Como la meritocracia permite crear una sociedad justa

Por Noelia Fernandez

En las últimas semanas un popular comercial de una automotriz se introdujo como un tema de conversación habitual en charlas de café y comidas familiares o con amigos: la meritocracia.

Según la publicidad, el mundo ideal es aquel en el que cada uno tiene lo que merece. De acuerdo a la teoría la meritocracia es un sistema basado en la obtención de logros y bienes de acuerdo al merecimiento, virtud, talento, educación, competencia o aptitud para un determinado puesto de trabajo.

Noelia Fernández Di Santi nació hace 25 años en Tucumán, Argentina. Es periodista, licenciada en cine y community manager. Colabora con diferentes medios digitales y es periodista del diario digital Tucumán Sin Filtro. Se desempeña como docente y tallerista de comunicación digital, radio y televisión.
Noelia Fernández Di Santi nació hace 25 años en Tucumán, Argentina. Es periodista, licenciada en cine y community manager. Colabora con diferentes medios digitales y es periodista del diario digital Tucumán Sin Filtro. Se desempeña como docente y tallerista de comunicación digital, radio y televisión.

Desde el lado socialista salieron a repudiar el comercial con mala cara. La otra trinchera, de los sectores de derecha no tuvo un pensamiento igual tampoco. Algunos comenzaron a buscarle las aristas al tema que es de doble filo, sin dudas.

De manual, se establece la normativa que la meritocracia permite crear una sociedad justa donde todo lo logrado por los individuos es por sus esfuerzos a lo largo de su vida, independientemente de su apellido, riqueza o raza. Etimológicamente la meritocracia hace referencia a una debida recompensa y ese es, al parecer de quien suscribe, el concepto más acertado ¿El que llegó lo hizo porque quiso? ¿Algunos llegaron antes de partir? ¿Quienes llegaron acaso no navegaron contra la corriente? La lista de preguntas podría seguir de manera interminable, la lista de respuestas multiplicada.

 

6 thoughts on “Como la meritocracia permite crear una sociedad justa

  1. Solicito saber porque no se publicó mi comentario. Gracias.

  2. Usted dice que la meritocracia logra una sociedad justa donde todo lo logrado por los individuos es por sus esfuerzos a lo largo de su vida, independientemente de su apellido, riqueza o raza.
    Dice la meritocracia hace referencia a una debida recompensa
    ¿Quienes llegaron acaso no navegaron contra la corriente?
    Considero que meritocracia es una figura social creada para menospreciar al prójimo minusválido física o intelectualmente por una dosis de soberbia, lo que es un desvalor?
    Cuando alguien se destaca como profesional, oficio, etc. Decimos que merece el triunfo por lo meritorio de su actuar. ¿Seremos responsables de nuestras acciones si no actuamos conscientemente porque somos resultado de, una genética, y condicionamientos sociales?
    Nadie navega contra la corriente, quien hace algo es porque al menos no le disgusta.
    Como ejemplo digo que no se puede adjudicarle mérito a Messi por su habilidad como futbolista, ya que es una habilidad de la que él no es responsable, él no lo elaboró, además está donde está porque él eligió a gusto, por lo que no es producto del esfuerzo, lo cierto es que su habilidad es una virtud de nacimiento.
    Albert Einstein, no dijo al nacer voy a elaborar mi inteligencia con el esfuerzo y lo que hizo fue satisfaciendo su necesidad, ¿Dónde está el sacrificio?.-.
    Esto dice también que la meritocracia no logra una sociedad justa, porque no todos somos lo que queremos si no lo que podemos. Discriminar a alguien poco inteligente, no es justo.
    Debo indicar que este tema, surgió cuando yo joven que comencé mis estudios secundario y universitario (Ingeniería) una tía siempre en las reuniones familiares, decía “Que importante su sacrificio mijo porque trabaja y estudia” era así porque mi familia estaba bajo el nivel de pobreza y siempre tuve que trabajar desde los 15 años estando en el secundario técnico. Varias veces esta tía dijo lo mismo, hasta que un día le dije a mi madre “Cómo hincha la tía con eso del sacrificio, si lo que yo hago es porque me gusta” Y así era desde los principios del secundario tenía gran curiosidad por todo y trataba de satisfacer esa curiosidad mediante el estudio. A los 14 años me preguntaba, entre otras cosas, porqué la luna no se caía, como se sostenía un avión en el aire, y así muchas cosas de la vida real siempre tratando de explicarme todo, curiosidad que yo no elaboré.
    Así es que creo que el mérito se confunde con virtud, y las virtudes que cada uno tenemos no es algo que hemos elaborado por tal no hay sacrificio ni mérito. Y pienso que siempre hacemos lo que, al menos, no nos disgusta. Soportamos poco tiempo un trabajo u ocupación si no nos agrada, esto responde a la naturaleza del hombre y cuando ocurre, no falta quien diga “¡¡No quieren trabajar!!” que son los que sostienen a la meritocracia, cuando en realidad es una condición de todos.
    Este comentario no responde a ninguna ideología política, responde a la realidad que veo en la sociedad.

