La Mujer y sus derechos laborales

 

Por Ivanna Torrico

Mucho más allá que recibir flores y detalles en esta fecha cada año, es importante recordar que en 1910, la Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el Día de la Mujer, con carácter internacional como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal, según recuerda la Organización de Naciones Unidas.

En estos últimos años se han visto varias las iniciativas para empoderar a las mujeres, lograr que sean independientes económicamente, apoyarlas para que tomen las riendas de la economía y las decisiones, no solo en sus hogares, sino en altas esferas  institucionales, empresariales y a nivel político.

En Bolivia tenemos por ejemplo, El Centro de Promoción de la Mujer Gregoria Apaza, nombre que usan en honor a la líder indígena, quien desde su lucha marcó un hito en la historia de Bolivia al liderar la sublevación indígena de 1781.

Es una organización sin fines de lucro, fundada el 5 de marzo 1983, por un grupo de mujeres forjadas en la lucha por la democracia, quienes decidieron dar inicio a un sueño feminista al constituir este Centro de Promoción, desde entonces su lucha busca una Bolivia inclusiva en la que mujeres y hombres sean equivalentes en democracia.

La Línea Estratégica de Acción Ciudadana para el empoderamiento de las mujeres, está circunscrita al Derecho de estas a vivir sin violencia, busca que mujeres, jóvenes y adolescentes de El Alto actúen y exijan su derecho a vivir una vida libre de violencia en los ámbitos personal y público. Contribuye a la eliminación de la violencia sexual, patrimonial, física y psicológica, a través de la asesoría legal en temas de violencia, capacitación, asesoría especializada y actividades de prevención, sensibilización y difusión.

El Centro impulsa y fomenta el empoderamiento personal y al aprendizaje de habilidades y destrezas en el desarrollo de réplicas y acciones de incidencia política a favor de las mujeres. El logro más importante fueron los cambios que inducían en la vida personal de las mujeres: Algunas se encuentran en cargos dirigenciales de zonas, juntas escolares; otras decidieron concluir sus estudios alcanzando un nivel académico y finalmente, otra parte del grupo decidió consolidar su propio negocio, este quizá es uno de los componentes o  pilares fundamentales para empoderar a las mujeres y hacerlas cada vez más independientes económicamente.

Ahora bien, una meta muy importante es poner un alto a la violencia de género en el trabajo, por esta razón, la Micro y Pequeña Empresa La Paz y El Centro de Promoción de la Mujer Gregoria Apaza, han iniciado acciones conjuntas para llevar adelante la campaña en apoyo a la movilización internacional, que solicita a los Estados sumarse a la firma de un convenio internacional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en favor de la protección y defensa de los derechos laborales de las mujeres.

Bolivia puede desempeñar un papel importante con la firma de este Convenio Internacional de la OIT, mostrando el interés del establecimiento de una nueva norma entorno a la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, coherente con el interés y liderazgo mostrado en el reconocimiento de estos tipos de violencia en la Ley 348, y reconociendo las necesidades de mejorar las condiciones laborales de las mujeres en los Artículos 46 y 47 de la Constitución Política del Estado, y contribuyendo al logro de los objetivos 5 y 8 de la Agenda 2030 de la ONU sobre desarrollo sostenible y la agenda Nacional – sobre igualdad de género y trabajo decente.

Para que esta iniciativa no se quede solo en buenas intenciones, es necesario contar con un instrumento legal internacional que trate específicamente sobre la violencia y el acoso, incluyendo la violencia de género (VdG), en el lugar de trabajo, teniendo en cuenta que por el momento no existe tal instrumento a nivel internacional. Aunque algunos instrumentos de la OIT existentes hacen referencia a la violencia y/o al acoso, no definen lo que se entiende por violencia o acoso, no aportan una orientación sobre cómo hacer frente a sus distintas formas, ni cubren a todos los trabajadores y trabajadoras.

En todo el mundo, dos terceras partes de las mujeres que han sido víctimas de violencia tienen un trabajo. Ello implica que la vía para escapar de la violencia probablemente afectará su entorno laboral. Tienen que planificar, encontrar alojamiento, buscar asistencia policial, asistir a audiencias en los tribunales, organizar terapia y atención médica para sus hijos – todo ello intentando al mismo tiempo continuar con su trabajo. La falta de independencia económica puede también hacer que las mujeres queden atrapadas en relaciones violentas.

Para llevar adelante este trabajo, se realizará una mesa dialogo de las mujeres trabajadoras con instancias estatales, que permitan establecer las necesidades por las que las mujeres requieren que se generen normativa y políticas nacionales e internacionales sobre esta temática y establecer acuerdos que permitan encontrar soluciones para estas problemáticas.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.