Mila Gasco: » Hoy en día, las administraciones intentan hacer innovación abierta con los ciudadanos»

La prestigiosa Investigadora del Instituto de Gobernanza y Dirección Pública y del Instituto de Innovación y Gestión del Conocimiento de ESADE  responde al “Cuestionario PolCom”

¿Qué beneficios aporta la Innovación en la Administración Pública?

Desde mi perspectiva, no es una cuestión de que tenemos que innovar porque la innovación tiene una serie de beneficios sino que, para mí, debemos innovar porque la administración pública no se puede permitir no hacerlo. La innovación es la “solución” a los complejos retos a los que deben enfrentarse las administraciones públicas y que yo resumiría en:

  1. Las administraciones públicas deben adaptar su estructura organizativa interna para hacer frente a los imperativos económicos, demográficos y presupuestarios.
  2. Los ciudadanos son más conscientes que nunca de sus derechos, tienen mejor acceso a la información sobre los servicios públicos y, consecuentemente, sus expectativas con respecto a los niveles de servicio también son mayores, a lo que también ha contribuido el hecho de que los ciudadanos están cada vez más acostumbrados a los servicios personalizados que ofrece el sector privado.
  3. Los directivos públicos y los políticos tienen crecientes ambiciones acerca de la necesaria mejora de los mecanismos de gobernanza pública.
  4. La sociedad es cada vez más difícil de gobernar debido a la creciente complejidad y fragmentación de los procesos sociales, políticos y económicos, lo que se ha acelerado con la globalización.
  5. Hoy en día, las tareas públicas pueden ser consideradas como “problemas perversos” (“wicked problems” en inglés), problemas que no suelen estar bien definidos, que son complejos de resolver, que requieren conocimiento específico, que implican a un gran número de stakeholders y que son potencialmente conflictivos. Los problemas perversos requieren mucho más que dinero y soluciones estandarizadas.

La innovación es la respuesta a esta intrincada situación.

¿Cuáles son las dificultades a las que se enfrenta la Administración Pública en materia de Innovación? 

La administración pública se enfrenta a muchas dificultades para innovar, aquí y en otras partes del mundo. Varios estudios se han referido, por ejemplo, a la falta de liderazgo, la cultura de aversión al riesgo, o la falta de incentivos. Recientemente, he escrito un artículo con una colega de la Hertie School of Governance en Berlín en el que hablamos del papel que tiene la gestión de la culpa en los procesos de innovación: afirmamos que, en función de cómo se gestiona la culpa en los procesos que fracasan, existen más o menos incentivos para seguir innovando en la organización. Hemos estudiado específicamente el caso de Barcelona, una ciudad que, como mínimo, tiene fama de ser innovadora.

COzUs58UAAAnkU9Me interesan mucho los factores críticos de éxito de la innovación y me gustaría añadir dos comentarios. Por un lado, ya hace tiempo que afirmo (empecé a hacerlo cuando estudiaba los fracasos de los proyectos de gobierno electrónico) que, en realidad, son las características de la propia administración pública las que empañan el éxito de los intentos de innovación. La idea no es nueva. Ya hace años que Koldo Echebarría, del BID, lo manifiesta: los propios atributos de la burocracia son los que hacen que las capacidades de éstas para innovar sean restringidas. Por el otro, hasta aquí, estoy hablando de innovación cerrada, a lo sumo externalizada, pero, hoy en día, las administraciones, están intentado hacer innovación abierta, con ciudadanos y otros actores externos a la administración. Ello es muy beneficioso pero, también, plantea importantes retos, como la falta de participación ciudadana y la resistencia de los empleados públicos a abrir los procesos (pues ello conlleva compartir la información, lo que es percibido como pérdida de poder).

¿Qué posibilidades ofrecen las nuevas tecnologías en los procesos participativos de la ciudadanía?

Ésta es una respuesta fácil ☺ Sin duda alguna, las nuevas tecnologías facilitan los procesos de comunicación e interacción con la administración pública. Puedes escribir una carta para exponer una queja, una sugerencia o para dar un consejo pero es más sencillo escribir un email o un tuit o un mensaje en Facebook (llega antes, posiblemente se contestará antes e, incluso, se hará antes algo al respecto).

