Alfonso Tomé explica porque «Smart Santander» es el ejemplo de Ciudad Inteligente

Como bien sabéis «Smart Santander» ahora es la bandera de un proyecto de ciudad. Un proyecto que, por otra parte, no busca otro objetivo que no sea el de contribuir a mejorar en la medida de lo posible las condiciones de vida de los habitantes y usuarios de la ciudad de Santander, pero bueno, eso lo veremos más adelante si os parece.

Lo que yo quería comentar en este punto, además de lo anterior, es la visión inicial que una ciudad debe tener de sí misma antes de embarcarse en un macro proyecto como podría ser su avance hacia una ciudad inteligente.

Cuando el órgano de Gobierno de la ciudad se sienta a determinar, estudiar y ejecutar un proyecto de futuro para una ciudad, siempre digo que la diferencia con el consejo de administración de una empresa privada debe ser o tender a cero. En el caso de la implementación en Santander del proyecto «Smart» ha sido así.

Existen dos ideas fundamentales que sostienen lo anterior. En primer lugar, los recursos son limitados en ambas situaciones (Ayuntamiento en este caso y empresa privada en el otro) y ambas organizaciones deben buscar el beneficio de sus accionistas, beneficio material en forma de dividendos en el caso de la empresa privada y beneficios en forma de aumento de la calidad de vida para sus ciudadanos en el caso de las ciudades.

Teniendo clara esta premisa inicial, se sienta el Ayuntamiento de Santander en el año 2007 a evaluar la entrada en un Proyecto Europeo de nombre «Smart Santander» y que consistía en la implementación de 20.000 sensores en cuatro ciudades (Santander, Lübeck, Guildford y Belgrado). Desde el comienzo, todos los proyectos y políticas en las que ha avanzado Santander como Ciudad Inteligente han sido sobre la base de Proyectos Europeos, con un importe base total de más de 50 millones de .

De esos 20.000 sensores totales, 12.000 funcionan hoy en día en Santander y forman una red que provee al proyecto «Smart Santander» de dos aspectos fundamentales para el desarrollo de cualquier ecosistema «Smart». En primer lugar, datos, fundamentales para conocer el funcionamiento intensivo de cualquier aspecto de la vida humana y más aún para facilitar y mejorar la vida de los usuarios de Santander haciendo más eficientes los servicios de los que esos ciudadanos disfrutan. En segundo lugar, con esos sensores, Santander se ha convertido en un laboratorio urbano, campo de pruebas de nuevas tecnologías, proyectos e ideas que necesitan conocer los datos que generan para mejorar y que la red de sensores de Santander puede proporcionarles.

Lo anterior funciona de la misma forma tanto para empresas privadas como para que el propio Ayuntamiento al estudiar sus datos, aprecie aspectos que es capaz de optimizar de forma automática en los servicios que presta a los usuarios de Santander.

En el caso de las empresas, el campo de pruebas que la ciudad ofrece, crea un esquema de colaboración extremadamente interesante, avanzando en la fundamental colaboración público-privada que ha sido desde el inicio, uno de los motores del proyecto «Smart Santander» no ya solo en el Proyecto Europeo que le dio nombre, sino en el global de la idea de Santander como Ciudad Inteligente. Al hablar de colaboración público-privada en Santander, no me olvido del caso de la Universidad de Cantabria, que ha colaborado y trabajado desde el principio en el proyecto «Smart Santander» con una implicación total y absoluta en todas sus áreas, pero especialmente desde el conocimiento y peso de su escuela de Ingenieros de Telecomunicación, cerrando así el círculo Ayuntamiento, Ciudadanos, Empresas, Universidad que ha funcionado y sigue haciéndolo a día de hoy como un órgano único a la hora de desarrollar, buscar e implementar nuevos proyectos y políticas que hagan a Santander seguir avanzando en su inmersión como Ciudad Inteligente.

Creo que para este post, y que pudierais ver someramente las motivaciones, principales hitos y filosofía de la ciudad de Santander en su inmersión hacia ser una Ciudad Inteligente, ya he abusado suficiente de vuestro tiempo, así que sí queréis en otro post seguiré compartiendo estos aspectos iniciales y extremadamente relevantes que hacen que Santander sea a día de hoy referencia internacional en el campo de las Ciudades Inteligentes.

Por Alfonso Tomé para i-Ambiente
///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Un comentario sobre “Alfonso Tomé explica porque «Smart Santander» es el ejemplo de Ciudad Inteligente

  • el 30 marzo, 2015 a las 8:40
    Permalink

    Hola,

    Siempre me he preguntado por qué de los 20.000 sensores se desplegaron 12.000 en Santander. ¿Qué de distinto tiene el experimento en Santander, del de las demás cuidades, que le haga necesitar el 60% del total de sensores? De sus palabras:

    […] Santander se ha convertido en un laboratorio urbano, campo de pruebas de nuevas tecnologías, proyectos e ideas […]

    deduzco que el laboratorio debe ser un vergel de proyectos pero en la página oficial de SmartSantander [1] sólo aparecen 4: Mitos, Sens2Soc, SmartTravel y CityScripts (si se le puede llamar experimento). ¿Sabe usted de alguno más? ¿En su lista de proyectos está incluyendo usted las apps?

    Un saludo

    [1] http://smartsantander.eu/

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.