¿Levantadedo o Legislador? Tú eliges

Por Bairon Espinoza

Mientras escribía mi anterior columna sobre Derecho y Política, indirectamente sin pensarlo a priori, se me vino a la mente el anhelo de muchas personas en el país, ser un “levantadedo”. Lamentablemente un Estado, a día de hoy debe tener una estructura y organización jerárquica de poderes, o lo que en el Ecuador se la ha denomina “funciones” con la finalidad de ocultar el término PODER, -piensan que somos estúpidos y que no nos damos en cuenta o quizás pretenden romper ese concepto ancestral de poder que todos aprendimos- ¡Miento! Lo que pretenden es hacernos creer que todos somos IGUALES, te lo explico con la siguiente fórmula para que no se te olvide: 

Levantadedos + ciudadanos = Igualdad PODER (Legislativo).

Entonces, así es como nuestros queridos “legisladores” a través de su política demagógica terminan conquistando a un extenso número de personas en el país. A través de esta fórmula, es como jóvenes pardillos que alcanzan su mayoría de edad -18 años- se adentran a este mundo, lo más irónico es que la mayor parte de nuestros levantadedos ni siquiera conocen las bases del Derecho, peor aún la ley de las XII Tablas, empero así los vemos, aprobando leyes para el pueblo.

Bairon Iván Espinoza Guillén, nacido en la Atenas del Ecuador, Cuenca. Estudiante de la carrera de Derecho, en la Universidad Católica de Cuenca, lector empedernido, escritor entusiasta e investigador. Actualmente escribe un libro “de cuyo titulo no quiere acordarse”. Su segunda casa; Madrid, España en donde, ha podido conocer y percibir la cultura y la justicia española, sin dejar de lado la visión comparativa en pro de encontrar elementos que sean de interés para su país natal.

¡Tranquilxs! La fórmula es aplicable siempre y cuando nadie te conozca en el país, puesto que si eres futbolista, reina de belleza, influencer, entre otros papeles que a día de hoy interesan a los altos mandos y a los medios de comunicación, la fórmula solamente será una pantomima y por ende, los requisitos formales no se observaran más que: el ser mayor de edad y ecuatoriana/o, te preguntarás: ¿Qué pasa con la experiencia y el conocimiento? La experiencia la ganas con tu facilidad de palabra y el cariño que el pueblo te tenga por tu participación en realities, novelas, series, etc.

Por otro lado, el conocimiento es mínimo, basta con que sepas quien es el Presidente de la República del Ecuador, un poco de historia del país y el himno para que lo cantes en los plenos. Para lo demás, tendrás asesores leguleyos que te darán la razón siempre y lo único que harán es identificar normativa. El resto de trabajo lo realizaras tú, consistirá en levantar tu dedo repetidamente y empezar hablar en el pleno de la Asamblea Nacional (Congreso) sobre si estas a favor o en contra de la aprobación de una ley.

Como ven, a primera impresión puede resultar bastante sencillo acceder al poder legislativo, pero mucho cuidado al momento de empezar a laborar para el pueblo, el pueblo ya no quiere más levantadedos, sino verdaderos legisladores; competentes, con experiencia, que conozcan no solamente la Política, sino el Derecho, que conozcan la necesidad del pueblo, las consecuencias de aprobar o no una ley, no únicamente expedir leyes sin ton ni son, puesto que esto nos llevará una vez más a seguir ampliando nuestro catálogo de leyes simbólicas en el país. Sin más, tú eliges el camino entre ser un levantadedo o un veraz legislador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *