Descifrando la narrativa de los candidatos presidenciales

Por Santiago León

El próximo domingo 7 de febrero del 2021 los ecuatorianos acudiremos a las urnas a elegir al nuevo presidente y vicepresidente. En total, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha calificado a 14 binomios para participar en las elecciones.

En esta entrada desciframos la narrativa de los tres candidatos que lideran las encuestas y sondeos de opinión. Andrés Arauz de Centro Democrático, Guillermo Lasso del Movimiento Político Creando Oportunidades y Yaku Pérez de Pachakutik trabajan en sus campañas para posicionar sus mensajes electorales. 

La estrategia del equipo de Andrés Arauz apela a la nostalgia. Recordar los logros de la Revolución Ciudadana, cuando Rafael Correa era presidente. Durante los 10 años del correísmo diversas clases sociales calificaban que Ecuador atravesaba un buen momento político – económico. Su mensaje: A recuperar el futuro. Inclusive, en redes sociales sus militantes crean trending topics la etiqueta: #ARecuperarElFuturo. 

De su parte, Guillermo Lasso de CREO intenta llegar al electorado con el mensaje de la creación de empleos. Al ser una persona vinculada con la banca privada aprovecha esa experiencia para ofrecer apoyo a los emprendedores, incentivos tributarios, créditos a bajas tasas de interés, entre otros ámbitos económicos. La estrategia es similar a las elecciones presidenciales del 2017, para mantener su voto duro.  

Yaku Pérez se ha convertido en un candidato con serias posibilidades de llegar a una segunda vuelta electoral. Su campaña se enfoca en la minka (minga) por la vida. Apuesta por un mensaje ambientalista. El de la Pachamama (madre tierra). De cómo la agricultura y los recursos naturales se pueden convertir en los ejes principales de la economía del país. Proteger las fuentes de agua, de la minería a gran escala, es una de sus causas sociales más importantes.  

Ante este contexto, los ecuatorianos tenemos que reflexionar sobre el voto. Atravesamos una pandemia que ha dejado a su paso la pérdida de seres queridos, la cesación de empleos y una crisis social inefable. Los días de recuperación serán duros y por ello necesitamos un líder que esté preparado para ayudar a los mandantes a pasar esta triste página.