Ansiedad y Política

Por José Dionisio Solórzano / @jdionisioss

Las sociedades modernas viven en una constante ansiedad, están llenas de información y vacías de expectativas; es un círculo permanente que se mueve hacia la nada, que gira dando vueltas en torno al mismo dilema.

Frente a esta realidad, el mensaje político puede ser parte de la rueda o ser el paso hacia el recorrido hacia nuevas esperanzas y un entendimiento diferente del ambiente que nos rodea e impulsor de acciones concretas.

Por lo general, las organizaciones del status quo y los liderazgos políticos se aferran a seguir multiplicando mensajes en torno a la causante de la ansiedad colectiva. Es decir, hablan del problema de la crisis humanitaria, en el caso venezolano, o persisten en profundizar más sobre el debate sobre la crisis social en Chile o la legitimidad o no de las elecciones en Bolivia.

Una sociedad ansiosa y angustiada busca respiro, está desesperada por soluciones. Y si solo hablas del problema, sin presentar caminos o vías de escape entonces tú, como dirigente político, formas parte del ambiente hostil que ese elector quiere superar.

Cuando la organización o el líder político se estanca en simplemente marcar posición con relación a debates extendidos, pierde originalidad, es presa de la opinión pública dominante y su mensaje se perderá en la vorágine de papel periódico, trinos de Twitter, post de Facebook o comentarios de radio.

En cambio, cuando se opta por romper la línea de opinión dominante; cuando se decide estructurar un mensaje enfocado en esperanzas, soluciones y acciones concretas, la población verá en el emisor de este discurso a un representante de una opción válida, diferente y salvadora.

Sí, un líder que quiera emerger debe elaborar una propuesta, pero frente a un enemigo creador de todo mal y al cual se le debe vencer, debe crear una narrativa que sostenga sus ideas y planteamientos; debe dejar de hablar del problema y referirse al origen de éste y a cómo solucionarlo.

José Dionisio Solórzano Profesión: Comunicador Social, Especialista en gestión de Marca digital y docente a nivel universitario. Cargo ocupados: Jefe de Prensa y Relaciones Públicas de la Alcaldía de Lechería (Venezuela), Director de Comunicación e Información de la Gobernación del estado Anzoátegui (Venezuela), Director de Comunicación Política en CGD Interconsultores, Community Manager Senior de Avior Airlines, Periodista de la fuente política, Articulista de Opinión y Conferencista.

Y no estoy hablando de ninguna novedad, para nada. Es el viejo truco que funcionó tan bien en la década del 1930 y llevó a Adolf Hitler al poder en una Alemania angustiada, llena de ansiedad y frustraciones luego de una derrota militar, el fracaso de la democracia occidental y en medio de una terrible inflación.

El líder emergente en aquella ansiosa sociedad, dijo en dos platos que: “Alemania perdió la guerra por culpa de los traidores socialistas; Alemania vive una crisis económica por culpa de los socialistas… Y el socialismo fue creado por un judío, y es el arma al servicio de aquellos que quieren ver destruida la cultura germánica”.

Así de sencillo. Para quien fuese canciller de Alemania el enemigo era uno solo: Los judíos. Y la solución era sencilla: una revolución nacional-socialistas que salvara a la nación de sus enemigos, que rescatara la economía  alemana y cumpliera con el destino superior de la nación aria.

¡Oh! Sorpresa… Esta receta la han calcado en diferentes momentos y por diversos actores de corrientes ideológicas tan variadas como el Hugo Chávez de la Venezuela de 1999 o como Donald Trump en los Estados Unidos del 2016.

Una sociedad ansiosa y angustiada busca respiro, está desesperada por soluciones. Y si solo hablas del problema, sin presentar caminos o vías de escape entonces tú, como dirigente político, formas parte del ambiente hostil que ese elector quiere superar.

América Latina es un territorio de ansiedad, inclusive sus sociedades más estables han entrado en un clima de inconformidad, rechazo y desorientación que pudiera ser el escenario para que un líder con condiciones, con un mensaje adecuado y un discurso certero, pueda irrumpir y hacerse con el poder.

La ansiedad en un punto paraliza a la sociedad y en el otro hace que tome medidas drásticas, es como alguien que se ahoga y lanza patadas y manotazos con la esperanza de aferrarse a algo o llegar hasta la orilla, y es en este nivel que cualquiera pueda aprovecharse del desespero de la ciudadanía.

Aprende a reconocer el estado de ánimo del colectivo, aprende a saber tu posición ante la Opinión Publica y empieza a conocer cómo presentar un discurso que sea efectivo y que no redunde en la repetición del problema sin solución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *