Cuando caen las mordazas

¿Por qué se autocensuran? Si ya son libres.

Escribe Ruby Soriano

Como en el síndrome de Estocolmo, en Puebla, México, se palpa un ambiente político, social, mediático propio para el análisis de los comportamientos de ciudadanos, gobernantes, medios de comunicación y élites de poder que durante los últimos 8 años, atestiguaron y vivieron en carne propia, los estragos de un poder absoluto ejercido por el recién fallecido ex gobernador Rafael Moreno Valle.

Dicen que tras largos periodos de sometimiento, la libertad resulta difícil de percibirse para aquellos que fueron sometidos o adoctrinados al servilismo de este grupo político que tejió en México un singular reino de poderío donde todo giraba en torno a la figura de Rafael Moreno Valle.

Después del trágico accidente donde perdieran la vida el ex gobernador poblano y su esposa Martha Érika Alonso, gobernadora de Puebla, las reacciones de los propios integrantes de su grupo de poder y de los medios de comunicación afines por años al ex mandatario local, entraron en un letargo donde ellos mismos se autocensuran y evitan asumir la cruda realidad, a la hora de entender que ahora son libres, que ahora sí pueden informar, cuestionar, cabildear.

Fue tanto el poderío de los Moreno Valle en Puebla, que la muerte de ambos personajes ha sido letal y dejó sin liderazgos a un grupo donde todo se movía en torno a un “Rey Sol” que nunca dejó de mover los hilos de todos sus títeres.

Puebla sigue viviendo los peores momentos de incertidumbre y polarización política, donde todo gira en torno a esas cúpulas que pierden la sensibilidad para entender que los ciudadanos se dan cuenta del caos en el que hoy se encuentra el cuarto Estado más importante de México.

La rumorología, las campañas de victimización, las versiones de la gran fuga, los homenajes en torno a dos personajes que no eran queridos por los ciudadanos, sino enaltecidos sólo por su grupo de poder, han provocado toda una serie de reacciones que pocos están logrando asimilar.

Los Moreno Valle ya no están y no volverán. Y sin embargo, todavía hay quienes se colocan solitos la mordaza para rendir pleitesía a una de las etapas más oscuras del poder en Puebla.

La recomposición del panismo en Puebla será una muestra de cómo se asimila la gran ausencia del ex gobernador.

Aquí estaba su imperio, su territorio, sus terruños. Sin embargo, una guerra sin el emperador no se gana tan fácilmente.

Hoy quedan muchos de sus soldados, pero la mayoría de ellos estaban acostumbrados a escuchar órdenes, a someterse, a humillarse. Hoy no saben o no pueden entender que también ellos ya son libres.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.