Los medios como discurso: La violencia simbólica en lo virtual

Por Amyeris Piñero (@Amyeris1)

La condición discursiva de las sociedades, las narrativas circundantes a nuestra cultura, mucho dicen de nuestra esencia como comunidad, como conglomerado desde el cual se asume lo mutuo y lo público. Los contextos epocales sin lugar a dudas, no son neutros, por tanto, el discurso como elemento es parte y a la vez participe de nuevos cambios en la convivencia. Considerando a los espacios virtuales como verdaderas herramientas plurales, es decir, libres de controles a la difusión de la información, los discursos en las redes de redes permean en todo reducto de lo social. Lo interesante en todo ello, es como algunos determinados discursos, se viven o se perciben como depositarios reales de culturas específicas. Así, a todo discurso le sigue un determinado contexto o situación histórica determinada, y en el que, los discursos políticos, representan un lenguaje o mito que pretende identificarse con comunidades incentivando la acción.

Cuando en las redes sociales- ya entrando en terreno- ciertos grupos, facciones o demás individuos de localidades hablan como si fuesen representantes fieles de los intereses de su entorno, pareciera que reproducen efectivamente la cultura, sin embargo, ¿Qué tienen de virtual y real dichos discursos difundidos en la web? Y observando el impacto que generan los discursos racistas

Amyeris Piñero Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas, mención Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Diplomado en Estudios Diplomáticos y Relaciones Internacionales por la World Federation of United Nations, Magister en Gerencia, Administración Pública, Desarrollo Local y Gobierno Electrónico por el Instituto Internacional de Estudios Globales para el Desarrollo Humano y el Centro UNESCO (España). Especialista en: Comunicación Política, Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, Gobierno Electrónico, Participación Ciudadana en redes sociales.
Amyeris Piñero
Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas, mención Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Diplomado en Estudios Diplomáticos y Relaciones Internacionales por la World Federation of United Nations, Magister en Gerencia, Administración Pública, Desarrollo Local y Gobierno Electrónico por el Instituto Internacional de Estudios Globales para el Desarrollo Humano y el Centro UNESCO (España).
Especialista en: Comunicación Política, Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, Gobierno Electrónico, Participación Ciudadana en redes sociales.

y xenófobos en la sociedad informatizada, ¿es el pueblo norteamericano, con su portavoz Donald Trump, profundamente racista entendiendo que en las redes sociales como Facebook, Twitter, etc., dichos discursos han generado reacciones tendenciales a agresiones físicas a las minorías en los Estados Unidos?, o en el caso del denominado Estado Islámico, ¿es el discurso del terror, la narrativa delirante de expansión religiosa global una característica verdadera de las sociedades musulmanas en un hábitat virtual?. Estas son algunas de las apreciaciones y cuestionamientos que por lo pronto nos podemos hacer, no obstante, son sólo alguno de los tantos episodios contemporáneos que evidencian el despliegue discursivo en la Web. Con esto acotado, y reconociendo la distancia que tenemos sobre dichos fenómenos, el presente artículo pretende dilucidar algunas condiciones de los discursos radicales en espacios virtuales evitando el estudio de casos en específico.

El siglo XXI se ha caracterizado por las diferentes transformaciones dentro del accionar político, la comunicación política dejó de ser un medio para transmitir la información, sino que además, como un módulo que construye y modifica las relaciones entre los diferentes interlocutores, sin importar que sean individuos o grupos, ideologías, localización geográfica, entre otros.
El nacimiento de las tecnologías y de los nuevos medios de comunicación, ha revalorado el papel del politólogo, el comunicador, el sociólogo, entreunnamed (3) otros, sobre temas de comunicación política, el lenguaje y los símbolos intrínsecos en los discursos que se desarrollan durante las campañas políticas, eventos diplomáticos, y aquellos que, dan las autoridades que están ejerciendo el poder. En los últimos años hemos visto una creciente evolución de discursos políticos radicales a nivel mundial; donde el racismo y la xenofobia son unos de los símbolos insertos en el discurso que, en ocasiones, nos cuesta identificar, es así como, difundidas sus categorías la percepción se difumina, sin embargo, realizando un análisis empírico de los discursos populares en los medios de comunicación y las redes sociales, podemos observar las intenciones, alcance y repercusión de los mismos en la sociedad actual.

