pl
opi

El valor de conectividad a internet con recursos públicos

[ INNOVACIÓN ]

Lo que debemos destacar es la creciente necesidad de dotar de acceso a internet a las personas, ya sea con bajos precios o con acceso gratuito sobre todo para un segmento de la población que no se conecta, justamente por tema de recursos.

Por Pedro Huichalaf Roa

Un domingo de marzo en sección Economía de El Mercurio, se publicó un artículo donde analizaba distintos modelos de negocios para la habilitación de puntos de acceso a internet gratis vía wifi, y se comparaba los wifis con publicidad, con subsidio del Estado y con alianza pública privada.

Pedro Huichalaf Roa
Abogado de la Universidad de Valparaíso Magíster (c) en Derecho Informático y de las Telecomunicaciones de la Universidad de Chile. Especializado en Telecomunicaciones y TICs (Tecnologías de la Información y Comunicaciones)
Desde marzo de 2014 a octubre de 2016 fue Subsecretario de Telecomunicaciones de Chile

Sin embargo, lo que debemos destacar es la creciente necesidad de dotar de acceso a internet a las personas, ya sea con bajos precios o con acceso gratuito sobre todo para un segmento de la población que, según encuesta de uso y acceso a internet que cada año elabora la Subsecretaría de Telecomunicaciones chilena, no se conecta, justamente por tema de recursos.

Entendiendo que las soluciones de acceso vía marketing y las alianza público-privadas son opciones limitadas, generalmente en grandes centros urbanos y considerando el rol que tiene el Estado en fomentar la conectividad, es que desde Subtel se diseñó el programa Chile Wifi Gob, que buscó utilizar recursos públicos por medio del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones para dotar de zonas wifis gratuitas en el país.

El proyecto no estuvo exento de complicaciones, considerando que la fórmula para dotar de conectividad es a través de licitaciones públicas a empresas que provean el servicio requerido. Esto conlleva desarrollar previamente un anteproyecto de sector a conectar, valorizarlo para calcular el subsidio y realizar los concursos en forma inteligente y atractivo para que empresas postulen y se adjudiquen.

La complicidad de trabajo con gobiernos locales, regionales y municipios, fue importante a la hora de determinar las zonas a beneficiar, principalmente en plazas y lugares públicos de alta concurrencia local, pero donde también se buscaron lugares como embarcaderos, centros de salud, de educación, lugares de entretención y deportes, entre otros.

En honor a la verdad, este proyecto fue inicialmente impulsado en la administración del Presidente Piñera, quien prometió 1000 puntos wifis. Sin embargo sólo pudieron licitar en 2 fases y cumplir con 612 puntos en 6 regiones del país. Apenas asumí como Subsecretario nos impusimos la meta de 1223 puntos wifis, en 90% de comunas del país y tener presencia en todas las regiones, incluyendo beneficiar a Isla de Pascua. Y lo logramos.

Para ello, tuvimos que cambiar la lógica del subsidio, apuntar a zonas más localizadas, apuntar a empresas de telecomunicaciones más de nicho y que nunca habían podido contratar con el Estado (por lo altos requisitos para licitar) y con ello consecuencialmente activamos economía local, al dotar de recurso a empresas que ampliaron sus redes de servicio, mejorando tiempo de implementación y puesta en marcha y beneficiando directamente a millones de chilenos.

Así, según el último reporte disponible de Subtel, actualmente existen más de 900 puntos wifis disponibles y durante este año se activarán los restantes, logrando en definitiva gestionar correctamente recursos públicos (en total más de M$8.466 , es decir, más de U$13 millones), existiendo más de 44 millones de conexiones, con promedio 2 millones de conexiones mensuales, beneficiando directamente a 4,4 millones de equipos registrados.

Este tipo de registros y trazabilidad, inéditos para la Subtel y el Fondo de Desarrollo de Telecomunicaciones nos permite observar cuantitativamente cómo una política pública en materia de Telecomunicaciones es desarrollada, logrando observar comportamiento de usuarios, tipo de dispositivos con que se conectan, horarios de conexión y focalizar zonas donde se da mayor uso. Así por ejemplo, en la XI región, existiendo múltiples puntos wifis, el mayor uso de este tipo de servicios se da en comuna de Melinka, en islas Guaitecas, donde la distancia geográfica es determinante y en donde el poder acceder a internet es altamente valorizado.

Finalmente se concluye que este tipo de iniciativas debe seguir posicionándose y fomentándose en beneficio directo de todos los chilenos, no importando el lugar geográfico en que se encuentren, porque contribuye directamente en desarrollo social, económico y de igualar derechos a ser beneficiados por el Estado.

Pedro Huichalaf Roa para huichalaf.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *