Una foto para la denuncia y contraloría social: Tecnología en pro de la participación ciudadana

Por María Alejandra Colmenares Farias (@Malecol2)

La tecnología es cada vez mas y mas parte de nuestras vidas y por ende de nuestros gobiernos. Cada vez es más común leer términos como Gobierno Abierto, Plataformas para el ciudadano, E-Government entro otras no solamente en material especializado o en el mundo interno de la gestión si no en campañas y promesas electorales lo que nos hace inferir que estos términos están siendo no solo manejados por el ciudadano si no demandados por él por lo cual hoy tenemos un desarrollo variopinto de la tecnología a favor de la gestión y participación ciudadana.

La contraloría social y la denuncia ciudadana son hoy espacios expectantes de la tecnología en pro de la participación ciudadana. Estos dos espacios son, por naturaleza, los mas comunes en cuanto a deseos de protagonismo en gestión y en cuanto a la exigencia de derechos sociales de los ciudadanos. Y si es asi debemos primero tener claro de que tratan.unnamed (1)

Según Nuria Cunill Grau, Doctora en Ciencias Sociales, la Contraloría Social remite al conjunto de acciones y prácticas fiscalizadoras y reguladoras llevadas a cabo autónomamente por la sociedad sobre el ámbito de lo público, con el fin de que éste exprese en su actuación los intereses públicos y aporte a la construcción de ciudadanía. En América Latina la contraloría social es un pilar fundamental en el nuevo diseños de la interacción de los ciudadanos con el gobierno. En 1995 Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Social en Copenhague (Dinamarca) se desarrolló no como una estrategia, sino como un punto innegociable para sumar a la sociedad civil a las actividades de control de la gestión pública y se ha vuelto la causal para nuevas organizaciones sociales y estatales como los consejos comunales en Venezuela a partir de la reforma constitucional de 1999.

Por otro lado pero no de manera independiente la denuncia ciudadana es la manera más directa y autónoma de comenzar a aplicar la contraloría.

María Alejandra Colmenares Farias @Malecol2 Próxima Licenciada en Antropología Sociocultural por la Universidad Nacional San Martín. Técnica en Publicidad y Mercadeo por el Instituto Universitario Americo Vespucio. Medico veterinario de la UCLA Diploma en Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública por la Universidad George Washington (EEUU) y Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela) En el 2012 fue parte del Programa de liderazgo y Políticas Publicas Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) y Universidad Metropolitana (UNIMET) Hasta el 2013 Directora de Proyecto del Equipo Juvenil Nacional de Voluntad Popular, Miembro electo. Directora Nacional de Organización.
María Alejandra Colmenares Farias
@Malecol2
Próxima Licenciada en Antropología Sociocultural por la Universidad Nacional San Martín.
Técnica en Publicidad y Mercadeo por el Instituto Universitario Americo Vespucio.
Medico veterinario de la UCLA
Diploma en Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública por la Universidad George Washington (EEUU) y Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela)
En el 2012 fue parte del Programa de liderazgo y Políticas Publicas Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) y Universidad Metropolitana (UNIMET)
Hasta el 2013 Directora de Proyecto del Equipo Juvenil Nacional de Voluntad Popular, Miembro electo. Directora Nacional de Organización.

ALGUNOS EJEMPLOS

Hoy, ciudades líderes en la denuncia ciudadana como México D.F. nos brindan modelos exitosos en denuncia y participación ciudadana, con plataformas como el Consejo Móvil Ciudadano pone la denuncia de ilícitos a un clic de distancia entre la policía y el ciudadano. Y aunque es una aplicación exclusiva para un sistema operativo existen otros ejemplos no tan lejos y no tan exclusivos operativamente.
La variedad de aplicaciones va desde las que nos brindan de manera rápida y accesible el marco legal necesitado hasta las que nos generan la denuncia como tal.

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires lanzó la aplicación para denuncias de tránsito debido a la necesidad de multar principalmente a aquellos infractores que estacionan en doble fila, sobre el paso peatonal y en las rampas para personas con necesidades especiales.

Hace unas pocas semanas el gobierno del Partido de Tigre nos brinda la oportunidad de que con un foto subida a una red social podamos denunciar alguna falla de gestión en nuestra comunidad. Tigre Urbano es una especie de plataforma de denuncia ciudadana que nos hace puente entre el empleado público encargado de resolver y el problema denunciado. Con una foto y la geolocalización estamos generando una denuncia no solo del problema como tal sino una denuncia de cumplimiento de nuestros derechos sociales y correcta utilización de los recursos. Esta aplicación también nos brinda la oportunidad de interactuar con otros vecinos que se ven afectados por el problema en particular o no, factor que nos arroja a organizarnos en función de la contraloría social. Es una manera de organizarnos sin necesidad de salir de nuestras casas pero si con la necesidad de resolución.

Funciona de manera simple. El ciudadano descarga la aplicación, ingresa con sus datos personales o por medio de Facebook o Twitter, cargas la o las fotos desde la cámara o galería, la ubica en el mapa, la clasifica en la categoría pertinente y describe la denuncia, por último la pública haciéndola pública y directa para otros vecinos y para la administración de la denuncia. Este equipo de monitoreo y administración se encarga de confirmar la categorización, hacer estadística y priorizar las denuncias según estas, el equipo de gestión es el que estará encargado de dar respuesta al ciudadano no solo en la resolución sino en la atención y respuesta directa.

La sencillez del mecanismo brinda altas probabilidades de éxito sin embargo debemos tomar en cuenta dos factores que pueden jugarle en contra:

No todas la comunidades están “digitalizadas” es decir, no todas tienen niveles altos de acceso a internet desde un móvil inteligente lo que limita la accesibilidad a la plataforma. Paradójicamente, las comunidades con menor acceso a banda ancha son las que más denuncias tienen.
Para garantizar el éxito y máximo de participación es necesaria una campaña de difusión y publicidad de la plataforma, de lo contrario se estaría invirtiendo el recurso público en una herramienta que nadie usa en lugar de usarlo para resolver los problemas generadores de denuncia.

La contraloria social entonces es la via para garantizar el uso correcto de nuestros recursos y el uso pleno de nuestros derechos sociales. La denuncia ciudadana es el primer paso para ejecutarla. En la era donde lo digital ha modificado las formas de interactuar y de organizarnos éste conjunto de acciones ciudadanas debe modificarse también. Aplicaciones como las ofrecidas por gobiernos locales son un canal mas para ejecutarlas y están logrando digitalizar el problema, sin embargo no debemos olvidar que queda de parte de las gestiones efectivizar la solución, que en la gran mayoría de los casos no es digital sino tangible. Tampoco debemos olvidar que la tecnología nos brinda una autopista de 8 canales para la atención al vecino pero existen y seguirán existiendo, por lo menos a futuro mediato, personas y problemas que no andarán por esa autopista y garantizar sus derechos nos obligan a combinar la nueva y la vieja escuela de gestión.

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.