¿Por qué el Brexit?: La “Soberanía” como concepto clave

¿Qué elemento orientó la salida del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de la Unión Europea (U.E)?

Esta constituye una gran pregunta, y del mismo modo una extendida respuesta; pudiésemos involucrar en la misma variables políticas, económicas, sociales y hasta culturales; y tal vez continuaríamos sin entender o resultaríamos más confundidos. Bien, para evitar mayores confusiones intentará evidenciar a través del Análisis de Contenido, como el concepto de Soberanía se considera una categoría conceptual clave para entender porque se dio el Brexit. Entendiendo que la conceptualización de Soberanía varía conforme al contexto histórico y político, se aclara que a fines del presente artículo será interpretada como: El derecho de un Estado para ejercer sus poderes, definición vigente en el ámbito del derecho internacional.

Es bien sabido que el Ex-primer Ministro Cámeron, líder del Partido Conservador había prometido la realización del referéndum; en relación a ello la creciente división existente dentro de su partido; así como el crecimiento electoral del Partido Nacionalista de Derecha UKIP, quien defendía la salida de la U.E a consecuencias de la creciente migración y actos terroristas, terminaron por consagrar su cumplimiento.
Al respecto, serán señaladas una serie de condiciones de permanencia o exenciones de compromiso que Cameron había negociado con la Unión Europea, antes de poner fecha al referendum, entre las cuáles destacan:
…¨Prestaciones sociales, la existencia de múltiples divisas comunitarias, limitaciones al libre movimiento, estructura burocrática de la U.E y la referida soberanía¨…

Al analizar el contenido de dichas condiciones podemos destacar que:

Existía una clara preocupación en torno a las competencias que debían ser cedidas a las Instituciones de la Unión Europea. Y es que del Tratado de París (1951) al Tratado de Roma (1957)- en el cual se planteaba la creación de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM), Comunidad Económica Europea (CEE), establecimiento de un mercado y aranceles externos comunes, una política conjunta para la agricultura y movimiento de la mano de obra y el establecimiento de instituciones comunes con competencias supranacionales; pasando por el Tratado de Maastricht (1992)- en el cual se destaca la Unión Monetaria Europea, la ciudadanía, las políticas comunes de asuntos exteriores y de interior; se hace clara la profundización del proceso de integración, en torno a la unión política con más protagonismo del Parlamento Europeo en la toma de decisiones (Tratado de Lisboa -2007-).
Creciente disposición a diferenciar su moneda-libra esterlina- del resto de la Unión. En efecto, esto es evidente dada la negativa del gobierno británico a no formar parte de la zona euro y del rescate a los países en crisis.
Se aclara que la libre circulación de las personas, debe incluir reservas para el gobierno británico; es entonces lógico entender la razón por la cual este gobierno no forma parte del Acuerdo Schengen.

LEE TAMBIÉNLa corrupción política ¿Puede ser socavada?

Es claro entonces, que la prioridad del Reino Unido no es dar cumplimiento a los compromisos que demandan los Tratados de la Unión Europea; por ende no desean ceder su soberanía a instituciones supranacionales.
Recordemos las siguientes palabras de Cameron, pocos días antes de la realización del Referendum:

…¨I believe that Britain will be safer, stronger and better off in a Reformed European Union”…

…¨So we will never join the euro, we will never be part of eurozone bailouts, never be part of the passport free no borders area or a European army or an E.U super-state”…

…¨I believe we will be safer in a reformed europe, because we can work with our European parthers to fight cross border crime and terrorism”…

…We will be better of in a Reformed Europe because British businesses will have full access to the fre trade single market, bringing jobs, investment and lower prices”…

A saber, la finalidad del mensaje fue indicar a los ciudadanos británicos su tendencia política en torno a la salida del Reino Unido, para él votar por la permanencia dentro de la Unión Europea, significaba beneficios para la economía y la seguridad del país; siempre que el Reino Unido mantuviese el rol de dirección hacia lo que ha denominado la “Reformada Unión Europea”, la cual gira en torno exenciones o re-negociaciones en aspectos como Unión Monetaria, Unión Política y libre movimiento de personas; los cuáles constituyen elementos claves para la integración en Europa, dado que permiten la transferencia de competencias a entes supranacionales.

Lucrecia Armas, venezolana, politóloga; actualmente residenciada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Recibió la Licenciatura en la Universidad Central de Venezuela en el año 2010; y actualmente se encuentra realizando trabajo de grado de la Especialización en Derecho y Política Internacional, de la misma universidad; destaca, que en el inicio de esa nueva fase de estudios, desarrolló especial interés por el análisis de los acontecimientos que caracterizaron la Primavera Árabe; así como su impacto en el presente escenario internacional.
Lucrecia Armas, venezolana, politóloga; actualmente residenciada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Recibió la Licenciatura en la Universidad Central de Venezuela en el año 2010; y actualmente se encuentra realizando trabajo de grado de la Especialización en Derecho y Política Internacional, de la misma universidad; destaca, que en el inicio de esa nueva fase de estudios, desarrolló especial interés por el análisis de los acontecimientos que caracterizaron la Primavera Árabe; así como su impacto en el presente escenario internacional.

En relación a ello quiénes defendían, y aún defienden, la causa europea alegan básicamente motivos económicos y de seguridad. A éstos, les resulta lógico pensar en hacer un gobierno conjunto a través de la Unión en asuntos de todos como: las actuales amenazas terroristas, la crisis migratoria, cambio climático, pobreza, etc, pues trascienden las fronteras nacionales, y su alcance, diversificación y complejidad ameritan acuerdos conjuntos. En comparación, se argumenta que el Reino Unido evidenciaba un gran freno económico, como consecuencia del pago anual de miles de millones en tarifas de membresía a la Unión, que pudiesen ser destinados a las áreas de seguridad, el resguardo de sus fronteras y la reducción de migrantes que llegan a trabajar a su país. Al respecto, exigían la restricción de la entrada de personas de fuera de la U.E casados con ciudadanos europeos, así como la reserva del derecho de quiénes sean considerados como un riesgo para su seguridad nacional.

Entonces, podemos identificar en ambas posturas cuáles son los retos para el Reino Unido; no obstante difieren en el cómo se han de resolver: Dentro de la Unión o fuera de ella, o lo que es lo mismo, cediendo la soberanía a entes supranacionales o manteniéndola, por lo que esta categoría conceptual reaparece como lógica para explicar el Brexit.

En definitiva puede señalarse que la clara disposición del gobierno británico, a no ceder soberanía a entes supranacionales, constituyó un elemento determinante en su separación de la U.E; pero, aunque su salida resultara triunfante con un 51,9% de votos frente a un 48,1% a favor de la permanencia, ha de resaltarse que el margen de diferencia es exiguo; lo cual permite inferir que dicho debate se encuentra latente en la ciudadanía británica, en sus actores políticos y en los países que dentro del Reino Unido rechazaban la división. Entonces, se hace necesario seguir de cerca los mecanismos de la U.E, encaminados a superar pretensiones soberanas o exenciones a los compromisos de los países miembros.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *