Un pequeño dictador mexicano

Por Ruby Soriano

A dos meses de realizarse elecciones en México, los conflictos post electorales persisten, resaltando por la atención política y mediática, la impugnación que encabeza el Movimiento de Regeneración Nacional, partido del Presidente electo Andrés Manuel López Obrador en el estado de Puebla.

Lo ocurrido ahí durante el pasado 1º de julio, exhibe los viejos tiempos de un México acostumbrado a una burda ingeniería del fraude electoral, donde se echa mano de todas las trampas para garantizar el triunfo de quien representa un grupo hegemónico que pretende la perpetuidad en la gobernabilidad.

En esta entidad, durante los últimos ocho años, un hombre ha sido el constructor de uno de los mayores grupos de poder amparándose en su militancia en el partido identificado con la derecha en México como es Acción Nacional.

Rafael Moreno Valle creó a partir de su arribo a la gubernatura, una red y tráfico de influencias que se afianzaron al paso del tiempo, logrando controlar no sólo un gobierno, sino todo lo que rodea al mismo, como el poder judicial, organismos de derechos humanos e instituciones electorales.

Durante su mandato en Puebla, han sido documentados casos de persecución, violación a los derechos humanos, hostigamiento laboral, represalias políticas y un sin número de excesos que reflejan cuando un personaje del poder, se resiste a aceptar que su mandato tiene una caducidad.

Al amparo de su gubernatura, se favorecieron negocios personales, tráfico de influencias y se aplicó la sumisión a todas aquellas autoridades que intentaran trabajar en pro de la transparencia, pluralidad, denuncia o diversidad de opiniones.

El mandato de este personaje se percibe en Puebla como una dictadura inmersa en un México que hoy promueve su cuarta transformación.

Y es que para garantizar la perpetuidad de su mandato, Rafael Moreno Valle recurrió a la maquiavélica estrategia de llevar a su esposa Martha Érika Alonso como la candidata que heredera ese poder y garantizara la impunidad a un grupo que ha vivido de una rentable red de negocios que hoy han convertido a Puebla en una de las entidades donde opera el crimen organizado con libre tránsito, sobre todo para afianzar el florecimiento de la industria del “Huachicol” (robo de combustible).

Los ingenieros del fraude

Ruby Soriano es directora de Mediatikos Consulting especializada en Estrategia y Comunicación Política.
Forma parte de la directiva de Mujeres de la Política, asociación integrada por consultoras políticas en América Latina y España.
Durante varios años ejerció el periodismo en Medios de Comunicación mexicanos como El Universal, Milenio y La Radiante 105

El pasado 1º de julio, Puebla experimentó una de las jornadas electorales más violentas que se puedan recordar.

El robo de urnas, balaceras, intimidación a funcionarios de casillas, hostigamiento, actos lamentables que quedaron captados a través de muchos videos de ciudadanos que atestiguaron la violencia y la ruptura de una jornada electoral que estuvo marcada por la incertidumbre y violación a los derechos electorales de los poblanos.

Sin embargo, esta ingeniería del fraude, no sólo se gestó a través de los acostumbrados operadores del grupo en el poder, sino también se hizo desde el interior de las instalaciones del Instituto Electoral del Estado de Puebla, donde los consejeros se convirtieron en serviles operadores del ex gobernador Rafael Moreno Valle, para presuntamente alterar el sistema de conteo y manipular las actas de escrutinio.

Mientras el Presidente electo Andrés Manuela López Obrador recorre el país en su gira de agradecimiento, Puebla subyace como una entidad donde no hay un gobierno electo con un triunfo definido.

Son muchas las señales que se dan para pronosticar una nueva elección que defina un triunfo legítimo en la gubernatura ante el caos político que hoy se vive.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó la apertura de paquetes electorales para un nuevo conteo de votos, luego de avalar los argumentos que se dieron para denunciar un sin número de irregularidades en esta elección.

Puebla será sin duda un referente político muy importante para el inicio de una nueva etapa en el gobierno de AMLO en México. El respeto a la democracia se encuentra en vilo ante una serie de excesos que pretenden perpetuar en México esas viejas prácticas de pequeños dictadores.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.