Que hace de Santander una SmartCity

Compartimos la entrevista al Alcalde de Santander, Iñigo de la Serna realizada por I-ambiente

La ciudad de Santander (Cantabria) tiene el mérito de ser reconocida desde hace algún tiempo como una de las ciudades más inteligentes de España, gracias a la puesta en práctica del proyecto europeo SmartSantander, que está consiguiendo convertir a esta ciudad norteña en referente de Desarrollo Urbano Sostenible.

Al frente de este gran proyecto se encuentra su Alcalde, el Sr. Íñigo de la Serna. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Cantabria, De la Serna es alcalde de la ciudad desde las elecciones de mayo de 2007, además de ostentar el cargo de Presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) desde el 23 de julio de 2012 y de presidir la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), desde su constitución, en junio del año pasado.

Desde el Portal i-ambiente agradecemos al Sr. De la Serna (@idlserna) su amabilidad al concedernos esta entrevista con motivo de la reciente presentación del Centro de Demostraciones de Smart Cities, que abrirá sus puertas en Santander el próximo mes de septiembre.

La entrevista consta sólo de 10 preguntas y 1 objetivo: conocer de primera mano qué hace de Santander una Smart City.

Pregunta: Hay infinidad de definiciones para el concepto Smart City, ¿cuál es la suya, aquella en la que podría encajar la ciudad de Santander?

Respuesta: En mi opinión, Smart City no es sinónimo de ciudad inteligente, sino de la gestión inteligente de la ciudad, de una ciudad que emplea la innovación para ofrecer a sus vecinos más y mejores servicios, así como una mayor información acerca de los mismos. Y esa es la línea que está siguiendo Santander: la de desarrollar una plataforma tecnológica a la que se puedan incorporar todos los servicios públicos de la ciudad (agua, recogida de basuras, iluminación, etc), de manera que la tecnología nos ayude a coordinarlos y a tomar decisiones con mayor rapidez y eficacia, al mismo tiempo que se ahorran costes para la propia Administración.

Paralelamente, también estamos potenciando la presencia de la innovación en la atención y la información a los ciudadanos, impulsando la administración electrónica y poniendo en marcha aplicaciones móviles muy útiles, tanto para los santanderinos, como para quienes visitan la ciudad, algo que nos interesa especialmente puesto que estamos a las puertas de recibir a miles de personas que acudirán al Mundial de Vela en septiembre de 2014. Y sólo unos meses antes se abrirá el Centro Internacional de Arte y Cultura Botín, que atraerá también a muchísimos visitantes a Santander.

P: ¿Cuáles son los ejes generales de cualquier Smart City? ¿Y los ejes individuales del modelo Santander Smart City?

R: Cada ciudad está centrando su trabajo en áreas diferentes, puesto que la innovación y el concepto Smart City se pueden aplicar prácticamente a todos los aspectos que tienen que ver con la ciudad: desde el medio ambiente hasta la movilidad, pasando por la energía o las infraestructuras.

En este aspecto, la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), constituida hace algo más de un año y que cuenta ya con 41 miembros, está haciendo una importante labor, al poner en común las experiencias de todas las ciudades que forman parte de la misma. El objetivo es compartir el conocimiento que se va adquiriendo en cada una de estas áreas y tratar de que los proyectos que se desarrollen sean fácilmente replicables y reproducibles por parte del resto de ciudades, lo cual conlleva, además, un ahorro en tiempo y en dinero.

Dentro de la RECI, se han planteado ya acciones relativas a la eficiencia energética, la gestión eficiente del agua, de los residuos y de las zonas verdes, sistemas inteligentes de transporte, el uso del teléfono móvil como sistema de pago en servicios públicos, como el transporte o el aparcamiento, y el uso de la realidad aumentada, entre otros. Y se van a seguir sumando más áreas de actuación de aquí en adelante.

En el caso concreto de Santander, algunos de los ejes en los que se basa nuestro avance hacia la Smart City son el tráfico, el aparcamiento en superficie, el alumbrado público, los sistemas de riego inteligente, la recogida de residuos o el suministro de agua.

P: Cuando se habla de Smart City habitualmente aparece el concepto “generar valor añadido”, ¿cómo se entiende esta idea desde el Ayuntamiento de Santander?

R: Favorecer la innovación supone contribuir al cambio de modelo productivo, a diversificar los sectores en los que se centra la actividad económica en la ciudad y a crear puestos de trabajo cualificados en un sector que se encuentra en crecimiento y que previsiblemente seguirá en desarrollo durante los próximos años.

Por lo tanto, como Administración, estamos firmemente decididos a seguir impulsando este sector productivo, que ofrece numerosos beneficios a los ciudadanos, en forma de nuevos productos y servicios, pero también de puestos de trabajo, de oportunidades de negocio para los emprendedores y, en general, de desarrollo y progreso como sociedad.

P: La clave del éxito de una Smart City, en este caso Santander, ¿está en basar el proyecto en criterios económicos o, por el contrario, en criterios sociales?

R: Ambas cuestiones son compatibles y, de hecho, se deben combinar si queremos alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto en el desarrollo de la Smart City. El ciudadano es el destinatario último de los productos y servicios que se implementan, así como de la información que ofrece la ciudad inteligente, por lo que su beneficio social es incuestionable.

Al mismo tiempo, como ya he dicho, las empresas y emprendedores tienen una vía para encontrar nuevas oportunidades de negocio, a través de las cuales se pueda impulsar la actividad económica y el empleo, algo que vuelve a redundar en beneficio de los ciudadanos,  que pueden ver aumentar sus posibilidades de encontrar un puesto de trabajo. Los criterios económicos y los sociales van, por tanto, indisolublemente unidos en la Smart City.

P: ¿Qué papel juega el ciudadano en el proyecto SmartSantander?

R: Su participación es imprescindible y va en aumento en cada uno de los proyectos que estamos poniendo en marcha. Comenzamos, con la aplicación de realidad aumentada SmartSantanderRA, ofreciendo información muy útil y valiosa para los ciudadanos. Cualquiera que pasee por la ciudad puede enfocar su Smartphone a una calle determinada y conocerá qué puntos de interés hay en esa zona, tanto turísticos como culturales y comerciales, las paradas de autobús que hay en el entorno, las líneas que paran en cada una, el tiempo que tardará en llegar el próximo y la distancia exacta a la que se encuentra. Esta aplicación también permite conectarse, en tiempo real, a las cámaras situadas en las principales playas de la ciudad y ofrece información sobre el tiempo, el tráfico, las oficinas de Turismo, bibliotecas, instalaciones deportivas, puntos de alquiler de bicicletas, paradas de taxis, aparcamientos subterráneos, además de recoger toda la agenda cultural de la ciudad.

Posteriormente, dimos un paso más, al implicar a los ciudadanos en la mejora de Santander, con la aplicación Pulsodelaciudad, a través de la cual es cada persona quien, con su Smartphone, informa al Ayuntamiento sobre las incidencias que se producen en calles o espacios públicos, para que les dé una solución o respuesta.

Pero hemos ido aún más allá, invitando a ciudadanos, emprendedores e investigadores a participar en el proceso de avance de la ciudad, creando una comunidad en la que aporten ideas y presenten proyectos que puedan ser desarrollados posteriormente. Lo hemos hecho por medio de la plataforma de ideas www.santandercitybrain.com, que, sólo unos meses después de su creación, ha generado 644 ideas y cuenta con 349 usuarios.

Vamos a poner en práctica algunas de esas ideas que han planteado los ciudadanos, como un proyecto de realidad aumentada para personas invidentes, con información que pueda ayudarles a la hora de moverse por la ciudad;  o una aplicación para conocer en tiempo real por dónde va el camión de la basura cada noche, de manera que se pueda elegir la ruta de coche para no cruzarse con ellos.

Estamos especialmente orgullosos y satisfechos del funcionamiento de Santander City Brain porque representa un auténtico gobierno abierto a los ciudadanos: es como sentar a los vecinos de la ciudad en la mesa de reunión de los concejales, para que puedan hacer sus propuestas y opinar sobre las que plantean los demás.

P: La ciudad cuenta con 12.000 sensores que recogen y transmiten información en tiempo real, sensores que controlan movimientos y recogen datos. ¿Dónde se encuentra el límite de la privacidad de los ciudadanos de Santander? ¿Está justificada una cierta sensación de “Gran Hermano” en quienes desconocen cómo funcionan en la práctica las Smart Cities?

R: Los sensores y dispositivos que se están desplegando en el marco de SmartSantander recogen información sobre la ocupación de las plazas de aparcamiento en superficie, la densidad del tráfico, las condiciones ambientales, el nivel de ruido, la luminosidad, etc. En definitiva, ningún dato que tenga relación con la privacidad de los ciudadanos que, por otra parte, sí que son protagonistas en el sentido participativo. Pero, en este caso, son ellos quienes se ofrecen voluntariamente a aportar información y lo hacen de manera anónima, sin facilitar ningún dato que les identifique ni que vulnere su privacidad.

