Gobierno de Uruguay pondrá bajo llave los datos de los consumidores de marihuana

 

  Aunque el software que se aplicará en el registro de usuarios de marihuana todavía está en una fase de diseño, el gobierno ya está buscando la manera de que los nombres estén resguardados con máxima seguridad. Segun fuentes vinculadas al equipo que trabaja en la reglamentación de la ley, algunos representantes del gobierno quieren prevenir que haya un “boicot” de parte de narcotraficantes u otros actores interesados en que la ley fracase. Temen que alguien publique la lista de usuarios y de esa forma evidencie una falla del sistema.

El registro de usuarios de cannabis se toma como un “dato sensible” para evitar boicot de los narcotraficantes.

Para evitar esta divulgación, los datos se alojarán en la base de datos de Presidencia; una especie de “bunker” en el que se guarda la “información sensible” del gobierno con un sistema informático de “máxima seguridad”. El mecanismo consiste en condicionar el acceso a la información de modo que solo dos personas puedan hacerlo. Actualmente hay dos funcionarios de Presidencia, debidamente identificados, con ese privilegio. Para ingresar al sistema se precisa que ambos estén presentes porque cada uno tiene un código asignado. Esto permite limitar y personalizar el acceso. El sistema registra el momento en el que se ingresó. Este sistema que hoy funciona en Presidencia se deberá combinar con el sofware del registro. La tarea fue encomendada a la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información (Agesic). José Clastornik, titular del organismo, dijo que si bien se ha avanzado en el sofware, todavía no hay definiciones. “Esto es muy dinámico”, afirmó. Alegó que el diseño del software se retroalimenta de las resoluciones que va tomando el equipo encargado del decreto reglamentario de la ley que en diciembre despenalizó el consumo y la producción de marihuana.

  En tanto, las fuentes confiaron que en el gobierno está pensando cómo lograr que el personal de las farmacias –que venderá la marihuana legal, según establece la ley–tenga acceso al registro para ingresar la compra de los usuarios (y corroborar que no se pasen del límite previsto), pero no pueda manejar información sobre los demás consumidores de la sustancia. En todo caso, si esto no fuera posible, se buscará la forma de que todos los ingresos al sistema queden registrados. De este modo se procura garantizar la confidencialidad de los usuarios y desterrar la idea de que consumir marihuana legal puede llegar a afectar su reputación. Por ejemplo, si un usuario de marihuana es despedido o estigmatizado en su trabajo, podrá solicitar al gobierno el dato de quiénes y dónde accedieron a la información de su registro como comprador en un determinado período de tiempo.

Tarjeta innominada

  Aquel que quiera consumir los 40 gramos mensuales de marihuana que el Estado permite, tendrá que registrarse con su cédula de identidad una única vez en el futuro Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca). Allí se le entregará una tarjeta que será similar a la que se utiliza para viajar en el transporte público metropolitano y que no tendrá en su exterior ningún dato identificatorio. Será “innominada”, según confiaron a El Observador fuentes del equipo de gobierno que prepara el decreto reglamentario.
Se está pensando la forma de evitar que el plástico sea compartido o que, en caso de ser extraviado, lo utilice otra persona. Una opción que se maneja es que al presentar la tarjeta aparezca en una pantalla el rostro del consumidor, de modo que el farmacéutico reconozca que se trata de la misma persona.
La ley establece que la información personal de los consumidores será considerada “dato sensible”. Esto significa, según la ley de protección de datos, que no podrá utilizarse con otros fines que los explicitados excepto que el usuario de su consentimiento, y que quienes la manipulen se regirán por el principio de reserva, entre otras cosas. A pesar de esto, se analiza usar la lista de compradores para “eventualmente estimular que abandonen el consumo”, según declaró el subsecretario de Salud, Leonel Briozzo.

ElObservador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *