“La única forma de comunicación que funciona siempre es ser “uno mismo“”

Entrevista: Gisele Parvanoff

¿La masa electoral no esta recibiendo mi mensaje como pretendo, qué puedo estar haciendo mal ? ¿Una buena planificación de mis propios discursos es una salida del problema?

Si la masa no recibe correctamente tu mensaje un primer problema es que tú misma no lo tengas claro. Una vez lo tienes de verdad claro, debes asegurarte de que eres muy muy fàcil de entender. Cuando la gente debe esforzarse mucho para entenderte, desconecta, así que no acabarán de saber qué dices. Planificar los discursos es importante pero mucho más es tener una estructura que acompañe a cada intervención pública; reuniones, entrevistas, discursos…

¿Qué recomienda al expositor para romper con los modelos de comunicación dictatoriales y lograr avanzar, aprender lo nuevo; integrarlo a su propia personalidad y definir un estilo de comunicación oral y gestual único, propio y que lo representa?

El problema de “esos modelos de comunicación” de los que usted habla es que son impostados y actuados. La única forma de comunicación que funciona siempre es ser “uno mismo”. Pero para eso se debe practicar y entrenar. La tentación de crear un personaje para los discursos es permanente. Cuando hablamos “como somos” nuestra fluidez aumenta, la gente nos cree mas, nuestros matices aumentan… generamos una relación empática con nuestros públicos.

Se considera a Adolfo Hitler como uno de los mejores exponentes en la oratoria política, ya que se encontraba perfectamente elaborada y, dicha habilidad fue mejorando con el paso de los años. Sin embargo, la utilizó para la maldad ¿Cómo emplear el poder discursivo para generar reacciones en los diversos estratos de la sociedad, impacto mediático, intervenciones políticas con un fin benéfico?

Su modelo de comunicación tuvo sentido en un país y un momento muy concretos de la historia. ¿Cree usted que esto funcionaría ahora? Los modelos de comunicación carismática siempre dependen del contexto. La oratoria no está para enseñar, ni adoctrinar, està para mover. Para mover a la gente a hacer cosas que no habían hecho. Obviamente, cuando tienes un arma tan poderosa en las manos las posibilidades de uso son variadas. En todo caso, hablar bien nace de dar importancia al otro, de colocarlo en el centro… eso en si mismo es el mayor ejercicio de humildad posible y el más capaz de transformar.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.