  3. Usted dice que la meritocracia logra una sociedad justa donde todo lo logrado por los individuos es por sus esfuerzos a lo largo de su vida, independientemente de su apellido, riqueza o raza.
    Dice la meritocracia hace referencia a una debida recompensa
    ¿Quienes llegaron acaso no navegaron contra la corriente?
    Considero que meritocracia es una figura social creada para menospreciar al prójimo minusválido física o intelectualmente por una dosis de soberbia, lo que es un desvalor?
    Cuando alguien se destaca como profesional, oficio, etc. Decimos que merece el triunfo por lo meritorio de su actuar. ¿Seremos responsables de nuestras acciones si no actuamos conscientemente porque somos resultado de, una genética, y condicionamientos sociales?
    Nadie navega contra la corriente, quien hace algo es porque al menos no le disgusta.
    Como ejemplo digo que no se puede adjudicarle mérito a Messi por su habilidad como futbolista, ya que es una habilidad de la que él no es responsable, él no lo elaboró, además está donde está porque él eligió a gusto, por lo que no es producto del esfuerzo, lo cierto es que su habilidad es una virtud de nacimiento.
    Albert Einstein, no dijo al nacer voy a elaborar mi inteligencia con el esfuerzo y lo que hizo fue satisfaciendo su necesidad, ¿Dónde está el sacrificio?.-.
    Esto dice también que la meritocracia no logra una sociedad justa, porque no todos somos lo que queremos si no lo que podemos. Discriminar a alguien poco inteligente, no es justo.
    Debo indicar que este tema, surgió cuando yo joven que comencé mis estudios secundario y universitario (Ingeniería) una tía siempre en las reuniones familiares, decía “Que importante su sacrificio mijo porque trabaja y estudia” era así porque mi familia estaba bajo el nivel de pobreza y siempre tuve que trabajar desde los 15 años estando en el secundario técnico. Varias veces esta tía dijo lo mismo, hasta que un día le dije a mi madre “Cómo hincha la tía con eso del sacrificio, si lo que yo hago es porque me gusta” Y así era desde los principios del secundario tenía gran curiosidad por todo y trataba de satisfacer esa curiosidad mediante el estudio. A los 14 años me preguntaba, entre otras cosas, porqué la luna no se caía, como se sostenía un avión en el aire, y así muchas cosas de la vida real siempre tratando de explicarme todo, curiosidad que yo no elaboré.
    Así es que creo que el mérito se confunde con virtud, y las virtudes que cada uno tenemos no es algo que hemos elaborado por tal no hay sacrificio ni mérito. Y pienso que siempre hacemos lo que, al menos, no nos disgusta. Soportamos poco tiempo un trabajo u ocupación si no nos agrada, esto responde a la naturaleza del hombre y cuando ocurre, no falta quien diga “¡¡No quieren trabajar!!” que son los que sostienen a la meritocracia, cuando en realidad es una condición de todos.
    Este comentario no responde a ninguna ideología política, responde a la realidad que veo en la sociedad.
    Esto dice algo también:
    https://crearmiempresa.es/article-no-existe-el-libre-albedrio-y-por-lo-tanto-tampoco-el-merito-110624095.html

  4. La meritocracia sería ideal en una sociedad ideal, donde todos inician su vida en el mismo punto de partida. Pero no existe la sociedad ideal, no todos nacen en las mismas condiciones, por lo tanto la meritocracia no es mas que un buen deseo.

    1. La respuesta a tu comentario está en mi comentario. Ricardo

    2. Considero que meritocracia es una figura social creada para menospreciar al prójimo minusválido física o intelectualmente por una dosis de soberbia, lo que es un desvalor?
      Cuando alguien se destaca como profesional, oficio, etc. Decimos que merece el triunfo por lo meritorio de su actuar. ¿Seremos responsables de nuestras acciones si no actuamos conscientemente porque somos resultado de, una genética, y condicionamientos sociales?
      Nadie navega contra la corriente, quien hace algo es porque al menos no le disgusta.
      Como ejemplo digo que no se puede adjudicarle mérito a Messi por su habilidad como futbolista, ya que es una habilidad de la que él no es responsable, él no lo elaboró, además está donde está porque él eligió a gusto, por lo que no es producto del esfuerzo, lo cierto es que su habilidad es una virtud de nacimiento.
      Albert Einstein, no dijo al nacer voy a elaborar mi inteligencia con el esfuerzo y lo que hizo fue satisfaciendo su necesidad, ¿Dónde está el sacrificio?.-.
      Esto dice también que la meritocracia no logra una sociedad justa, porque no todos somos lo que queremos si no lo que podemos. Discriminar a alguien poco inteligente, no es justo.
      Hice el Secundario y la Universidad trabajando desde los 15 años y todo porque tenía gran curiosidad por todo y trataba de satisfacer esa curiosidad mediante el estudio. A los 14 años me preguntaba, entre otras cosas, porqué la luna no se caía, como se sostenía un avión en el aire, y así muchas cosas de la vida real siempre tratando de explicarme todo, curiosidad que yo no elaboré.
      Así es que creo que el mérito se confunde con virtud, y las virtudes que cada uno tenemos no es algo que hemos elaborado por tal no hay sacrificio ni mérito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *