Uruguay: Montevideo construye los cimientos para ser ciudad inteligente

Por Gustavo Carabajal para república

Tranquilo y confiado, Daniel Martínez analizó con LA REPÚBLICA sus primeros cien días de gestión. Planteó sus objetivos inmediatos, habló de la ciudad que comienza a construir y del Presupuesto que está en elaboración. No eludió los temas ríspidos y aceptó que en el presupuesto que heredó hay “desbalanceos”, porque “los egresos no están cubiertos por ingresos, como corresponde”.

Explicó cómo se empiezan a construir los cimientos de la “ciudad inteligente” que prometió en la campaña y se mostró satisfecho por la buena percepción que la gente tiene de la primera parte de su gestión.

Sin embargo, aseguró que no será una tarea sencilla y planteó como los temas más complejos, la higiene, el tránsito y el transporte público, que tienen “una valoración negativa de la ciudadanía y en los que hay que trabajar muy fuerte”.

Recordó que para lograrlo será indispensable contar con la participación de todos los vecinos y apostar por una indispensable transformación cultural. Para ayudar a lograrlo, constituyó un consejo asesor ad honorem con ciudadanos ilustres, “con cabeza moderna y mucha experiencia”.

¿Cómo se ha trabajado en los primeros 100 días de gobierno?

Hemos dedicado mucho tiempo a ordenar la casa, mejorar la gestión, fijar planes estratégicos a largo plazo y, de una forma u otra, la ciudadanía ha captado que se está trabajando. Obviamente siempre hay gente que está disconforme o que ideológicamente tiene una posición negativa y hay que respetarla, porque es parte de la democracia.

Pero a juzgar por las encuestas, se percibe un buen comienzo.

En general hemos logrado un dinamismo y un encare de las cosas que, aunque la gente sabe que no se pueden obtener resultados de un día para el otro, ha generado la percepción de que hay cosas que están cambiando, siempre dentro de la continuidad de un proyecto político que persigue la inclusión social y la igualdad de oportunidades. A ello estamos procurando agregar una clave estratégica, pensando qué Montevideo del siglo XXI necesita el Uruguay del siglo XXI.

La ciudad inteligente fue uno de los ejes de campaña. ¿Cuánto se avanzó en esa dirección?

Estamos trabajando en varias áreas. Las ciudades inteligentes tienen una faceta de la tecnología pura y dura que significa tener redes que nos permitan supervisar todo, que nos avisen –por ejemplo- qué lámpara se quemó; los contenedores tienen sensores que te marcan cuál está lleno y cuál está vacío, lo que facilita el circuito de los recolectores. También significa contar con un sistema que ya está en la etapa de adjudicación que es el de la semaforización inteligente.

¿De cuántos semáforos hablamos?

En una primera etapa serán 138 semáforos con cámaras, que van a permitir variar los tiempos de corte según el flujo de la carga de vehículos que tengan las calles.

¿Cómo se involucra al vecino en este nuevo concepto de ciudad?

Vamos a tratar de empoderarlo a través de la tecnología, creando aplicaciones para que puedan integrarse realizando denuncias de problemas, proponiendo ideas, sabiendo en qué situación está su trámite. Esto nos permitirá avanzar hacia la ventanilla única, para que el ciudadano no tenga que recorrerse cuatro pisos de la Intendencia y que en cada uno le digan una cosa diferente, sin importar lo que le dijeron antes. Para eso hay que permitir que la tecnología acerque la gestión al ciudadano y le facilite la solución de sus problemas.

Un consejo asesor con ciudadanos ilustres

¿Se creará un modo de seguimiento de los resultados?

Lo que hemos buscado es que una serie de ciudadanos con experiencia, con cabeza moderna y con mucha experiencia de lo que pasa en el mundo, sea una especie de Consejo Consultivo asesor honorario, (lo aclaro para que no se diga como lo hizo un conocido diputado de la oposición, que dijo cosas que no eran ciertas). Ahí va a estar Miguel Brexler, Fernando Puntigliano, Morelli, María Simón y muchos otros. Gente de reconocida trayectoria dispuesta a dar una mano.

¿Y cómo piensan llevar adelante este cambio?

Es un cambio cultural al que habrá que adaptarse, como antes lo hizo la sociedad a las ceibalitas. La inversión ya se ha hecho en los gobiernos del FA para facilitar el acceso al mundo digital, ahora habrá que educar para que la gente pueda aprovechar todas estas oportunidades y para que la tecnología acerque el gobierno de la ciudad a la gente y lo haga más transparente, más controlable y más cercano a la hora de proponer ideas y realizar un seguimiento de todo lo que se hace.

La Intendencia pone más de $300 millones dirigidos solamente al subsidio del boleto

¿Cuáles fueron los flancos débiles advertidos en los primeros 100 días?

Hay dos temas centrales, mejorar sustancialmente la limpieza y también el tema peor valorado a los ojos de la ciudadanía, que es el tránsito y el transporte público, esto tiene una valoración muy negativa y hay que trabajar fuerte.

Hay que trabajar en la semaforización inteligente y en el paso a nivel y vía de transporte rápida. Lo del paso a nivel posiblemente comencemos pronto, por más que todavía no esté terminado el estudio de movilidad urbana y transporte, que ya comenzó a hacerse y que va a terminar sobre fines del año que viene. Hay cruces de nivel que nos queda claro que ya hay que ir haciendo.

¿Qué otros aspectos se considerarán en ese estudio?

De ese estudio saldrá además la priorización y el encare de las vías de transporte rápido, porque no se puede actuar en un lugar si eso genera un impacto negativo en otro, lo que hace necesario este estudio global. Implica también el estudio educacional, que involucrará tanto a la limpieza como al transporte urbano. Implica la priorización de las bicisendas para darle espacios al transporte en bicicletas, algo que está tomando un auge increíble en todo el mundo.

Lo mismo que el transporte eléctrico, que está tomando cada vez más fuerza. Me ha sorprendido ver en Alemania el tema de la movilidad compartida, que son pequeños autos para una o dos personas que se enchufan en postes. Y uno por la vía del celular puede saber adónde hay un auto, lo reserva, lo paga y lo utiliza por el tiempo que lo reservó y por último se lo deja cargando en otra parada fija.

Es una forma de transporte muy amigable con el medio ambiente, más en Uruguay donde la inmensa mayoría de la energía es de origen renovable gracias al Plan Estratégico de Energía del año 2008 que logró cambiar la matriz energética del país.

¿Y en el tema específico del transporte?

La cuarta pata implica revisar el sistema de transporte público que tiene algunos problemas. Hay tres empresas que vienen arrastrando algunos problemas y otras dos que están mucho mejor. La intendencia pone cerca de 20 millones de dólares todos los años para mantenerlo funcionando.

El subsidio al boleto, sin tener en cuenta la parte destinada a los estudiantes para la que la Intendencia también pone un dinero todos los años. Además, comparte una cuotaparte del boleto de jubilado y pensionista.

Pero sin contar a estudiantes y jubilados y pensionistas, la Intendencia pone más de 300 millones de pesos todos los años dirigidos solamente al subsidio del boleto del ciudadano común, lógicamente que así no puede funcionar el sistema eternamente.

¿Propone algo nuevo?

Me parece bárbaro subsidiar para abaratar el transporte público, pero hay que trabajar para lograr un sistema equilibrado donde todos los actores subsistan y veamos de qué forma mejoramos el transporte público que hoy tiene la mayor valoración ciudadana negativa.

Para ello hay que trabajar juntos, sabiendo que es una situación que hay que encarar, sabiendo que hay empresas saludables pero a la vez busquemos dar un mejor servicio para motivar a los ciudadanos a utilizar el transporte público, ello implica que sea rápido, limpio, atento y de buenos servicios y ello desmotive al uso del vehículo particular, sea la moto o el auto.

El presupuesto que heredamos tiene desbalanceos

En otro tema, ¿cómo fue el relacionamiento con el Sindicato?

Por ahora la relación es buena, lógicamente están preocupados porque quieren tener lo antes posible los datos del presupuesto.

Estamos trabajando muy fuerte en ello, pero como el presupuesto que heredamos tiene desbalanceos, es decir que los egresos no están cubiertos por ingresos como corresponde, hay una diferencia preocupante. Estamos trabajando para armar un presupuesto que sea lo más equilibrado posible. Se lo queremos dar con tiempo tanto a la Junta como al Sindicato.

¿Cuáles serán los ejes de ese presupuesto?

Queremos un presupuesto dedicado a garantizar la seguridad laboral y las condiciones de trabajo, y en lo salarial ya lo hemos dicho, nos vamos a supeditar a las exigencias del gobierno central, asi que trataremos de trabajar en base al entendimiento y no del enfrentamiento.

Mucho se habló de la situación financiera. ¿Cuánto hay de cierto?

Los números son los números. Que en el presupuesto de este año, los egresos son mayores que los ingresos, no hay ninguna duda. Nosotros estamos trabajando al máximo para que el año que viene tengamos un presupuesto lo más equilibrado posible.

¿Y cuál será la incidencia del Fondo Capital?

El Fondo Capital es una manera de generar recursos y recién se generará la deuda cuando se tengan los proyectos y se puedan comenzar las obras que barren prácticamente toda la ciudad. Nos ocupamos de varios principios.

¿No significará más endeudamiento?

No hay ninguno de esos proyectos que no sea una demanda ciudadana muy sentida, muy querida en el barrio o por la ciudadanía en su conjunto. Muchas tienen un retorno, ya sea en desarrollo social o económico, en esparcimiento o en valoración de la zona o integración y en equidad social. Además, todas las inversiones tienen la característica de tener una vida útil de mucho más de 20 años.

De la misma forma se construyó y por más tiempo la Rambla sur por ejemplo y después de casi cien años la seguimos disfrutando. O sea que es la forma de hacer las cosas. Tenemos mucha expectativa.

A ello se van a sumar recursos centrales dedicados a vialidad. Más los ahorros propios que van a estar destinados al tema vivienda y a otros aspectos muy importantes.

¿Cómo se logrará interactuar con los vecinos?

Queremos invertir en la parte comunicacional para pergeñar un cambio cultural. Hay dos áreas sensibles para los ciudadanos y ambas requieren cambios culturales. Una es la limpieza, la ciudad más limpia no es la que se limpia más, sino la que se ensucia menos. Y segundo, el transporte, donde a veces la conducta de los ciudadanos no ayuda ni favorece al mejoramiento de la movilidad urbana.

Queremos desplegar una campaña de orientación y educación, pero también se apelará al seguimiento, la inspección y la eventual sanción como reforzadora educacional y no como objetivo.

El vínculo con el Presidente “es espectacular”

¿Cómo fue hasta ahora el vínculo con el Gobierno?

El relacionamiento con el Presidente ha sido espectacular. También me reuní con el Ministerio del Interior para no duplicar esfuerzos en el uso de las cámaras, con la ministra de Vivienda, de Turismo, con presidentes de los entes, el último fue el de Ancap con quien tratamos el tema de la contaminación de la bahía y la licitación está por adjudicarse.

¿Se logró algún acuerdo por la contaminación de la bahía?

Esperamos que en poco tiempo se inicien las obras y Ancap solucione el problema de contaminación de la bahía. También nos reunimos con el Ministerio de Agricultura y Pesca por la Unidad Alimentaria de Montevideo. Me he reunido con buena parte del gobierno en un marco de colaboración y con intención de sumar.

¿Cómo fue la relación con la oposición?

Por ahora ha sido buena, salvo una situación planteada a partir de las declaraciones de un diputado y un edil que denunciaron algo que no pasó ni va a pasar. Yo estoy para construir. Me niego a responder agresiones. Para destruir sobra gente.

Aquí trabajamos como equipo y nadie representa a un partido político

¿La ideología atenta contra la buena gestión?

Hay un viejo debate en la izquierda que también estuvo presente en la última campaña, sobre qué está primero, si los objetivos políticos o la gestión, yo pienso que es una división ridícula, maquiavélica y equivocada.

Uno debe tener una orientación sobre adónde va políticamente, eso te lo da tu visión ideológica de la sociedad, de la justicia social, del desarrollo económico, para lograr una inserción mucho más digna del Uruguay en el mundo, pero si después no gestionas bien, malgastas dinero y no alcanzas los objetivos, con lo cual atentas contra el objetivo político. Por lo tanto, dividir la gestión del objetivo político es una falacia.

¿Cómo se maneja el tema ideológico en su equipo?

Intenté marcar desde el principio que todos los que trabajan en el equipo de Daniel Martínez están integrando un equipo y no representando a su partido político. Aquí trabajamos como equipo y nadie representa a un partido político. Nadie fue electo por representación de un partido político sino que estamos trabajando como equipo para lograr los objetivos programáticos del Frente Amplio y los expuestos en mi candidatura.

Pero, hay discrepancias internas del Frente que condicionan la gestión

Hace mucho tiempo que estoy muy por fuera de las internas partidarias. Nosotros tenemos metas por cumplir, y desde el comienzo de la gestión hicimos una bajada a tierra de los objetivos que nos planteamos. Eso es lo que me importa, los matices que pueda haber dentro de los sectores no son mi problema.

¿Cómo se siente en este arranque de gestión?

Cansado, pero es lógico, porque toda la vida dejé el 150% de mis posibilidades y así voy a seguir, pero a la vez estoy muy contento con un equipo muy unido dispuesto a resolver los problemas de los ciudadanos y a trabajar para cumplir con todo lo que nos comprometimos en la campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *