pl
opi

Ciudades Inteligentes: Inteligencia Artificial aplicada a la Ciudad

CIUDADES INTELIGENTES

La Inteligencia Artificial no sólo puede aplicarse a los recursos ambientales de una ciudad, si no también a la práctica jurídica en beneficio de los ciudadanos, siempre y cuando la misma esté dirigida por la ética. Por Natalia Brezina

La Inteligencia Artificial, en lenguaje de computación, implica una máquina “inteligente” que permite maximizar beneficios en objetivos o tareas que percibe de su entorno.

En el caso de las Smart Cities, a través de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) sumado a diferentes software se permite diseñar entidades para interactuar con los servicios y suministros de la Ciudad utilizando como parámetros los de la lógica humana.

Diferentes empresas como Telefónica, Microsoft, IBM o Google se encuentran trabajando en desarrollos de automatización en el área de Smart Cities. En el caso del gigante tecnológico de Bill Gates, éste ha implantado soluciones Cloud que permiten a los empleados trabajar dónde y cuándo quieran.

La Inteligencia Artificial aplicada a la Ciudad permite conocer el entorno urbano en tiempo real, administrar recursos como la energía en diferentes ciudades en simultáneo haciendo del servicio un recurso renovable y posibilita monitorear dónde hay mayor disponibilidad energética para elegir de dónde obtenerla de manera más eficaz.

Natalia N. L. Brezina
Estudiante avanzada de la Lic. en Ciencias de la Comunicación Social (UBA)

Otros beneficios de la Inteligencia Artificial vinculada a la IoT (Internet de las Cosas) es convertir todos los recursos de una ciudad en información: comparar consumos anteriores, conocer la demanda del usuario, monitorear de forma remota, minimizar gastos. Además la Inteligencia Artificial permite convertir el Big Data en un sistema predictivo para evitar contingencias.

La Inteligencia Artificial no sólo puede aplicarse a los recursos ambientales de una ciudad, si no también a la práctica jurídica en beneficio de los ciudadanos, siempre y cuando la misma esté dirigida por la ética. Si bien en Argentina aún la aplicación de la automatización vinculada a la práctica jurídica es incipiente, han surgido movimientos como Legal Hackers, compuesto principalmente por “abogados, tecnófilos, estudiosos de la creación de políticas públicas y académicos de todas las áreas, que tienen como propósito explorar y desarrollar soluciones creativas e innovadoras a los problemas relacionados por la unión de la Tecnología y el Derecho”, según explican en la web.

La Inteligencia Artifical atraviesa todas las vertientes de la Ciudad: automatización, control, distribución de recursos, feedback con los ciudadanos a través de redes sociales u otro tipo de plataformas digitales, previsión, automatización de vehículos, ecología, e incluso el Derecho.

Con la aparición de nuevas generaciones de nativos digitales como los Millennials, se acelerará el proceso de desarrollo de Ciudades Inteligentes debido a la articulación de la Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial.

La Inteligencia Artificial es el campo de trabajo actual que define la competitividad de todas las empresas de software, es por ello que la experiencia Smart terminará por invadir hasta los objetos menos pensados. Si bien todo se orienta camino a la automatización, el control de los sistemas seguirá estando en manos de los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *