photo output_qCXxCn_zpsf7tmbuld.gif

¿Fatalista? Ciberseguridad: la soberanía y nuestras vidas están en riesgo

Browse By

“Los funcionarios abusan de los datos del Estado. La única manera fiable de evitar este abuso es no recoger demasiados datos sobre la gente.” Richard Stallman

¿Quién tiene realmente la culpa de que la seguridad y la privacidad sean un problema?

 Desde ya, entiendo que los gobiernos –aún mejor: los Estados-, tienen una responsabilidad primaria en garantizar, dentro de sus jurisdicciones, el acceso y uso seguro de las redes por parte de sus ciudadanos, que constituyen el eslabón más vulnerable de esta cadena, como usuarios finales de la tecnología. En un mundo globalizado, sin embargo, la potestad restringida a los límites geopolíticos de las naciones, queda subordinada respecto de las grandes corporaciones trasnacionales, a las que le cabe el mayor grado de responsabilidad, entonces, por brindar servicios e infraestructuras seguras tanto a los Estados como a los usuarios finales (ya sean empresas, instituciones, organizaciones sociales o ciudadanos particulares). De este modo, la responsabilidad primaria de resguardar la seguridad y la privacidad de la información y los datos que circulan en Internet es de las grandes empresas, algunas de las cuales ya la asumieron y comenzaron a ofrecer el encriptado de mensajes y otros servicios similares a sus usuarios. En cuanto al último incidente conocido como #WannaCry, podemos decir que hubo responsabilidad compartida entre empresas, ya que si bien los parches de seguridad para el Sistema Operativo (Windows, de Microsoft Corporation) que aprovecharon los delincuentes para perpetrar su ataque estaban disponibles hacía tiempo, la empresa que debía aplicarlos para ofrecer sus servicios de forma segura no lo hizo (Telefónica), con el resultado conocido de cientos de miles de máquinas afectadas en Europa y otras regiones. Podemos concluir, entonces, que un modelo de negocios francamente endeble, sumado a un comportamiento indolente, conforma así una conducta de negligencia corporativa que debería conllevar sanciones, no precisamente morales, por los daños y perjuicios ocasionados.  JORGE CABEZAS – Director Conferencia Internacional de Software Libre – Argentina  (CISL) Conferencia Internacional de Software Libre en Argentina

Vamos, que si uno es consciente que un ciberataque en su definición más ‘limpia’ es  “Aquella operación cibernética, ofensiva o defensiva, de la que se espera que pueda causar pérdidas de vidas humanas, lesiones a las personas o daños o destrucción de bienes” según el Manual Tallinn sobre el Derecho Internacional en Ciberguerra yo tendría un poco de miedo, bah, recaudo, pero ¿ cuáles serían esos modos de preservar mi vida? Si, así, literalmente, pues bien, principalmente utilizar el aclamado Software Libre, pilar de la libertad; hasta me atrevo a decir par de la democracia cívica. ¿Y por qué? Bien lo dice el santo de la iglesia por el software libre mundial, Richard Stallman: Pobres aquellos que utilizan software privativo, están “privados de su libertad, divididos e impotentes ” Y esto por qué ? Porque están bajo el régimen de ‘colonización digital’ de un imperialismo que maneja más cosas de las que imaginamos.

¿Qué hacer con los ciberataques sobre los que se informa constantemente en los medios de comunicación de todo el mundo?

Lo primero dominar la tecnología, ante esto, la única opción es tener #SoftwareLibre, lo siguiente tener actualizados los sistemas (tanto servidores como escritorios) y lo tercero, tener conocimientos o profesionales que nos den soporte.
De hecho, me gustaría poner un par de ejemplos de países de la Región:

Descolonización Tecnológica, una necesidad urgente en Bolivia

¿Quién gobierna en Chile, sus representantes elegidos democraticamente o las transnacionales?

RAMÓN RAMÓN – Consultor Internacional y activista de la libertad tecnológica y el SL.