Lamentablemente esta práctica discursiva suele ser un comportamiento aprendido por el emisor y autor del discurso, tradicionalmente, es distribuido por grupos minoritarios cuyas bases son claramente discriminatorias e intolerantes y, en ocasiones, logran introducirse en la semántica de las élites que tienen el poder de la información en sus manos. Este tipo de meta-discurso es promulgado, en determinados momentos, por tres grandes sectores de la sociedad, hablamos de Políticos, Profesores y Periodistas, que en la academia, en las aulas y fuera de ellas, en conversaciones cotidianas y casuales, en espacios de la sociedad civil, afirman una gramática que en ningún momento se autodefine como partidaria de la exclusión y la enemistad política.

Considerando que los discursos tanto orales como textuales, están íntimamente ligados a las prácticas sociales y sus modificaciones, al igual que los metarrelatos de la discriminación y el racismo, logran producir opiniones y actitudes sociales realmente claras convirtiéndose en un círculunnamed (2)o vicioso de producción discursiva, de re-producción de prácticas asociadas sin límites aparentes violando valores universales como la libertad, la expresión de las ideas y otros derechos fundamentales intrínsecos al ser humano, organizándose y comportándose, como una manipulación expresada de la siguiente manera: Discurso – Cognición Social- Acción- Sociedad- Discurso.

La creación de una contraloría natural por parte de la opinión pública, más democratizada y aún más cercana con lo social, ha logrado impactar en los discursos que se desarrollan a nivel mundial, logrando en algunos casos, alterar sus contenidos disminuyendo su percepción. Tanto líderes, creadores de la oralidad discursiva como su personal, han entendido que toda imagen, cualquier idea, por más pequeña o grande que sea, puede ser vendida como producto siempre y cuando exista una propaganda y/o publicidad potente que logre incorporarse en el imaginario colectivo generando percepciones globales. Se aplica, de esta manera, las reglas del mercado en un entorno virtual como Facebook, plataformas de distribución de videos, fotografías y demás actos de consumo público. Es que en tiempos de sociedad de la información, se gesta el principio de consumo de la imagen, de la antropofagia de las figuras y, en el caso preciso de las narrativas particulares de las naciones, se instaura el consumo de los discursos políticos.

En nuestros días se hace necesario que los investigadores y ciudadanos estén atentos a la multiplicidad de símbolos en el discurso, el lenguaje corporal, sus semánticas y léxicas asociadas a las estructuras discursivas, siempre alertas en la detección de lo que se espera, las ideas principales, contexto, ambivalencias, extrapolación y los argumentos que circundan al mismo, todo ello con el fin de recolectar la mayor cantidad de herramientas claves para su posterior análisis y discusión en diferentes espacios sociales , digitales y de toda índole. Un discurso polémico tiene tras sí la intención de generar querellas y disertaciones en los espacios de información y representación, los medios de comunicación tradicionales, por su parte, sin contenido crítico y rescatable, se vive como un Show, como una estética en el que, políticos y demás referentes de lo público, hacen gala de la teatralidad de lo virtual afianzando las manipulaciones discursivas. La intención es, a fin de cuentas, implantar en la sociedad un imaginario, un pensamiento alejado, en la mayoría de los casos, de una cultura política que evoca a la multiculturalidad, al respeto del otro u otros (a las minorías) y a la tolerancia social y política. Lamentablemente, las grandes empresas mundiales de la telecomunicación, de las emisoras radiales e incluso las mismas redes sociales, como toda herramienta pueden ser utilizadas como el reducto por excelencia de determinados personajes públicos en la consecución de la comunicación necesaria para difundir ciertos discursos, rompiendo culturas y dando paso a la asunción de nuevas representaciones sociales que nos llevan a pensamientos discriminatorios y xenófobos que se amparan en la violencia.

Cada grupo de hombres, responde a ciertas representaciones sociales instauradas per sé en su cultura, los medios sin lugar a dudas, camuflan muchas veces realidades y, en tanto, recrea nuevos espacios de interacción con el otro. De allí, deviene que, la violencia se instaure en espacios virtuales como una realidad apelable a la cual acudir en tiempos que el otro representa una amenaza para nuestra subsistencia. La tarea, nada fácil, es hacer explícito los intentos discursivos por instaurar realidades que evidencien una postura existencial.

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

2 comentarios sobre “Los medios como discurso: La violencia simbólica en lo virtual

  • el 9 septiembre, 2015 a las 20:24
    Permalink

    Excelente era lo que esperaba gente joven como tu es lo que necesita la política sigue asi

    Respuesta
  • el 9 septiembre, 2015 a las 18:42
    Permalink

    Tremendo artículo… como siempre, la redactora muy acertada.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.