Las ciudades y las redes: Cambiando lo que se deba cambiar

Por José G. O. Verón @JgoVERON

      “Mutatis Mutandi” y “Ceteris Paribus” son dos expresiones latinas, dos “latinazgos” que la comunidad científica y académica utiliza con frecuencia, para referir situaciones, en cierto sentido contrapuestas. Es frecuente encontrarlas escritas en distintos análisis

Los economistas, los juristas y los cientistas sociales, fundamentalmente, aluden a estos latinazgos para connotar, por un lado, aquel planteo, aquello que es verdad y es cierto, si ciertas cosas cambian, si se dan los cambios necesarios, “cambiando lo que hay que cambiar” (Mutatis Mutandi); y, por el otro, aquello otro planteado que es verdad y es cierto, si se mantiene el resto de las cosas o los aspectos igual o sin variaciones, “manteniendo las demás cosas constantes” (Ceteris Paribus)

Esto es decir que, para los economistas, los juristas y los cientistas sociales, para predicar de verdaderos o “correctos” a ciertos planteamientos postulados, de cualquier orden, en algunos casos se trabaja y se mantiene el supuesto de que ciertas situaciones, cosas o aspectos, necesarias para él análisis, “cambian”; y en otros se trabaja manteniendo el supuesto de que ciertas cosas, aspectos o situaciones, también necesarias para el análisis, “continúan”

Esto es, también, el reflejo epistemológico de la eterna contienda socio-política entre la continuidad y el cambio, donde, a pesar de que el cambio es por lo general popular, los políticos sacan y obtienen réditos diversos y diferentes defendiendo y representando, ora al cambio, ora a la continuidad, según las circunstancias y lo que convenga a ese momento

Que también es la disputa en las políticas públicas y económicas entre cuanto de innovación y cuanto de estabilidad o permanencia, cual es el más adecuado mix o combinatoria, para cada momento de tiempo y espacio

Posiblemente, tanto para los políticos que buscan llegar al poder (política “agonal”), como para los que lo tienen y lo ejercen institucionalmente (política “arquitectónica”), tener la pericia y la capacidad de saber combinar, casi también como un arte, la continuidad y el cambio, es de lo más preciado y valioso– para los policy-makers. Tal como los metódicos y ordenados cientistas, que nos aclaran, por lo general, sus distintas “mezclas” de mutatis mutandi y de ceteris paribus, que sirven de soporte y de sustento a sus planteos y proposiciones

Algo de esto también se sabe en Marketing Politico, y los ciudadanos también lo saben, puesto que generalmente es bien receptada aquella propuesta política y económica que no promete ni el cambio radical y radicalizado, ni la continuidad lisa y llana de lo existente, sino, más bien, la continuidad de lo que si se hizo bien, comprobablemente, y el cambio en aquello en lo que no se acertó, de alguna manera también medianamente comprobable

Y es que posiblemente la vida, no solo la política, exija, de manera constante, esta habilidad de saber mezclar la continuidad, cuando es adecuado, con el cambio, cuando es más conveniente, y, también, la sabiduría y la habilidad de saber discernir esto. A esto también se lo llama gestionar

Todo esto también nos arroja y nos muestra alguna luz, alguna claridad mayor, a la hora de pensar y de repensar nuestras ciudades, Buenos Aires o cualquier otra de Argentina, en ejemplos generalizables; y, también, la red, la internet

¿Qué debería, por lo general, continuar en nuestras ciudades? La maximización de la seguridad ciudadana, de los espacios verdes, y de la descongestión y descompresión vial son transversales, es como que siempre tenemos que hacer los mayores denuedos por ampliar, amplificar y maximizar estas políticas públicas, en concordancia con el sector privado. Esto tendría que continuar, a lo largo del tiempo, de las circunstancias y de los momentos

¿Y que, en cambio, sería deseable que cambie, en las ciudades? Todavía no hay suficientes distritos tecnológicos ni áreas de tecnología de punta, y hay zonas con mucho y demasiado atraso, por muchas décadas; la inversión tendría que ser, presupuestariamente, proporcionalmente, quizá mayor; en el plano cultural y artístico se puede y se debe hacer más, diverso, variado y mejor, y quizá la gestión edilicia de escuelas y hospitales no es la más lograda, realmente en muchas ciudades. En todo esto, se imponen cambios

¿Y en la red? La gratuidad, en general, la horizontalidad y la descentralización están para quedarse en la red. Pero la innovación, para poder ofrecer un mayor y mejor servicio, y la ampliación del alcance son retos todavía no completados en modo alguno cabalmente

De alguna manera, en nosotros esta saber articular y combinar, la dinámica de la continuidad y el cambio, como los cientistas, como la vida misma.

///

 

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.