Proyecto Cybersyn: Chile a la vanguardia cibernética bajo el gobierno de Salvador Allende

Por Natalia Brezina

Cuando hablamos de smart cities o ciudades inteligentes nos referimos a una red neurálgica informática que atraviesa todas las ciudades involucrando tecnología de la Internet de las Cosas, gobierno, servicios (agua, luz, etc) e interacción con la ciudadanía.

Bajo un régimen despótico una smart city correría el riesgo de convertirse en una materialización del 1984 de George Orwell sin embargo bajo un régimen democrático que centre su poder en la ciudadanía y no en el gobierno podrían lograrse muchos beneficios para ésta.

Un proyecto de este calibre que estuvo a la vanguardia de su época fue Cybersyn o Synco, el proyecto cibernético realizado en Chile entre 1971 y 1973 bajo el gobierno de Salvador Allende.

La idea fue implementar una especie de sistema nervioso electrónico donde todos sus componentes estuvieran conectados entre sí por una red de comunicación nacional, una suerte de “internet socialista” como lo describiera el Diario “The Guardian”.

El objetivo de Cybersyn era poner en una misma red en tiempo real a las empresas del Estado inspirándose en las ideas de uno de los padres de la cibernética, el británico Stafford Beer.

Beer invitado por Fernando Flores, Director General Técnico de CORFO (Corporación para el Fomento de la Producción de Chile), aceptó llevar adelante el proyecto que comenzó su desarrollo en 1971.

Natalia N. L. Brezina
Estudiante avanzada de la Lic. en Ciencias de la Comunicación Social (UBA)

El proyecto en cuestión contó con la colaboración de chilenos, suizos, alemanes y británicos de diferentes disciplinas empleando computadoras IBM de los años ’60 y que fue implementado sólo una vez en ocasión de un paro nacional de camioneros que fue sorteado exitosamente: el gobierno de Allende coordinó el transporte de alimento con sólo 200 camiones que aún funcionaban.

Cybersyn se componía de varias partes, una de ellas Cibernet, que operó gracias a las 500 máquinas de télex que se encontraron en una bodega militar. Con dichas máquinas se desarrolló, entonces, un sistema que contactará a todas las empresas nacionalizadas para monitorear su producción y problemas en tiempo real. El control se realizaba desde un Sala de Operación y desde allí se conocía el estado de la producción.

Dentro de Cybersyn, otra de sus partes era conocida como Ciberfolk, que nunca se llegó a implementar: se instalarán dispositivos en los hogares chilenos para que la ciudadanía indicará si estaba de acuerdo o no con las gestiones de gobierno.

Finalmente debido al golpe militar de 1973, Cybersyn fue abortado, y de esta manera frustrado uno de los proyectos más vanguardistas de la época.

La gran apuesta chilena de Cybersyn era poder empoderar a los obreros para la toma de decisiones. Y si de esa manera no era posible solucionar el problema, éste se derivó a la Sala de Operaciones ubicada en la capital.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.