Los arquetipos en la política

Escribe: Ivanna Torrico

Experiencia, carácter, logros, amor por la familia, unión, valor, pasión, oportunidad, confianza, yo soy el pueblo, yo soy el cambio, banderas, colores, gestos, puños, son algunos de los símbolos y arquetipos que nos hacen decidir por uno u otro candidato.

Construir la imagen de un candidato político con base en estos elementos nos ayuda a conectar con los electores.

El arquetipo según Carl Gustav Jung sirve para explicar la construcción del inconsciente colectivo: el conjunto de símbolos primitivos compartido por personas de todos los lugares y todas las épocas que expresan elementos de la psique que exceden al campo de la razón.

Los arquetipos pasan a ser patrones emocionales y de conducta que tallan nuestra manera de procesar sensaciones, imágenes y percepciones como un todo con sentido. De alguna manera, para Jung los arquetipos se acumulan en el fondo de nuestro inconsciente colectivo para formar un molde que le da significado a lo que nos pasa.

El arquetipo junguiano, de este modo, se compone de las fantasías y las representaciones oníricas que tienen vínculo con leyendas, mitos y conceptos religiosos y que configuran las experiencias de los individuos.

Los arquetipos nos ayudan a entender las relaciones políticas de hoy, partiendo de su esencia podemos conocer más de nosotros mismos, como personas y como sociedades. Son patrones, historias que nos contamos encarnadas en simbología humanizada, los sentimientos, universales, encuentran salida a través de ellos.

Ahora bien, existen varios tipos de arquetipos en política, a continuación, veremos algunos de ellos.

El Héroe, es una figura de poder que se caracteriza por luchar contra la Sombra, motivado siempre por proteger e inspirar a otros, el Héroe siente la necesidad de dejar su huella en el mundo. Coraje, disciplina, determinación, son algunas de las características de este arquetipo.

La Sombra, el «antagonista», el “lado oscuro” de nuestra personalidad. Se trata de un submundo convulso de nuestra psique donde se contiene lo más primitivo, los egoísmos más afilados, los instintos más reprimidos y ese “yo desautorizado” que la mente consciente rechaza y que sumergimos en los abismos más profundos de nuestro ser.

El Sabio, es el arquetipo del espíritu en figura de hombre, de gnomo o de animal se presenta en situaciones en que haría falta visión de las cosas, comprensión, buen consejo, decisión, previsión, etc., podríamos poner como ejemplo a José Alberto «Pepe» Mujica dentro de este arquetipo.

El arquetipo del Trickster, o el embaucador, es el que introduce las bromas y la violación de las normas preestablecidas para mostrar hasta qué punto las leyes que explican las cosas son vulnerables. Pone trampas y paradojas en la senda del Héroe.

El Padre Protector, es una figura de autoridad, es el que se encarga de venir a dar a conocer ciertos consejos e informaciones acerca de cómo llevar adelante la vida. Jung afirmaba que una de las muchas funciones del padre es proteger al individuo del mundo externo, en compensación con la protección del mundo interno que brinda la madre, arquetípicamente.

Trump con el arquetipo de Padre Protector, culpaba a los demócratas de dejar huérfanos a los ciudadanos, de dejar que “mala gente” no solo ingrese a EE.UU. sino, permanezca y se convierta en una manaza para el pueblo, “yo los protegeré cuando sea presidente” afirmaba.

Este arquetipo también fue utilizado por Bolsonaro, el flamante presidente de Brasil, quien prometió luchar contra la criminalidad en las calles “Vamos a proteger al pueblo y restablecer el orden” dijo en su mensaje presidencial el pasado 1ro. de enero.

El arquetipo de la Madre, la virtud que el arquetipo Madre desarrolla es la capacidad nutricia, de protección y amor. Jung sostuvo que la experiencia que haya tenido el niño o la niña con su propia madre no alcanza para comprender las características que se les atribuyen a las figuras representativas de lo “materno”, tales como: la autoridad mágica de lo femenino; la sabiduría; la bondad; el aspecto protector, sustentador y generador de crecimiento, fertilidad y alimento. Algunos especialistas en Marketing Político, afirman que Eva Perón jugaba mucho con este arquetipo.

El Guerrero, sin duda, hoy en día los verdaderos guerreros hacen falta, porque son aquellos que se atreven a enfrentarse al adversario, a combatir para defender lo justo, lo verdadero y defender a los demás si hace falta. Son los que con su fuerza ayudan a materializar cambios en nuestra sociedad.

El Ángel Vengador, este arquetipo y sus manifestaciones responden a la necesidad de equilibrar la balanza de la justicia, algunas veces empleando técnicas agresivas.

Traer criminales de guerra ante la justicia, castigar la corrupción y la impunidad, son ejemplos del Vengador a una escala global, alimentado por un sentido de rectitud por parte de la sociedad y el deseo de obtener la revancha, este arquetipo puede ser tan poderoso en la política que hoy se habla de manera muy marcada del voto castigo, por ejemplo.

El arquetipo Víctima, nos muestra que quizá a algunos políticos les gusta jugar el papel de Víctima de vez en cuando por la respuesta positiva que obtienen bajo la forma de simpatía o lástima.

El arquetipo de Cambio, es muy poderoso en nuestra mente, el ser humano siempre ha buscado transformar el mundo, especialmente ante marcados síntomas de cansancio y agotamiento de una sociedad desilusionada, el cambio es una necesidad en la política, la ilusión de mayor transparencia, la recuperación de otros valores esenciales, respeto por los Derechos Humanos, la libertad de pensamiento y expresión, instituciones más sólidas e independientes, etc.

El Forajido, es otro de los arquetipos de personalidad de Jung que nos habla de rebeldía. Este es un transgresor, provocador y completamente independiente de la opinión de los demás. De hecho, le agrada ir en contra y piensa con cabeza propia, no por influencia ni por presión. En su faceta negativa se torna autodestructivo.

Existen muchos arquetipos en política y podemos reconocerlos en Spots de campañas electorales, como el Spot “Oportunidades” de Lula da Silva el 2006 por ejemplo, la oportunidad de tener acceso a la educación, cumplir los sueños y lograr salir adelante, la identificación con millones de personas que no tuvieron la oportunidad de mejores condiciones de vida hasta entonces, Lula encarnaba esa vez al pueblo que buscaba esas “Oportunidades”.

Referencias:

Jung, Carl Gustav (2002). Obra Completa volumen 9/I: Los arquetipos y lo inconsciente colectivo.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.