación y ambiente en el que se desarrollan este tipo de iniciativas.

Otra área de investigación de José Ramón Gil es el análisis de datos de redes sociales, Twitter por ejemplo, donde ha encontrado dos formas prevalecientes de usarlo por los gobiernos. “Con una cuenta de gobierno puedes monitoreas comentarios y el tipo de información en la red. La otra es recolectar información desde varias jurisdicciones o en un ayuntamiento para mejorar los tipos de servicios que ofrecen a los ciudadanos”.

RANK EN LOS ESTADOS. Otro de los estudios del investigador, realizado de forma interinstitucional con otros especialistas y financiado por Conacyt, es respecto a un ranking de gobierno digital de los estados del país, que busca identificar cuáles son las mejores formas en que los gobiernos pueden proveer mejores servicios e información a las personas mediante el uso de las tecnologías de la comunicación.

“El ranking se realiza anualmente y analiza las páginas de gobierno, la funcionalidad de sus servicios y qué se puede hacer con ellas, más allá de su diseño”. Entre otros parámetros analizados son la interacción, información, transacción, participación e  integración de los portales.

Si bien un análisis histórico refiere que todos los portales de los estados han mejorado los últimos 5 años, la participación ciudadana no ha crecido de igual forma, puesto que no proveen herramientas o canales tecnológicos para que ésta tenga una interacción con el gobierno. “Es el área donde estamos más atrasados”.

Otra de las áreas poco desarrolladas es la integración, la cual mide qué tanto acceso tiene el ciudadano a toda la información del gobierno, más allá de las estructuras gubernamentales.

Pero ¿quiénes son los primeros lugares en este ranking? En 2014, los primeros fueron los estados de Baja California, Distrito Federal, Jalisco, Nuevo León y Estado de México; en tanto los últimos lugares son Oaxaca, Sonora, Tabasco, San Luis Potosí y Tlaxcala.

“Hemos detectado ideas interesantes y qué funciona mejor para ciertos estados. Hay algunos que le han apostado a documentar sus procesos para socializar la información. Son el tipo de factores de éxito que podrían compartir con otras entidades”. Ahora el grupo de investigadores comienza a investigar cuál es la recepción y uso de los ciudadanos en este tipo de portales para tener una idea clara de qué esperan de estos y  si les son útiles.

De acuerdo con Gil García, de manera general los puntajes de todos los estados han  mejorado respecto a rankings pasados. Sin embargo, hay un retroceso constante relacionado más con la política que con el gobierno.

“En la mayoría de los casos, cuando hay un cambio de administración el nuevo gobernador busca hacer cambios notables de imagen y transforman el portal del gobierno del estado e incluso lo desechan por uno nuevo. Pero esto afecta mucho la funcionalidad, puesto que no es lo mismo un portal que se ha desarrollado durante años a uno que tomó meses”.

El experto añade que esto no hace más que empeorar el uso de las tecnologías de información para un buen gobierno, debido a que baja el nivel de servicio, de información e interacción con los ciudadanos. “Es muy importante entender que este tipo de portales no deberían de estar ligados a la parte política del gobierno, sino más a la de administración pública”.

José Ramón Gil menciona que una de las constantes del gobierno electrónico es centrarse en el ciudadano y no tenga dificultades para navegar. “Esa es la idea, porque las tecnologías no son un fin en sí mismo, sino un medio para proveer de mejores servicios e información a los ciudadanos. Eso es lo principal”.

Crónica. Com.Mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *