Credibilidad ¿Cómo deberían gobernar, después de las promesas?

Por Lucrecia Armas

Hoy día, los políticos tienden a realizar un uso recurrente de los medios de comunicación, y las redes sociales; especialistas en Comunicación Política sugieren que ello sucede porque con su uso; garantizas legitimidad y adhesión por parte del electorado. A pesar de ello, es observable como en América Latina, persisten casos de corrupción por parte de los gobiernos; lo cual a su vez, es reflejo de una mala administración.

Deberían preguntarse entonces; ¿Cual es la finalidad de mantener comunicado a los ciudadanos? Al respecto diría, que pudiesen informar, sólo lo necesario para mantenerlo enterado de la gestión de gobierno. Ello;  sin duda sería muy racional; tan racional que pudiese ser percibido con frialdad.

Pero, ¿Es buena la frialdad para un gobernante?- Expertos en Psicología Política sugieren que:

…¨ El votante reacciona subjetivamente ante el político y vive en relación a él un estado afectivo; esas emociones son vitales al momento de decidir su voto”…

Lucrecia Armas, venezolana, politóloga; actualmente residenciada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Recibió la Licenciatura en la Universidad Central de Venezuela en el año 2010; y actualmente se encuentra realizando trabajo de grado de la Especialización en Derecho y Política Internacional, de la  misma universidad;  destaca, que en el inicio de esa nueva fase de estudios, desarrolló especial interés por el análisis de los acontecimientos que caracterizaron la Primavera Árabe; así como su impacto en el presente escenario internacional.
Lucrecia Armas, venezolana, politóloga; actualmente residenciada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Recibió la Licenciatura en la Universidad Central de Venezuela en el año 2010; y actualmente se encuentra realizando trabajo de grado de la Especialización en Derecho y Política Internacional, de la misma universidad; destaca, que en el inicio de esa nueva fase de estudios, desarrolló especial interés por el análisis de los acontecimientos que caracterizaron la Primavera Árabe; así como su impacto en el presente escenario internacional.

Entonces, sin duda, el gobernante debe promover empatía, bien sea, a través de la espectacularización de la política, la apelación a unos valores y creencias y la utilización de un lenguaje adecuado; a fin de generar vínculos emocionales. De la misma manera, debe apelar a un  mito histórico. Pero- ¿Hasta que punto, debemos apelar al mito, a la promesa, a la ideología?.

He allí, el dilema de la comunicación política, el gobernante debe sin duda, trabajar para satisfacer el bien común; por consiguiente, debe conformar un equipo de gobierno con las habilidades profesionales y técnicas, necesarias para ello. Sin duda, debe utilizar los medios para procurar su transparencia en la gestión; y mantenerse informado de los problemas que al pueblo le afecten; de ello va a depender su credibilidad. En definitiva, mientras el gobernante se comunica a través de los medios de comunicación social, redes sociales, y demás, en espacios que le permitan generar vínculos emocionales; simultáneamente también debería, diseñar e implementar “gestión cotidiana”, y a su vez difundirla adecuadamente en lenguaje propicio, para lograr su entendimiento por parte de los ciudadanos. Finalmente, la credibilidad  se construye en tanto, puedas vincular elementos subjetivos y objetivos, en la gestión de gobierno; que permitan ganar buena reputación y confianza.

A  manera de reflexión, se añade para sus consideraciones,  el siguiente epígrafe:

…¨ El gobierno mas conforme a la naturaleza es el que mas se ajusta a la disposición particular del pueblo para el cual se establece ”… Montesquieu. El Espíritu de las Leyes.