Los memes sí intervienen en la opinión pública

Por Ana Evangelina Aguilar

@anaevange

Los memes, mediante sus múltiples representaciones –imágenes, videos, audios de WhatsApp–, ponen en juego diversos códigos verbales y visuales que permiten la producción de sentido. También tienen la capacidad de condensar la vida cotidiana de un país, una cultura o una situación específica, sea social o política.

En política los memes están teniendo cada vez más importancia ya que estos fácilmente pueden formar parte de una estrategia digital de campaña (sucia o no). Son recursos utilizados por los equipos de campaña en tiempos de contienda electoral, por la ciudadanía para manifestar su opinión sobre un tema de coyuntura; pero también son usados por los llamados equipos de troles que tratan de hacer ruido en las redes sociales sobre un tema determinado.

Ana Aguilar es experta en planificación estratégica de la comunicación. Con habilidades en la formulación de políticas, estrategias, planes y campañas comunicacionales. Gestión y evaluación de la comunicación en situaciones de crisis.
Especiali​sta ​en Análisis político, estrategia de comunicación, Política 2.0
Asesor​a​ en comunicación política (campañas electorales, manejo de imagen, consultoría política, comunicación para el manejo de crisis y relaciones con la prensa).
​Su experiencia ​se centra ​en trabajo​s​ con grupos multidisciplinarios​ c​on capacidad de desarrollar relaciones interinstitucionales y multidisciplinarias.

Desde mi punto de vista, los memes sean políticos o no desarrollan una función sobre la opinión pública ya sea conceptualizando posición sobre ciertos temas; creando estereotipos o desinformando*.  

Como conceptualizadores los memes crean una perspectiva abstracta y simplificada del conocimiento que tenemos de cierta situación, un ambiente o una concepción; y este conocimiento, por tanto, puede tener la capacidad de constituirse en una representación mediada y parcial de un pensamiento.

Si de crear estereotipos hablamos, entonces los memes son especiales en crear percepciones exageradas y simples sobre un tema o persona. Fácilmente un meme nos puede mostrar una realidad distorsionada de la realidad.  

Por último, los memes también pueden desinformar ya que pueden crear una falsa realidad y de manera muy poderosa, pues muchos de hecho hacen uso del recurso “humor”; el entretenimiento logra plantar ideas en muchas ocasiones erradas de algo o alguien, lo que ayuda a que quienes reciban y reenvíen los mensajes contribuyen a generar cortinas de humo, ruido comunicacional o abonar a campañas sucias o negativas.   

Los memes, que para algunos son sólo imágenes inocentes que se distribuyen rápidamente a través del internet, son graciosos y de fácil comprensión; pero un meme sencillamente puede rápidamente propagar prejuicios, actitudes, creencias y opiniones preconcebidas, impuestas por la sociedad y la cultura, creando y ubicando en la mente de las personas una categoría determinada, un individuo o una institución.

*Este planteamiento forma desarrollado en el capítulo “Las funciones de los memes” de mi libro: ¿Quién dijo que los memes eran ingenuos. Memecracia en El Salvador”

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.