Cuando los ciudadanos participan en SmartSantander, creo que lo que se produce es un efecto de orgullo, de satisfacción por formar parte de un proyecto colectivo, que está colocando a la ciudad en la primera línea en innovación y está sirviendo para atraer la atención no sólo del ámbito científico y especializado en tecnología, sino también de medios de comunicación internacionales, como la revista alemana Der Spiegel, el canal de televisión Al Jazeera o la agencia de noticias norteamericana Bloomberg, que están hablando de Santander como modelo de ciudad que avanza hacia la Smart City.

Esa sensación es, al menos, la que hemos percibido con un colectivo como el de los taxistas de la ciudad. Cuando les pedimos que llevaran en sus coches un sensor que midiera la calidad del aire o el nivel de ruido y que permitiera detectar la densidad del tráfico, al principio tenían ciertas reticencias porque pensaban que era como estar controlado. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que, lejos de eso, lo que están haciendo es contribuir a un proyecto de ciudad avanzada tecnológicamente, y que su participación en el mismo es enormemente importante.

P: ¿Qué supone el proyecto SmartSantander en términos de oportunidad para el tejido empresarial de la región?

R: Ofrece a las empresas y emprendedores locales muchas oportunidades de negocio, tantas como su propia capacidad para idear productos o servicios que se puedan desarrollar basándose en la información que ofrecen los sensores y dispositivos asociados a SmartSantander.  De hecho, en el marco de este programa se realizó una convocatoria, denominada Open Calls, dotada con un presupuesto global de 785.000 euros, para otorgar ayudas a las empresas de tecnología, centros de investigación y emprendedores que presentaran propuestas encaminadas a experimentar sus propias tecnologías y servicios sobre la infraestructura del laboratorio urbano que ya está en marcha en la ciudad. Uno de los cuatro proyectos a los que se otorgaron estas ayudas fue planteado por dos empresas cántabras.

En este sentido, también van a ser enormemente útiles iniciativas como Open Data, que consiste en abrir la información con la que cuenta la Administración, en aspectos como la población, el urbanismo, el transporte, la movilidad, la protección ciudadana, la economía, etc. para que, basándose en esos datos, las empresas puedan desarrollar aplicaciones o productos. En el Ayuntamiento de Santander, ya tenemos en abierto 22 catálogos de datos diferentes, y esperamos llegar hasta los 75. Esta información, a la que se accede a través del portal datos.santander.es se pone a disposición de los ciudadanos, empresas y emprendedores en formatos digitales, estandarizados y abiertos, para que puedan explotarlos y generar negocio en torno a ellos.

Además, el hecho de que grandes empresas de ámbito internacional, como NEC, IBM, Microsoft, Telefónica, Ferrovial o Banco Santander, hayan puesto la vista en nuestra ciudad para realizar aquí inversiones ligadas a la innovación, puede favorecer la creación de sinergias con el tejido empresarial local.

P: Puesto que somos un portal de medio ambiente, la pregunta es obligada. Si nos situamos en el entorno medioambiental, ¿qué servicios de los que ofrece Smart Santander contribuyen a la preservación del Medio Ambiente?

R: El medio ambiente es una de las principales líneas de trabajo que está siguiendo este proyecto, tanto en el despliegue de sensores como en la incorporación de servicios a la plataforma tecnológica que hará posible la gestión integral de la ciudad.

Tenemos repartidos por la ciudad miles de sensores que miden parámetros medioambientales, como los niveles de CO y NO2 o de ruido; otros que registran la intensidad lumínica y también hay dispositivos, colocados en diferentes parques, que permiten conocer el grado de humedad de la tierra, de manera que el riego se realice en función de la necesidad de hacerlo, y no basándose en unos horarios o fechas establecidas previamente, consiguiendo así una mayor eficiencia.

Por otra parte, los dispositivos que detectan si una plaza de aparcamiento en superficie está libre o no, y los paneles que indican cuántas plazas hay en una determinada calle, también contribuyen a la mejora de la calidad del aire en la ciudad, al evitar desplazamientos innecesarios, con lo que ello conlleva de ahorro de combustible y de emisiones a la atmósfera.

El servicio de limpieza y de recogida de residuos urbanos va a ser el primero en incorporarse a la plataforma de gestión integral de la ciudad, con una red de sensores que aportarán información inédita y de gran utilidad como, por ejemplo, la cantidad de residuos que hay en cada contenedor, de forma que se puedan establecer rutas alternativas haciendo la recogida más eficiente y sostenible.

Además, habrá sistemas de identificación y gestión de las papeleras y contenedores, se monitorizará la flota de vehículos y se incluirán parámetros medioambientales en todo el servicio para conocer la calidad del aire, la temperatura, humedad, detección de contaminantes y de partículas en suspensión, entre otros aspectos.

Otra de las líneas que vamos a seguir es la de poner en marcha un proyecto de gestión inteligente del agua, integrando la gestión del suministro de agua en la plataforma tecnológica que se está desarrollando en la ciudad y dando a los ciudadanos la oportunidad de acceder a los datos relativos al consumo, la presión o la calidad del agua a través de una aplicación para teléfonos móviles inteligentes que se va a diseñar en el marco de este proyecto.

También tenemos en marcha un proyecto de eficiencia energética que permitirá ahorrar el 25% del consumo de energía en edificios y el 40% en el alumbrado público, para lo que se realizarán auditorías energéticas en edificios e instalaciones municipales y alumbrado exterior, así como un plan energético de la ciudad.

P: El próximo mes de septiembre abre sus puertas el Centro de Demostraciones de Smart Cities, ¿cuál es su finalidad y qué se podrá encontrar en él?

R: Queremos que los santanderinos y quienes visiten la ciudad conozcan qué avances se están produciendo ya, hoy y ahora, en las Smart Cities, qué servicios y beneficios ofrecen a los ciudadanos y en qué plataformas tecnológicas se apoyan esos nuevos ecosistemas urbanos. Nuestra intención es que los ciudadanos sean partícipes de este proyecto global, que implica a toda la ciudad y en el que, por lo tanto, sus habitantes también tienen que ser protagonistas.

Para ello, este centro, que estará ubicado en Enclave Pronillo, contará con una zona de demostraciones de los servicios y desarrollos relacionados con las ciudades inteligentes. Es un espacio vivo, que irá adaptándose e incorporando nuevos servicios y desarrollos a medida que se vayan implantando, tanto en Santander como en otras ciudades. El visitante podrá ver y tocar la tecnología, asistir a demostraciones guiadas y conocer en qué se basa la movilidad urbana o cómo, a través de la tecnología, se puede realizar una gestión óptima de la energía, mejorar el día a día de los ciudadanos o proteger el medio ambiente.

De forma complementaria, este centro servirá como herramienta para poder experimentar nuevos desarrollos sobre las plataformas y dispositivos, y será también un espacio en el que compartir información, llevar a cabo formación e intervenciones de expertos en las diferentes áreas o grupos de desarrollo vinculados a las smart cities.

Se creará un “think tank”: un espacio dedicado a la formación y la experimentación, pensado fundamentalmente para emprendedores y para los departamentos de investigación y desarrollo de las universidades, que permitirá llevar a cabo acciones de formación y exposiciones de proyectos y desarrollos. Tratamos así de que puedan compartir ideas y estimular la generación de nuevos desarrollos relacionados con las ciudades inteligentes.

P: Muchos piensan que la Sostenibilidad es hoy en día una obligación. Sin embargo, hay corrientes de opinión críticas que defienden que el concepto de Smart City es una moda pasajera, ¿qué le diría a quienes defienden esta idea?

R: Es el hoy y el ahora, y también el futuro. Avanzar en la Smart City es, en definitiva, incorporar la tecnología a la gestión de la ciudad, al igual que hemos hecho ya los propios ciudadanos en nuestra vida cotidiana. Nadie se imagina que el desarrollo de Internet o de los teléfonos y dispositivos móviles vaya a experimentar una regresión, sino que lo previsible es que sigan evolucionando para ser cada vez mejores y ofrecer más servicios a los usuarios. Lo mismo ocurre con la Smart City. Quizá el concepto Smart City como tal pueda ser superado con el tiempo, pero perdurará el cambio de modelo en la gestión de los ayuntamientos y de sus servicios públicos que está provocando el avance en la ciudad inteligente. En mi opinión, la tecnología y la innovación han llegado a nuestra sociedad para quedarse.

Entrevista realizada por Susana Cegarra: @CegarraSusana

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.