Perder o ganar votos: Herramientas para convencer a través de la palabra

Por Alejandro Yordi W. (@alexyordi)

La comunicación oral de un dirigente político es un aspecto clave en el avance de su carrera. Lo que supone no sólo el dominio de ciertas tácticas persuasivas para generar confianza en su público, sino un proyecto político de fondo que se refleje en el día a día de su comunicación.

Ciertamente, las fallas de nuestras democracias latinoamericanas permiten que de vez en cuando, actores políticos sin un buen manejo de la oratoria, lleguen a importantes posiciones de poder. Pero ellos siempre tendrán un techo que no les permitirá crecer más, pues difícilmente contarán con el apoyo de la mayoría y su éxito dependerá casi exclusivamente de algunos intereses privados –que suelen fluctuar frecuentemente– con influencia política.

unnamed-4Todo discurso debe seguir un lineamiento estratégico que tenga claro su propósito a largo plazo, así como los tópicos relevantes de acuerdo a las necesidades del contexto. Me refiero al llamado storytelling, que va mucho más allá de la aptitud para comunicar mediante historias, facilitando la empatía con la audiencia.

Hablo del storytelling como la narrativa que enmarca el proyecto de vida política: no la trayectoria y los cargos públicos que se desean ejercer, sino el impulso e implementación de los cambios que se anhelan ver en la sociedad, y que son la razón por la que sus seguidores ofrecen su voto.

La principal dificultad de cumplir con esta estrategia es el atractivo de buscar permanentemente ser el centro de atención en los medios de comunicación. A través de un discurso enfocado en la agenda pública actual, opinando sobre todo lo que ocurre diariamente y con mayor probabilidad de aparecer en los titulares. No hay vía más rápida para llegar a ser irrelevante.

Alejandro Yordi W. @alexyordi Consultor en comunicación política de gobierno y electoral Es especialista en Comunicación Política y Opinión Pública por la Universidad Simón Bolívar (Caracas), con experiencia en planificación y desarrollo de campañas políticas para diferentes tendencias ideológicas, en un contexto de cambios políticos abruptos y gran polarización. Su experiencia laboral inicia desempeñando diferentes cargos de representación estudiantil en la Univesidad Central de Venezuela, y pasa por la escritura y dirección creativa en diversas empresas de publicidad. Actualmente ejerce como Consultor Estratégico en la agencia de marketing político DMP. Otros estudios: Programa de Formación Tecnopolítica, por el ILDIS (Fundación Friedrich Ebert). Diplomado en Enseñanza de Español, por la Universidad Central de Venezuela. Licenciado en Letras, mención Escritura Creativa, por la Universidad Central de Venezuela.
Alejandro Yordi W.
@alexyordi
Consultor en comunicación política de gobierno y electoral
Es especialista en Comunicación Política y Opinión Pública por la Universidad Simón Bolívar (Caracas), con experiencia en planificación y desarrollo de campañas políticas para diferentes tendencias ideológicas, en un contexto de cambios políticos abruptos y gran polarización.
Su experiencia laboral inicia desempeñando diferentes cargos de representación estudiantil en la Univesidad Central de Venezuela, y pasa por la escritura y dirección creativa en diversas empresas de publicidad. Actualmente ejerce como Consultor Estratégico en la agencia de marketing político DMP.
Otros estudios:
Programa de Formación Tecnopolítica, por el ILDIS (Fundación Friedrich Ebert). Diplomado en Enseñanza de Español, por la Universidad Central de Venezuela. Licenciado en Letras, mención Escritura Creativa, por la Universidad Central de Venezuela.

En este sentido, entendiendo la velocidad con la que se mueve la escena política, no estaría de más que los dirigentes con aspiraciones contaran con personas cercanas, preparadas y con gran conocimiento de éste para la construcción y desarrollo de su discurso sin perder de vista los pilares fundamentales de la estrategia comunicacional. Eso sí, aprovechando técnicas de persuasión como las frases breves y pegajosas, o la sobresimplificación de los asuntos públicos que suelen tener buenos resultados. Con la diferencia de que tras de sí, debe haber contenido y no sólo palabras.

Justo hace unos días, cuando los candidatos vicepresidenciales de EEUU se encontraron para debatir, pudimos ver cómo Mike Pence (R) hizo gala de su habilidad para convertir los temas sustanciales de la campaña en relatos emotivos, conectando en gran manera con su público. No obstante, su capacidad oratoria tuvo un fuerte choque con la realidad que los medios no pudieron ignorar: la invención de Trump como un candidato ideal, y que el mismo Pence no pudo defender a cabalidad.

En fin, el storytelling no como una fotografía emotiva, sino como un video emocional con fuertes bases argumentativas.

Otros aspectos que no podemos dejar de lado a la hora de establecer confianza con los ciudadanos, son actitudes fallidas de muchos dirigentes como tratar de imitar a líderes carismáticos, repetir en forma y fondo los mensajes partidistas, dominar los temas claves apenas lo suficiente, y dirigirse a un público imaginario más parecido a sí mismo que al público real.

Hay que entender que ser dirigente no es igual a ser líder. Y los líderes se distinguen por usar sus propias características y ventajas personales para persuadir, inspirar y motivar acciones precisas. Intentar conseguir este resultado evocando otras personalidades y vocabularios (más populares quizá) es mentirse a sí mismo.

Sólo por medio de un discurso propio, los dirigentes pueden llegar a ser líderes. Es la diferencia entre persuadir y manipular, entre convencer y engañar. Cuando el discurso sólo se repite de acuerdo a las principales voces del partido, por ejemplo, queda de manifiesto el deseo y jerarquía que tiene el dirigente de acceder al poder en vez de promover cambios en su comunidad. Es decir, el poder como fin y no como instrumento para lograr algo más.

Los líderes políticos no deben temer a desentonar respecto al discurso de sus pares, pues existe la necesidad del contraste para posicionarse como verdaderas opciones de cambio político, económico y social. El populismo no se combate con más populismo. La implementación de profundos programas sociales que pudieran perjudicar a mediano plazo la economía de un país no se contrarresta con más gasto público. Tanto las personalidades como las propuestas de políticas públicas deben y tienen que ser diferentes, a menos que la meta sea incrementar el ya dramático escepticismo de los ciudadanos en la eficacia de la democracia.

Una frase que resuena en este sentido de quien fuera primer ministro británico a principios del siglo XX, David Lloyd George, fue que “el dominio de la elocuencia no se logra sino por medio del dominio del tema que se desea tratar”. No basta con escuchar a los asesores, hay que entender muy bien los problemas y posibles soluciones de una sociedad, así como a quienes lo sufren de primera mano.

En Venezuela, por ejemplo, la oposición al gobierno de Nicolás Maduro se ha afirmado claramente con una amplia mayoría de votos en las últimas elecciones. Pero resulta muy interesante, al evaluar las últimas encuestas realizadas, que los principales dirigentes de la MUD (la alianza de partidos opositores), que desde hace meses están de gira por todos los pueblos de Venezuela para promover el referendo revocatorio contra Maduro -y sus posibles candidaturas presidenciales- no ocupan el primer lugar en intención de voto opositor. El primer lugar lo ocupa Leopoldo López, quien lleva más de dos años presos y prácticamente no tiene forma de dirigirse al país. Habría que preguntarse entonces, por qué quien menos comunica es quien más apoyo logra conseguir.

En definitiva, me parece oportuno destacar que la confianza del electorado sólo se logra conseguir cuando los dirigentes pueden mantener a raya su propio ego político, esto es, entendiendo la necesidad de mejorar constantemente sus capacidades y apoyarse en la asesoría personalizada de profesionales, más que en las opiniones subjetivas de sus empleados y amistades.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.