Sí que soy más escéptica con respecto a la relación entre tecnología y participación. Para mí, y en el campo de la participación política varios estudios ya lo han puesto de manifiesto, una mayor utilización de la tecnología no necesariamente implica una mayor participación. Movimientos como el 15-M o la Primavera Árabe han mostrado que la tecnología, sobre todo, ha servido para mejorar la comunicación e interacción entre los manifestantes. No tenemos evidencia empírica de la participación en términos de innovación pero tiendo a creer que se está produciendo la misma situación que en el caso que acabo de describir.

En términos de beneficios concretos, cuando ha habido procesos de colaboración con la ciudadanía, intensivos en la utilización de TIC, con el claro propósito de generar innovación, se ha observado que tanto ciudadanos como administraciones públicas salen ganando. Hay varios casos exitosos: Challenge.gov en Estados Unidos y LoveCleanStreets en el Reino Unido son dos ejemplos interesantes. A pesar de que no han estado exentos de retos, internamente, han permitido reducir costes, simplificar procesos, tener ideas que no se hubieran tenido o mejorar los tiempos de respuesta.

¿Qué importancia han adquirido las Políticas de Transparencia y los accesos a la información por parte de la ciudadanía en los últimos años?

Para nuestros gobiernos y nuestras administraciones públicas, han adquirido mucha importancia. Ahora, todo el mundo habla de transparencia y acceso a la información Otra cosa es que se crean lo que dicen e, incluso, que estén realmente comprometidos con hacerlo.

Para nuestros ciudadanos, y creo que especialmente para los ciudadanos de nuestro país, la transparencia también parece haber cobrado relevancia en los últimos años. Me refiero específicamente al caso de España que, en cierto sentido, es especial porque creo que estas demandas de transparencia e información han tenido un contexto determinado: los innumerables casos de corrupción de los que hemos sido testigos, lo que, además, ha ido acompañado de una pésima gestión gubernamental, a nivel nacional, autonómico y local.

Dicho esto, creo que la transparencia requiere madurez política y madurez ciudadana y, no me malinterpretes, pero no estamos acostumbrados a pedir información, a exigir transparencia. En este país, se ha hecho y desecho como se ha querido y los ciudadanos no hemos pedido muchas cuentas. Es más, podemos verlo en algunas iniciativas de transparencia, consistentes únicamente en dar información (de cualquier tipo, en cualquier formato, sobre cualquier cuestión – es el caso de muchos portales de transparencia o portales de datos abiertos) y que no son iniciativas a partir de las que se pueda realmente decir que se está rindiendo cuentas. Con respecto a estos proyectos, no ha habido una masiva reacción ciudadana y los pocos casos que han manifestado pesar lo han hecho basándose en el incumplimiento de tiempos, la falta de datasets o la poca frecuencia en la actualización, por poner algunos ejemplos; es decir, haciendo énfasis en la forma (el cómo) y no en el fondo (el qué).

¿Qué utilidad creen que le dan los gobiernos a la información que reciben del ciudadano?

Yo creo que le dan poquita utilidad. Pero también creo que no es porque no quieran (algunos no querrán, como en todo), sino porque no saben. De nuevo, las normas, las reglas, los procedimientos en nuestra administración pública son todavía de determinada manera (muy burocráticos) y esa información que nos llega del ciudadano no sabemos cómo integrarla, adoptarla, hacerla útil dada la dinámica que tiene la administración.

Cuáles son tus expectativas del II Congreso Novagob ?

Aprender de los colegas, conocer nuevas experiencias, saber cómo se están resolviendo los retos en aquellos lugares en los que se ha sido valiente y se ha entendido que innovar tiene riesgos pero es posible. Por supuesto, espero reencontrarme con colegas que ya son amigos y contribuir en la medida de mis posibilidades a conseguir una más innovadora administración pública iberoamericana.

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.