Cuesta arriba: ¿ Logrará Piñera llegar hasta el final?

Por Germán Silva Cuadra ( @gsilvacuadra )

El 11 de marzo Sebastián Piñera comenzará recién su segundo año como presidente y el panorama se ve muy sombrío para quien volviera a La Moneda con la expectativa de convertirse en “el mejor presidente de la historia”. A partir del estallido del 18/0, su popularidad ha caído a niveles mínimos, llegando a un 6% de aprobación, cifra que lo convierte en el mandatario con la peor evaluación desde que se tienen registros de encuestas políticas. 

Chile vive desde hace cuatro meses una extraña normalidad. Y aunque el verano bajó un poco la intensidad del conflicto, lo cierto es que se mantuvieron las protestas de los viernes en Plaza Italia –re bautizada  “Dignidad”-, el punto central de Santiago; la prueba de selección universitaria tuvo que darse tres veces por el boicot de los estudiantes; y el regreso del fútbol –suspendido desde el 18 de octubre- estuvo marcado por graves incidentes y el canto generalizado de los asistentes de una ofensiva letra que iguala a Piñera con Pinochet y que terminó por convertirse en un “hit”

El gobierno no dejó de ocultar sus temores. Incluso fue el propio Sebastián Piñera el que explicitó sus miedos –debe ser la cuarta vez desde el inicio de la crisis-, un pacto para combatir la violencia, simplificando todo a una parte de las expresiones de descontento, las que han sido condenadas por casi todos los sectores.

Pero quizás el Festival de Viña fue el mayor reflejo que Chile ya no es el mismo. Sin alfombra roja, sin glamour, custodiado por 1.3000 efectivos –varios de ellos infiltrados en el público-, con prohibición de ingreso de carteles y violentos incidentes en uno de los hoteles en que estaban hospedadas las delegaciones, el certamen se desarrolló entre gritos contra Piñera y las rutinas de artistas que arengaron al público a favor del SI en el plebiscito que definirá si se redacta una nueva Constitución que reemplace totalmente a la elaborada por Pinochet. 

En nuestro país marzo constituye, en la práctica, el primer mes del año en lo laboral y estudiantil, de ahí que una antigua publicidad instauró la frase “se te apareció marzo” para reflejar la angustia que les provoca a las personas. El gobierno no dejó de ocultar sus temores durante el verano de lo que puede ocurrir en este mes, así como abril, en que se llevará a cabo la consulta constituyente. Incluso fue el propio Sebastián Piñera el que explicitó sus miedos al volver de vacaciones y anunciar –debe ser la cuarta vez desde el inicio de la crisis-, un pacto para combatir la violencia, simplificando todo a una parte de las expresiones de descontento, las que han sido condenadas por casi todos los sectores. 

Lo cierto es que el calendario, que ya circula en RRSS, adelanta un número significativo de movilizaciones y protestas, partiendo por los estudiantes secundarios y universitarios. Luego vendrá el 8 de marzo, que promete la vuelta de la masividad a las calles, liderada por “

Germán Silva Cuadra, Psicólogo de la Universidad Diego Portales. Analista, consultor, columnista y académico. Experto en comunicación corporativa, organizacional y gestión de crisis, autor de diversas publicaciones, entre ellas, los libros “¿Y ahora qué hacemos?, cómo las empresas pueden gestionar comunicacionalmente una crisis y salir fortalecidas (RIL Editores, 2013) y “No te reconozco Chile” (RIL Editores, 2016).
Germán Silva Cuadra, Psicólogo de la Universidad Diego Portales. Analista, consultor, columnista y académico. Experto en comunicación corporativa, organizacional y gestión de crisis, autor de diversas publicaciones, entre ellas, los libros “¿Y ahora qué hacemos?, cómo las empresas pueden gestionar comunicacionalmente una crisis y salir fortalecidas (RIL Editores, 2013) y “No te reconozco Chile” (RIL Editores, 2016).

” –una performance de mujeres contra la violencia sexual que se ha replicado en varios países-, otro de los fenómenos sociales que se consolidó en estos meses. Y así, la lista es larga, sin embargo, el plebiscito será el evento que logrará motivar y mover a la gente. Lo que hemos visto hasta ahora es que la polarización se está adueñando de la agenda e irá creciendo, y que la derecha está utilizando todos sus recursos para evitar el apruebo, con una campaña que busca crear miedo en la población, algo similar a lo que hizo Pinochet en el plebiscito de 1988.

2020 será un año complejo y altamente politizado, ya que enfrentaremos procesos eleccionarios claves como las de Gobernadores, alcaldes, concejales y constituyentes. Sumado a ello, estarán las movilizaciones por temas específicos como pensiones, salud, educación y otros. Y claro, con un presidente marcando números muy malos, una economía débil –creceremos entre un 1% y 1,3%-, un Estado con pocos recursos y sin tener claridad cuanto nos afectará el coronavirus, no sólo como un peligro para la salud, sino por el fuerte impacto que tiene China en nuestro comercio exterior. 

Con este panorama, los dos años que vienen por delante, pueden convertirse en una verdadera pesadilla para Sebastián Piñera, además de soportar una ola creciente, incluido su propio sector, que insinúa tímidamente que deben adelantarse las elecciones presidenciales fijadas para octubre de 2021. Una paradoja si pensamos en el sueño con que postuló por segunda vez a La Moneda. 

Imagen destacada: The Clinic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *