Política de Audios: Los últimos sucesos políticos y comunicacionales en Venezuela

Por José Dionisio Solórzano /  @jdionisioss 

Los últimos sucesos políticos y comunicacionales en Venezuela  se pueden resumir en la frase: Política de audios porque tanto un bando como el otro, se han aferrado a la publicación de sonidos de conversaciones vía Whatsaap o telefónicas para reforzar sus puntos y líneas de discurso.

Luego del conflicto desatado por el control de la Asamblea Nacional, la puja entre los seguidores de Juan Guaidó, y lo de una facción de opositores encabezados por el diputado Luis Parra, quienes recibieron los votos de la bancada parlamentaria de los acólitos de Nicolás Maduro, para nombrar una nueva Directiva Parlamentaria contraria a la línea que se venía imponiendo desde el año 2019, produjo una nueva práctica de denuncias.

Por un lado, el diputado Alfonso Marquina salió en medio de una rueda de prensa dando a conocer como algunos legisladores, que se pasaron de bando, lo llamaron para ofrecerle dinero para que votara en contra de Guaidó.

Acto seguido, en las Redes Sociales, se viralizó el audio de una conversación telefónica entre los diputados “Goyo” Noriega y José Brito, quienes reaccionaban ante las declaraciones  y la prueba mostrada por su homólogo Marquina.

Ahora bien, comunicacionalmente quién acertó y quién no.

Primero, la denuncia primaria realizada por Marquina, al lado de otros parlamentarios, fue una buena jugada de percepción porque hipotéticamente reforzaba la idea en la opinión pública sobre la “poca moral” de la denominada bancada-Clap, es decir del equipo escindido de la oposición que ahora controlaría de hecho las riendas del Parlamento.

Sin embargo, la aparición del segundo audio enredó todo el panorama. En este sonido escuchamos a un José Brito y un “Goyo” Noriega indignados por el audio hecho público por Marquina y diciendo que éste fue “un montaje burdo”.

Entonces, ¿quién hace público el segundo? ¿Lo hace el equipo de Parra para dejar sin efecto el impacto del primero? ¿O lo hace la gente de Guaidó? En el primer caso tendríamos que calificar la jugada como magistral, debido que la conversación  reafirma el discurso público en el plano privado de José Brito, Luis Parra, y compañía.

Si es la segunda opción y fue el equipo de comunicaciones de Juan Guaidó quienes hacen público aquella conversación, entonces estaríamos en presencia de uno de los mayores errores tácticos, en el orden comunicacional, cometido en los últimos tiempos.

Lo cierto es que los hechos del 5 de enero, cuando Guaidó se montó en la cerca del Palacio Federal Legislativo venezolano, significó un aumento en las encuestas para él, sin embargo no fue como el que muchos analistas esperaban y tampoco, al día que escribo esta columna, se ha consolidado en el tiempo.

Empero, la percepción de Nicolás  Maduro fuera del país ha empeorado, y su posicionamiento  en la opinión pública no ha variado para mejor dentro de Venezuela. 

Y si hablamos de quién ha salido beneficiado, desde el punto de vista comunicacional, en torno al escándalo de los diputados de la Asamblea Nacional, tendríamos que decir que el premiado ha sido José Brito, quien a pesar de no ocupar un asiento en la directiva de la AN, ha fungido como el vocero de la misma, convirtiéndose en un actor político de la vida nacional.

La política venezolana se complica, en la medida que los ánimos de los ciudadanos se han desmoronado. De allí el movimiento estratégico de Guaidó de iniciar una gira internacional para oxigenarse, recuperar espacios y mantener su fuerza en la política diplomática.

¡Comunícate y hazlo bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.