La batalla por el poder a través de la construcción narrativa está en las Redes

Por Ivanna Torrico

Quienes aún no creen que vivimos en una sociedad Red y que existen estrategias de grupos de poder detrás de todo lo que circula en ésta, podrían pecar de ingenuos.

El sociólogo Manuel Castells afirma que el poder siempre se ha basado en el control de la información y la comunicación. “Esa constante interacción y lucha en torno a quien controla información y cómo se permite o no y para quién y de qué manera la comunicación, esa es la clave del poder”.

La política siempre ha utilizado la información y la desinformación como herramienta para controlar el poder y hoy ha encontrado en las plataformas digitales, las redes sociales y los servicios de mensajería sus grandes aliados, la razón, mantener la hegemonía en la estructura social a través de la construcción narrativa.

Los grandes consorcios de comunicación digital, como Google, Facebook, Twitter, Zoom, etc. no están tan enfocados en ejercer el poder, lo que les interesa es obtener la mayor cantidad de nuestros datos, su modelo de negocio se basa en vender toda esta información a las empresas de servicios, o en este caso a los políticos.

En los últimos años especialmente desde el 2016 hemos sido testigos de cómo las conspiraciones, las Fake News y la Posverdad se han ido apoderando de la Red, generando la crispación y la polarización con un fuerte impulso a la cultura del odio.

Si bien millones de usuarios en el mundo entero tienen acceso de alguna manera a las plataformas digitales, la mayoría no está consciente de todas estas estrategias que están por detrás, convirtiéndose no solo en víctimas, sino en instrumentos de éstas, ya que ellos mismos se encargan de amplificar la desinformación y esto es lo macabro de la realidad que vivimos hoy.

Quienes son capaces de influir, de generar tanta crispación en la Red, de cambiar nuestros patrones de comportamiento, pues al dejar tanta información en nuestra huella digital nos conocen mejor que nadie, están muchos pasos adelante y los usuarios están en desventaja frente a todo esto.

Hoy enfrentamos una crisis de salud pública mundial y nos damos cuenta de que hemos dejado que la desinformación, la manipulación, la estigmatización, el odio, etc. lleguen muy lejos.

Twitter ha decidido tomar esto en serio y se ha enfrentado a uno de los hombres más poderosos del mundo, a finales de mayo ocurrió algo impensable en el mundo de las redes sociales. Twitter advirtió que tres mensajes de Trump contenían contenido engañoso o promovían la violencia. 

Pocos días después, ocultó un tuit de Trump por “glorificación de la violencia”. 

Esto altero a Trump y le declaró la guerra a las Redes Sociales, especialmente a Twitter.

Hoy la red social señaló que había desactivado un “núcleo” de 23.750 cuentas vinculadas a China y retransmitido por otras 150.000 cuentas que sirven como “amplificadores”. Twitter también cerró 7.340 cuentas vinculadas a Turquía y 1.152 vinculadas a Rusia.

Así mismo ha implementado nuevas funciones, por ejemplo, la opción de quiénes pueden comentar nuestras publicaciones y está probando también una función que te avisa si vas a compartir un artículo que no has abierto, con el propósito de animar a los usuarios a pensárselo dos veces antes de tuitear artículos que no han leído. Esta nueva función, que se probará inicialmente en Android, avisará a los usuarios que estén a punto de hacer retuit de un artículo que no hayan abierto en la red.

El desafío es enorme y no vemos que Mark Zuckerberg esté muy preocupado por tomar medidas, ya que WhatsApp sería el principal amplificador de noticias falsas.

Referencias

El País.com

Infobae 

La Vanguardia 

Der Spiegel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *