¿Qué tan cierto es el poder del voto cristiano?

Se habla y escribe mucho en el mundo, del poder del voto que se arropa bajo los dogmas de fe, y Colombia no es la excepción.

Según el Consejo Evangélico de Colombia –CEDECOL– que, desde 1950 agremia al 80 por ciento de las iglesias cristianas del país, existen 266 corrientes y cerca de 7 millones de creyentes. Esto equivaldría al 14 por ciento de la población en Colombia, cifra nada despreciable en épocas electorales y más si, como el mito lo dice, el voto cristiano es el más fiel de todos.

No hay líder político que pueda ignorar el respaldo o rechazo que una comunidad cristiana pueda ofrecer a su campaña, o que pueda pasar por alto en la contienda electoral a un oponente que tenga en su potencial electoral los votos leales de dicha comunidad.

Carlos Andrés Arias Orjuela Consultor en Comunicación y Marketing Político Docente Maestría en Comunicación Política. Universidad Externado de Colombia. Gerente de la firma @EstrategiaPoder Síguelo en Twitter: @cariasann

Sin embargo, ¿qué tan real es el mentado poder del voto cristiano? En la maestría en Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia se desarrolló un trabajo de investigación y mapeo electoral que respondió a esa pregunta.

El trabajo expone que el panorama político cristiano actual se compone, sin contar con el partido político MIRA y otras facciones que se han unido al Centro Democrático y a Cambio Radical, de las siguientes organizaciones, grupos significativos y algunos líderes políticos en partidos no cristianos:

Organización Claudia Rodríguez de Castellanos. Esta líder fue fundadora del Partido Nacional Cristiano y es reconocida como cabeza de la iglesia “Misión Carismática Internacional”. Desde 1989 está en la arena política y, en 1991 se convirtió en la primera senadora cristiana, para luego lanzarse a la Alcaldía de Bogotá, contienda en la que, a pesar de haber perdido, obtuvo 185.000 votos. Acompañó a Álvaro Uribe Vélez y fue su embajadora en Brasil. Recientemente su organización decidió no apoyar al expresidente y respaldar la campaña presidencial de Germán Vargas Lleras, que le adjudicó el segundo renglón en su lista al Senado para las elecciones de marzo de 2018.

Marco Fidel Ramírez. Desde Opción Ciudadana es un referente del movimiento cristiano en el Concejo de Bogotá y ha sido llamado el ‘Concejal de la Familia’. Genera polémica por expresiones como: “la adopción gay es un capricho”; “Halloween es una fiesta satánica”, y porque invitó a vetar la versión de la película “La bella y la bestia” en la que hay una escena gay.

Viviane Morales Hoyos. Desde el Partido Liberal consolidó una facción cristiana que la llevó a recoger 2.300.000 firmas en toda Colombia para promover el referendo de adopción de niños solo por padre y madre que, finalmente, perdió en tercer debate en la Cámara. Sus posturas políticas, las decisiones unilaterales de César Gaviria en la dirección del partido y la influencia de su esposo, el ex militante del M19 y ex asesor de algunos grupos armados al margen de la ley en el pasado, Carlos Alonso Lucio, la han alejado del oficialismo liberal y la llevaron a lanzarse a la candidatura presidencial en el 2018. Esto ha resquebrajado aún más la candidatura oficial liberal de Humberto De La Calle, al tiempo que ha ‘rasguñado’ el voto ideológico y de fe que se podría ligar a sectores de derecha como los que representan Alejandro Ordóñez, Germán Vargas Lleras y el candidato de Uribe, Iván Duque.

Colombia Justa – Libres. Quizá el grupo de mayor crecimiento y fuerza para las elecciones de 2018. Se consolidó el año pasado en la concurrida iglesia Manantial de Vida Eterna y convocó a líderes de diferentes congregaciones alrededor del proyecto político “Colombia Justa”.

Grupo Significativo de Ciudadanos Libres. Fundado en el 2014 por Ricardo Arias Mora, ex senador y ex director del Fondo Nacional del Ahorro, quién tiene imputación de cargos en la Fiscalía por celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos de legales, entre otros cargos.

Los dos últimos, Grupo Significativos de Ciudadanos Libres y Colombia Justa, al parecer trabajarían conjuntamente en algunas listas a Cámara y Senado para posicionarse en las elecciones a Congreso.

Estos grupos significativos de ciudadanos y líderes aglutinan lo que sería un movimiento político cristiano en el país y, aunque en cada una de sus colectividades el capital de votantes les permitirá continuar o aumentar relativamente su representación en el legislativo, su fortaleza para incidir decididamente en las elecciones es relativo.

La investigación de la candidata a magister Adriana Ardila Santana, @AdrianaArdilaSa además de hacer un mapeo de las fuerzas cristianas en Colombia, ahondó en los por qué de la fuerza electoral de las colectividades y sobre las posibilidades de una unión entre ellos; para esto, complementó el ejercicio de investigación social y de representaciones sociales, con una serie de entrevistas en profundidad, con cada uno de los líderes visibles de los movimientos reseñados.

Las entrevistas se sistematizaron en categorías que se incluyeron en el software NVivo para investigación cualitativa. Se pudo concluir que ciertos contenidos temáticos se repiten en el movimiento cristiano y por parte de sus líderes. Asimismo, desde las representaciones sociales y categorías de indagación, hay coincidencias en las perspectivas sobre la participación que obtendrán en las próximas elecciones.

Los resultados, más allá del imaginario de este movimiento político y de fe, centrado en la vida, la familia y los valores, muestran clara inclinación por la protección de la familia biparental como núcleo de conservación de la sociedad, el rechazo al aborto y la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo. Sin embargo, hay otros hallazgos:
El éxito de su convocatoria a manifestaciones masivas estaría, como lo señala Durkheim, en que sus representaciones son rígidas, estáticas y de carácter supraindividual, ancladas a dinámicas históricas de la sociedad en Colombia. Por eso recogen el sentir de la mayoría que, comúnmente, está más allá de las redes sociales.

Los grupos políticos cristianos tienen diferencias sustanciales que, en el corto plazo impedirían su unión, porque los objetivos políticos de cada movimiento son diferentes. En algunos casos, buscan oponerse a la llamada “ideología de género” y pertenecer a partidos políticos ya consolidados. En otros, esperan constituirse como un único partido político cristiano.

Los cristianos se unen por causas comunes asociadas a sus dogmas de fe, pero, según cuatro referencias directas de codificación, no lo harán políticamente. No hay claridad alrededor de una ideología común en temas políticos.

A la pregunta ¿cree usted que es posible una eventual unidad entre todos los grupos significativos, partidos y candidatos cristianos para las próximas elecciones?, cinco de los seis líderes entrevistados, identificados por igual número de organizaciones, afirmaron que NO. Que no lograrán unidad por factores como el sistema electoral colombiano, la reforma política y la falta de liderazgos que unifiquen al pueblo cristiano.

En resumen, si bien fenómenos como el triunfo del NO en el plebiscito, también pueden ser atribuidos en alguna medida al voto cristiano o dogmático de fe –cuyo objetivo electoral se movió por los temores asociados a la destrucción de la familia, la ideología de género y la inclusión de mayores derechos civiles a las parejas del mismo sexo– en las elecciones del 2018 no se repetirá la misma situación, a menos que se genere una representación colectiva alrededor de estos idearios, que pueda ser encarnada por una figura cristiana o que represente dichos valores.

En todo caso, la interpretación de la investigación demuestra que los intereses políticos de los movimientos cristianos en una elección uninominal, como es la presidencial, son difíciles de aunar.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *