La indolencia de los políticos en medio de la emergencia sanitaria

Por Santiago León

El alcalde de Santa Rosa subió a sus redes sociales una fotografía de la celebración del cumpleaños de su hija. 

La pandemia del coronavirus golpeó fuertemente al Ecuador. El país atravesaba por un déficit fiscal y la pandemia dio la estocada final. Los contagiados y fallecidos se cuentan por miles. Los sanitarios hacen frente a una arremetida a la que nadie se hubiera imaginado.  

Santiago León. Ecuador. Comunicador Social con maestrías en Dirección de Comunicación y Comunicación Política e Institucional. Diplomado en Marketing Estratégico. CEO de la Agencia IT Marketing.

Los ecuatorianos nos vimos obligados a confinarnos, para disminuir la ola de contagios, y esperamos que los políticos cumplan con su rol. Sin embargo, no paso mucho tiempo para que algunas autoridades locales causaran indignación por sus inoportunas decisiones. 

Pues a pesar de que el presidente del Ecuador, Lenín Moreno, decretó el Estado de Emergencia y el Servicio Nacional de Contratación Pública emitiera una circular, en la que exhortaba a los gobiernos descentralizados priorizar los gastos, eso no sucedió. 

Por ejemplo, el Prefecto de la provincia de Los Ríos realizó el proceso de  contratación de un vehículo 4×4, valorado en más de 114.000 dólares, para su movilización. Además, autorizó la construcción de una cancha de fútbol sintética.

Por su parte, el primer personero municipal de Machala suscribió un contrato emergente para la edificación de un mercado mayorista, por 8 millones de dólares. Una decisión muy criticada por las diversas irregularidades, lo que obligó la intervención inmediata de la Fiscalía General del Estado. 

Para continuar con estas tristes realidades, y siguiendo los pasos del Prefecto de Los Ríos, el Alcalde de Pastaza inició un proceso contractual para adquirir un vehículo todo terreno por una cifra superior a los 60.000 dólares. 

Aún hay más. En abril pasado, y en medio del toque de queda, el alcalde de Santa Rosa, Larry Vite, usó una grúa y aparentemente vehículos municipales para llevarle serenata a su hija que cumplía 10 años. Con la grúa subió al balcón y le entregó un pastel por su onomástico. No pudo faltar la foto para registrar la proeza. 

Querido lector, usted podrá imaginar el sentir de los ecuatorianos al conocer estas noticias que causan bronca. Hoy más que nunca, el país necesita de gobernantes que estén arremangados haciendo frente a una situación que doblega hasta el más fuerte. Se necesita usar los recursos para insumos médicos y no para gastos suntuarios que pueden esperar.  

Espero que al pasar estas tristes páginas los ciudadanos tomemos conciencia social y elijamos a verdaderos políticos y no a oportunistas que únicamente velan por sus intereses. ¡Indolentes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *