La importancia relativa de los sondeos de opinión y encuestas electorales

Por Laura Zineb Muñoz

A escasos meses de las elecciones generales, los partidos políticos ponen en marcha el engranaje de una maquinaria que les permitirá trabajar en campaña electoral. Zarpamos!!! Destino; Gobernar.

Primera parada: El Estudio del mercado electoral

Especial relevancia adquiere este primer alto en el camino dado que los candidatos electorales deben conocer quiénes son sus electores, cuál es el mensaje que deben transmitir, conocer qué piensan y cuáles son los factores (económicos, políticos y sociales) que influyen en su intención de voto.

He tenido la oportunidad, durante los últimos meses, de conocer y trabajar con profesionales del mundo de la política que me transmitían la importancia que han adquirido la tecnología y las redes sociales para llegar al electorado. Durante muchas convocatorias, los partidos políticos actuaban según intuiciones e impresiones que les transmitían los propios ciudadanos.

La situación ha cambiado, estamos ante una nueva era donde los sondeos de opinión se convierten en una herramienta fundamental durante todo el ciclo pre-electoral. Encuestas electorales de referencia, de seguimiento, el tracking diario o encuestas de salida. Pero Ojo!!!!, la estrategia de campaña no sólo puede basarse en las muestras poblaciones escogidas y la información que vuelcan las encuestas. Es fundamental, interpretar los datos, conocer el territorio y al candidato…. Y, aun así, la estrategia electoral debe sustentarse en otros pilares que, en sucesivos post, detallaremos.

¿Cómo llegamos a profundizar y obtener más información del electorado?

La carretera en la que nos encontramos se bifurca en dos caminos:

1.- Analizar la serie histórica de los resultados electorales obtenidos en diferentes convocatorias (Generales, Autonómicas y Municipales). Para realizar este tipo de comparativas es fundamental conocer en profundidad las características de cada una de las convocatorias, sobre todo, la interpretación y la importancia que le damos a los porcentajes de participación y la transferencia de voto de un partido a otro. Ello, junto al conocimiento que tenemos de la zona y el estudio de los grupos políticos presentes en la misma, nos proporcionará una visión estimativa electoral.

2.-  Los sondeos de opinión pública. El estudio estadístico es el método más utilizado por los partidos políticos, el más directo y menos barato (según se mire) para la obtención de información sobre la intención de voto de los electores. Estos estudios nos permiten conocer la naturaleza demográfica, social y económica de la población objeto de la muestra.

Las encuestas pueden ser cualitativas o cuantitativas. Las primeras están basadas en discusiones de grupo, nacidas para la interpretación de los discursos. Las discusiones nos permiten definir la estructura significativa y la dialéctica interna de las posiciones ideológicas posibles en el territorio.

La discusión de grupo aplicada a la investigación sociológica motivacional, constituye tan sólo una simple toma de contacto con la realidad, o mejor con una reproducción teatral de la misma, en condiciones más o menos controladas, en las que los miembros del grupo colaboran en el diseño de la silueta electoral de la zona.  

Por el contrario, la encuesta estadística por muestreo o cuantativa es la más usual en la actual investigación sociológica pues, permite transformar la observación de los hechos en un registro y tratamiento distributivo de los datos.

En el cuestionario formalizado, con  «preguntas precodificadas o cerradas», la supuesta opinión subjetiva del entrevistado toma la forma de una votación forzada entre unas pocas opciones, las cuales nos han permitido estimar la intención de voto imperante de la muestra.

Sin embargo, las llamadas «preguntas abiertas» de la encuesta estadística han sido una ‘apertura cualitativa’ (una ‘ventana’ o una ‘rendija’) demasiado estrecha que nos ha permitido circular por ellas y tener una visión más amplia de la situación del municipio.

Es importante no olvidar las condiciones de fiabilidad que debe cumplir toda encuesta:

  • Tamaño de la muestra: Una muestra poblacional reducida presenta unos mayores márgenes de error. Hay que reconocer que el coste que supone realizar una encuesta para X encuestados es menor que X+100 pero, en estos casos, las fluctuaciones en los resultados de una encuesta a otra son importantes.
  • La calidad del cuestionario y neutralidad del encuestador: Las preguntas deben ser concisas y sin ambigüedades. El tono utilizado por el encuestador no puede inducir a ninguna respuesta, ni reflejar opiniones personales.

Los encuestadores no deben ser militantes de ningún partido político

Por tanto, demos la importancia que se merece a este instrumento dentro de la estrategia de campaña, por favor,  sin incidir en la “sondeomanía”. Las encuestas proporcionan la estimación electoral de una muestra en un momento determinado, no debemos convertirlas en centro de los debates políticos… Los debates deben girar en torno a propuestas, planes y programas que  verdaderamente es lo que importa a los ciudadanos.

Segunda parada… siguiente post … Estrategia de Campaña

///

Artículos Relacionados

Leave a Comment