La patria balbuciente

Por Mario Sila

Dos siglos troceados por grupos con una distinta carga sentimental pero igual de contraproducente, unos con una desenfrenada búsqueda de lo incuestionable y otros con el rechazo virulento del contrario, y viceversa.

Al mismo tiempo todos cargan sobre una patria autómata la responsabilidad de ser; las banderas y los himnos, adornos inventados para lo opuesto, acallan todo consenso y albedrio como los papelitos taparon los sollozos.

Como síntoma de esta fractura que converge, brota un muchacho balbuciente cargado con todos los anhelos y todos los fracasos. Otra vez, unas piernas habilidosas tienen que eludir el destino y devolver aquella gloria jamás coronada, como el que alguna vez realmente hizo pensar que un gol increíble y otro ilegal eran suficiente venganza para una guerra vergonzosa y humillante. Y la ruptura coincidente vuelve a aparecer, entre los que exigen despiadadamente y los que perdonan todo, quienes a su vez se revuelven y se entrecruzan en su silencio y su rencor.

La devoción y la aversión del encierro en la Pampa y en la Florida más profundas languidecen por igual, al ritmo de los bailes catódicos que la neblina de las islas prodigas arrastra hasta las plazas y las canchas enarboladas, allí, la corrupción, pintando y borrando fronteras, ha enlazado a pancistas y limosneros licuando naciones y zurciendo pueblos, pero entre la penumbra se entrevé un mañana que no aplaude llorando ni injuria riendo, que no salta para no ser, sino que permanece impávido y transita con equilibrio todas las calzadas escarpadas que atraviesan las numerosas grietas reales en donde los viejos adversarios despiden a sus amigos.

Mientras tanto, pequeñas personas que apenas hilvanan silabas y otras que no refrenan el verbo, continúan siendo los fisurados Atlas criollos, encargados y depositarios de ese enorme peso tan frágil llamado Argentina. 

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.