Una ciberguerra es una guerra silenciosa, no  se escuchan bombas ni llantos, pero sin embargo conlleva grandes consecuencias humanísticas. Lo más significativo no es el ataque, sino, la ofensa – defensa con la destrucción o manipulación de nuestros datos sin saberlo, robados en el ciberespacio, corrompiendo los derechos humanos.

Somos, vos, yo, herramientas activas, bombas para afectar nuestro propio sistema… y vidas. Recordemos cuando en agosto de 2007 se utilizó Stuxnet en un ciberataque para infectar la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz en Irán (atribuido a EE UU e Israel).

Claramente debemos hacer algo. La soberanía de los países esta golpeada, en riesgo.

Nuestra sociedad tiene una suprema dependencia a los sistemas informáticos, haciéndonos vulnerables. Entonces pienso, si en estos ataques quienes nos defienden y/o atacan son Estados estamos, estamos fritos, estamos bajo una ciberguerra.

Hay que crear una cultura para la Ciberseguridad

El conocimiento es la fortaleza para enfrentar al ciber terrorismo. Si, hermosa frase, pero ¿cómo llevarla a la practica ? Hay dos vigas: la intelectual y la operativa. Un sistema operativo (más aún en el Estado) debe dejar de ser privativo, al usarlo, no se hace mas que darle herramientas “al Imperio enemigo” para instalar virus, espiarnos y demás, poniendo en riesgo la seguridad nacional y de los ciudadanos.

La otra viga converge en la clave de todo: la educación y la cohesión social. Los números no importan, lo que importa es la cultura, la educación que dejamos a nuestros hijos y compartimos con nuestros pares. Debemos saber porque usar tecnologías libres y abiertas.

¿Sólo el software es instrumento sensible para atacar?

Poco sirve tener software 100% libre y auditable en nuestros teléfonos inteligentes y computadoras si el hardware está ‘contaminado’.  Hay pruebas reales en el mundo que hay hardware con software espía. Un pequeño chip es capaz de espiarnos y controlarnos. ENRIQUE AMESTOY – Socio fundador del Centro de Estudios de Software Libre Uruguay (CESoL). Socio LibreCoop

Yo como usuario tengo una responsabilidad, pero más aún la tiene quien me gobierna.

Resulta imperioso la formación de los cuadros políticos para que entiendan y puedan legislar en función de la soberanía tecnológica. “Si logramos tener hardware libre, software libre y a todo el mundo educado en lo importante que es la soberanía tecnológica y la ciberseguridad, creo que estaríamos en el camino correcto”, sostuvo Amestoy en conferencia.

¿Porqué se indica la necesidad de la utilización de Software Libre en el Estado?

Se indica la conveniencia, no la necesidad, sin dudas un software privativo que responde a otro Estado, no es la mejor opción para cualquier gobierno que quiera considerarse soberano. No obstante creo que en un contexto de Economía del Conocimiento, deberíamos pensar profundamente en la soberanía del conocimiento, por arriba de todo. MARCELO LOZANO – Director de Intigry y Directo de noticias tecnológicas en  IT CONNECT LATAM

Debemos prepararnos para convivir en este mundo bajo balas que no se ven. Vuelvo a resaltar la educación técnica y cultural para el usuario, gobernantes y medios de comunicación, pues no podemos dejar de estar en internet.

¿Hay alguna institución pública o privada en las que un ciberataque haya estado o estaría totalmente justificado porque realmente se lo merezcan?

Eso depende del punto de vista de cada quien, en un campo de batalla hay siempre más de un bando y uno justificará sus accionares frente al otro.
Podríamos creer que el virus Stuxnet que se cree que atacó plantas centrales nucleares en Irán y que se cree que logró retrasar el programa nuclear de ese país en años podría estar justificado pero un virus es un arma y como toda arma depende de qué lado del cañon te encuentres. ESTEBAN PAGANO – Desarrollador y activista del S y conocimiento libre 

Está en nosotros defender nuestros derechos de acceso a la información y construir una cultura del conocimiento para la emancipación y no para ser dominados. ///

 

Por Gisele Parvanoff (@egpff) Fundadora y Directora de  Política Comunicada. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *