Opinión de PolCom: POLÍTICA, REDES, Y LA “NUEVA” ÉPOCA

El “nuevo” y siempre renovado tiempo es también un desafío. Nuevas conceptualizaciones se entremezclan con planteos que son más conocidos, y que enriquecen, a la vez, la manera de ver y entender el mundo de hoy en día.

El controvertido y polémico A .Mattelart sostuvo algo osado, contraintuitivo y audaz para la época (segunda mitad del siglo XX): las herramientas y las máquinas tienen política:  es decir, no son neutrales, como una visión ingenua podría sostener, o sea: ingenuamente sería, verlas, desprevenidamente, susceptibles de un uso “para el bien” o “para el mal”, según el usuario. O, sin calificar, de uso en un sentido o en otro, según quien usa, usufructúa, o ejerce.

Las conceptualizaciones de los 60 y 70 se ven en buena medida plasmadas en nuestros días, los tiempos de las redes y la telefonía celular. Los planteos Derridianos, Foucaultianos y Lipovetzkianos parecen tener más atingencia que en ningún otro momento, interpretados por la “positiva” o por la “negativa”. Derrida entrevió buena parte, en sus escritos, de este mundo de nuestros días, aunque, en general, críticamente, sin receptar demasiado, mayormente, lo bueno y lo positivo también de la creatividad y la innovación.

Las redes de esta nueva era de Internet son, en este sentido, un muy buen ejemplo, una muy buena aplicación. Las redes tienen una configuración y una fisonomía, que, si bien susceptible de usos “positivos” y “negativos”, posibilita en sí una mayor democratización, apertura, pluralismo y horizontalidad ciudadana, y la participación se ve favorecida, en todo sentido, al posibilitar canales, vías y carriles de participación, aporte y concurrencia, inéditas veinte años atrás. Y también en el plano económico, posibilitan y favorecen decisivamente múltiples transacciones y modelos de negocios.

En ese sentido, el diseño, configuración y estilos de las redes e Internet probablemente no son casuales, responden a una intención democratizadora y de amplitud y apertura, que eran corriente de opinión y caldo de cultivo, en la época que era el contexto de aparición y de descubrimiento, de estas innovaciones científicas y técnicas que iban a revolucionar el mundo.

Y vale decir, sin ninguna carga peyorativa, que los EEUU han, básicamente, canalizado y dado forma a estas corrientes de opinión, subsumiendo muchas y variadas aportaciones. Fundamentalmente EEUU ha dado forma a estos aportes y a este clima, desde sus “think-tanks”, y desde sus centros de altos estudios, en una estrategia geo-política y geo-económica y también militar que le ha generalmente dado fructíferos dividendos al país del norte, y que ha aplicado en múltiples aspectos y facetas del mundo de la vida, en una clara y quizá elogiable actitud de ejercer y proveer liderazgo.

Porque esto también es ejercer liderazgo; proveer liderazgo en aquellas áreas o facetas del mundo de la vida, mas “soft”, que serán la realimentación y retroalimentación de las facetas y de las áreas más “hard”, del mundo de la vida y de la política y la economía mundial. Realimentación “soft” que reasegurara el predominio, la vigencia y la preeminencia mundial, al dotar de estabilidad a los sistemas y subsistemas sociales y económicos.

Muchas veces, la ciencia más “dura” y la técnica dan condiciones de posibilidad a poderosas sugestiones de la ciencia más “social”, donde estas sugestiones operan como ideas-fuerza que, al tiempo, la ciencia y la técnica plasman.

¿Internet y las redes sociales como el fermento de las revolucionarias y avanzadas ideas y postulaciones de los cientistas y los teóricos de los 60 y los 70? Si esto fuera, de alguna manera y hasta cierto punto, por lo menos, así, en todo caso, también estaría representando una revalorización de las ciencias sociales y de las humanidades, que estarían brindando, de esta forma, y cumpliendo, la importantísima función de, no sólo brindar marcos orientadores y de interpretación del mundo, sino, también, de cambiarlo para mejor, y en dirección de un progresivo mayor bienestar, en lo posible, y cada vez, progresivamente, más. Las ciencias sociales y las humanidades como un espacio para, también, pensar y mejorar el mundo. En un cambio también tecnológico que nos incumbe, nos implica y nos ayuda y da más posibilidades a todos, y que también lleva a un considerable mejoramiento institucional.

José G.O. Verón

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Un comentario sobre “Opinión de PolCom: POLÍTICA, REDES, Y LA “NUEVA” ÉPOCA

  • el 11 noviembre, 2014 a las 13:13
    Permalink

    Si, estoy de acuerdo que las redes sociales e internet,cambian la manera de ver el mundo,de intercambio económico mas global

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.