La India se suma a las ciudades inteligentes

India quiere dejar claro que puede avanzar al mismo ritmo que las mayores potencias del mundo. También en el terreno de la urbanización y en el de las últimas tecnologías. Por eso está en marcha su primera smart city -ciudad inteligente-, que está previsto que se complete en 2025. Se trata de Palava, un proyecto multimillonario del Grupo Lodha, empresa india con gran peso en el sector inmobiliario y de la construcción.

Palava, que se encuentra en sus primeras fases de desarrollo, contará con todo tipo de adelantos tecnológicos en sus calles, edificios y transportes. Wifi por toda la ciudad, una tarjeta de identidad inteligente como monedero electrónico, una tarjeta especial de acceso a los diferentes lugares -incluye el reconocimiento facial-, un sistema de vigilancia electrónico con alarmas, cámaras y botones de pánico cada 200 metros o farolas que se encienden al detectar caminantes son algunos de los elementos con los que pretende atraer a sus futuros habitantes.

Lodha ha alcanzado un acuerdo con la gran corporación IBM para que ésta entre con su tecnología punta en los sistemas de seguridad pública, agua, energía o transporte. Una gestión informatizada del tráfico será la que trate de evitar los atascos, según anuncia Palava en su página web.

Por lo demás, la próxima vecina de Bombay, capital financiera del país, tendrá lo que muchas grandes ciudades ya poseen: cines, un hospital, escuelas públicas, una universidad, farmacias, tiendas, un museo, un estadio olímpico, centros comerciales, instalaciones deportivas o campos de cricket y de golf.

India se suma así a las ciudades inteligentes, inspirándose en iniciativas que ya se han visto en Singapur, San Francisco, Abu Dhabi, Amsterdam, Paris, Tokio o Sydney. En España, ciudades como Barcelona, Madrid o Málaga tienen elementos característicos de las smart cities, especialmente en aspectos relacionados con el alumbrado público, la ecología y la recogida de basuras. La gran diferencia entre Palava y las ciudades citadas es que la urbe india nace de la nada y quiere incorporar todo desde su origen.

Las claves

Se basa, según su página web, en cinco P: su Planificación urbana,su Potencial para la buena convivencia, su Ubicación (por Place, ‘lugar’ en inglés), su Pulso para estar a la última y su Prudencia a la hora de respetar el medio ambiente. Como si se tratase de la perfección urbana, sus creadores muestran escenas -todavía no reales- de una ciudad avanzada, con parques verdes junto a rascacielos (claramente imitando al Central Park de Nueva York), avenidas comerciales, zonas residenciales y centros de negocios.

“Las proyecciones recientes indican que la población urbana de India pasará de 340 millones en 2008 a 590 en 2030, por lo que la proliferación de las ciudades inteligentes es esencial para prevenir la presión sobre los recursos urbanos. Es nuestro empeño hacer que Palava se establezca como punto de referencia”, dijo recientemente a la prensa Dhamodaran Ramakrishnan, directivo de IBM en India.

El crecimiento de población urbana requerirá, según un informe de McKinsey, de 20 o 30 ciudades nuevas en la próxima década. El partido gobernante BJP ha prometido la construcción de 100 urbes dotadas de los últimos avances. Entre los nuevos proyectos de ciudades inteligentes se encuentra el de Dholera, en el estado de Gujarat, una ciudad que pretende doblar en tamaño a Bombay. Este es todavía un proyecto sobre el papel que ha recibido numerosas críticas de activistas y agricultores locales y cuyos inversores han tenido sus más y sus menos con la idea.

Palava, por su parte, está siendo construida en el centro del triángulo económico de Navi Mumbai, Thane y Kaylan, en el estado de Maharashtra. Será administrada por una asociación privada sin ánimo de lucro compuesta por ciudadanos, expertos y planificadores urbanos que se encargarán de gestionar los servicios. Hasta ahora, dicen sus impulsores, se han vendido más de 20.000 residencias. Esperan llegar a las 100.000 dentro de diez años, cuando esté todo terminado. Su precio se sitúa ahora entre los 46.000 y los 85.000 euros, mientras que las casas de lujo se pagan a unos 300.000. Según el director de desarrollo del Grupo Lodha, Shaishav Dharia, se necesitarán 49.000 millones de euros más sólo para incluir en Palava iniciativas propias de una ciudad inteligente. Para el monto total del proyecto de aquí a 10 años no hay ceros suficientes que valgan.

Un oasis en India

Cuando sea real, esta ciudad del futuro será un oasis en mitad de India. Un oasis que poco tendrá que ver con la realidad de millones de ciudadanos. “Nuestras ciudades están mal equipadas para hacer frente a la creciente población”, aseguran en Palava, que se presenta como la solución idílica a los problemas del país asiático a base de planificación, buena gestión y nuevas tecnologías.

Uno de los locales para reunirse.

Palava promete agua corriente y electricidad las 24 horas, así como alta velocidad de internet en todos los edificios. A día de hoy, en India hay 400 millones de personas, una de cada tres, que no tiene electricidad en casa. Y los cortes de luz son diarios en gran parte del país, incluso en la capital, Delhi. 200 millones de habitantes tienen internet, una cifra alta a nivel global que sólo alcanzan Estados Unidos y China, pero pequeña a nivel local, ya que supone que menos del 20% de la población india tiene acceso a la red. La limpieza y el orden que deslumbran en la oferta ideal de Palava -donde se incluye el reciclaje o las energías renovables- chocan frontalmente con el día a día de las grandes ciudades indias, donde la inexistencia de un sistema oficial de recogida de basuras deja al descubierto la suciedad en multitud de calles.

El tráfico, el otro gran escollo de las masivas urbes, se presenta en este proyecto como un problema del pasado gracias a un sistema de gestión de los aparcamientos, otro sistema para predecir el tráfico o la “señalización digital para evitar la congestión”. Además, Palava asegura que sus zonas residenciales están a menos de 15 minutos de los puestos de trabajo, algo prácticamente impensable para la mayoría de habitantes de Delhi o Bombay. Y, junto al tráfico, Palava dice despedirse de los olores, el ruido, la contaminación…

Esta ciudad inteligente es un caramelo para inversores y clases altas. Las empresas indias ven la oportunidad perfecta para desarrollar sus servicios, ya sea con paneles solares, fibra óptica o sistemas para controlar simultáneamente agua y luz. También atrae a la creciente clase media y las nuevas generaciones, nutridas de jóvenes universitarios amantes de las innovaciones tecnológicas. No obstante, los críticos con este proyecto entienden que dejará de lado a muchos ciudadanos indios que no tienen las posibilidades económicas suficientes para sentirse incluidos en él y para los que la tecnología es otro mundo que no es el suyo.

Fuente: EL MUNDO

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.