Recuento tras la segunda vuelta electoral en el Ecuador

Algunos ecuatorianos votaron a favor de la continuidad del modelo político impuesto por el oficialismo, y otros, con la esperanza de una renovación temprana en el poder ejecutivo.

Por Carolina Alban Andrade

Para las elecciones presidenciales del 2017, se proyectó que  más de 12 millones de habitantes conformaran el padrón electoral, incluidas las personas que tuvieron la opción del voto facultativo: jóvenes entre los 16 y 17 años, personas mayores de 65 años, extranjeros residentes, miembros de las Fuerzas Armadas y ecuatorianos residentes en el exterior; todos ellos habilitados para acudir a las urnas a sufragar por el candidato de su preferencia.Con el 100% de las actas escrutadas, el Consejo Nacional Electoral (CNE), ente regulador de los procesos electorales del Ecuador, anunció los resultados oficiales de la segunda vuelta, donde el oficialista Lenín Moreno, del Movimiento Alianza País, logró el 51,15% con 5 060 424 votos,  mientras que el centroderechista Guillermo Lasso, de la coalición CREO –SUMA, obtuvo el 48,85% con 4 833 828 votos.

En la campaña realizada durante la segunda vuelta electoral, se observó que el aspirante Lasso buscó proyectar una imagen de innovación y transformación vendiéndose como el candidato del cambio. En sus intervenciones el candidato enfatizaba  su postura en contra del gobierno del actual presidente Rafael Correa.

Por otro lado, Lenín Moreno, figuró con un mensaje más enérgico y conciliador, que con su lema “el futuro no se detiene”, busco llegar a los indecisos, dejando en evidencia que su gobierno será el de la continuidad,  pero tendrá sus propias políticas para gobernar.  Lenín enfatizó su candidatura en la creación de zonas de desarrollo para favorecer el comercio en el país andino.

Sin mayores contratiempos, los ecuatorianos acudieron a las urnas a dejar su voto. Algunos a favor de la continuidad del modelo político impuesto por el oficialismo, y otros, con la esperanza de una renovación temprana en el poder ejecutivo.

Sin embargo, una vez finalizada la contienda electoral, los primeros resultados del conteo de las encuestas a boca de urna (exit poll), daban como ganador al candidato Lasso, lo cual provocó un ambiente de victoria y de fiesta en varias provincias, donde todos esperaban conocer los primeros resultados, pero estos fueron contradictorios y confusos para la ciudadanía, ya que por otra parte,  los medios públicos promulgaban a Moreno como el nuevo comandante del Ecuador.

Carolina Albán Andrade es Relacionista Pública, Comunicadora Organizacional y Consultora Política Independiente, con experiencia en medios, desarrollo de campañas de comunicación institucional y política, manejo de imagen corporativa y figuras públicas en campañas electorales del Ecuador. Cuenta con estudios de cuarto nivel en Marketing Político de la Universidad del Salvador de Argentina. Ha asesorado en campañas electorales para Asambleístas del Ecuador. Cuenta con alta participación en el ámbito de la comunicación política e institucional en varias entidades públicas del gobierno actual. Actualmente, es Miembro de la Organización Latinoamérica de “Mujeres de la Política” y de la Asociación de Comunicación Política de España. Twitter:@ConnyAlban Facebook: Carolina Andrade Instagram: Connyta2082

En ese momento, cada uno festejó por su lado: “Tenemos datos completamente certeros, compañeros, hemos ganado las elecciones”, decía Moreno desde una locación abierta, en Quito; mientras que el candidato Lasso afirmaba: “Hoy ha nacido el nuevo Ecuador, el Ecuador de la democracia, de la libertad”, desde un hotel, en Guayaquil.

Mientras avanzaba el conteo de los votos, a las 20:00pm, el organismo electoral a través de su representante Juan Pablo Pozo, dio las primeras declaraciones de los resultados oficiales otorgando el triunfo irreversible, a la fórmula Moreno – Glas. Esto fue observado por la oposición ya que en la primera vuelta electoral esta institución mencionó que los datos finales estarían listos en cuatro días.

En ese entonces, el candidato Guillermo Lasso manifestó que este era un posible fraude a la voluntad del pueblo, un atentado a la democracia e invitó a la ciudadanía  a defender su voto de manera pacífica pero en unidad. Evidentemente, esta acción fue la bomba para que tanto el candidato de CREO y sus simpatizantes, salieran a las calles a manifestar su descontento por las irregularidades presentadas en el proceso electoral y pidieron que se haga el reconteo de todas las actas a nivel nacional.

Por otra parte, los partidarios de Alianza País festejaban el triunfo de su candidato junto al presidente Rafael Correa, quien hizo énfasis en su mensaje en su cuenta de Twitter: “Resultados oficiales CNE: más de dos puntos de diferencia…¡Lenín presidente!!! El fraude moral de la derecha, no quedará en la impunidad”.

El candidato de CREO mencionó que acudirá a las instancias necesarias para impugnar y solicitar que se haga el reconteo voto a voto, y una vez realizado este procedimiento legal, si declarar de manera oficial al próximo presidente de la República del Ecuador.

Por otro lado, Alianza País, en rueda de prensa comunicó que se adhieren al pedido de CREO de revisar -con el acompañamiento de medios nacionales e internacionales- las actas en las que esta organización política de CREO ha encontrado supuestas inconsistencias, con la finalidad de legitimar el proceso electoral efectuado en la segunda vuelta electoral.

En este sentido, el CNE, informó el pasado 10 de abril que el recuento de 296.340 votos efectuados en cinco provincias del país, se mantienen iguales a los porcentajes entregados anteriormente de los dos binomios participantes en los comicios electorales del domingo, 2 de abril.

Bajo este contexto, la Alianza CREO – SUMA recalcó que apelará ante el Consejo Nacional Electoral  el 100% del reconteo voto a voto de cada una de las urnas, y el jueves 12 de abril, el binomio acudió a esta instancia para presentar el recurso de impugnación que estará sustentado con pruebas de las supuestas irregularidades encontradas en el proceso electoral que, anteriormente, fueron socializadas con la ciudadanía y en los diferentes medios de comunicación.

No obstante, la situación es compleja y los escenarios están divididos. Las marchas a favor del candidato Lasso se desarrollaron en un país enmarcado en una evidente polarización social, lo que ha llevado a Ecuador a caminar  bajo una convivencia hostil y distante, con odios y resentimientos. La mitad de la población habla de la década ganada y la otra mitad de la perdida. La bonanza económica persiste,  las empresas privadas siguen debilitándose, la falta de empleo desespera a la sociedad y el poder ejecutivo está enfrentando casos de corrupción, lo que, al parecer, no fueron aspectos relevantes para tomar conciencia al momento de ejercer su voto.

Related posts

Leave a Comment