pl
opi

Primero que nada, percibo que en general y en varios países latinoamericanos, menospreciamos de alguna manera y tal vez sin intención, la esencia y razón de las famosas relaciones públicas. No acostumbramos a explotar todas las relaciones públicas, nos quedamos con la publicidad y el mercadeo para manejar campañas pequeñas o comunicación institucionales de varias empresas o dependencias públicas.

¡La verdad de las cosas es que las Relaciones Públicas son la vida! Para ir calentando un poco los motores, vale decir que la publicidad es lo que nosotros decimos de nosotros mismos, mientras que las relaciones públicas son lo que yo puedo controlar o gestionar para que terceros hablen o digan de mí. Entonces, podemos ir diciendo que las RRPP van desde el manejo de reputación de una persona, hasta el poder de los terceros y si no sabemos reconocer el poder de los terceros en una campaña o comunicación institucional estamos un poco mal. Las buenas relaciones con la prensa no se hacen solas tampoco, ni los vínculos con sus audiencias metas, y eso también es tarea de las relaciones públicas.

Boris Ernesto Henríquez Aguilar
Salvadoreño, Licenciado en Relaciones Internacionales, por cursar Máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política, Docente Universitario, estrategia digital, muy apasionado por la comunicación política, el manejo de crisis, política 2.0, redes sociales y como potenciar la transparencia y el acceso a la información pública a través de las TIC´s. Amante del fútbol.

En un buen equipo no pueden faltar asesores, Community Managers, fotógrafos, diseñadores, comunicadores, periodistas, alguna agencia de publicidad o mercadeo de por medio, pero sobre todo un relacionista público. El trabajo de este relacionista público es cuidar cada uno de los detalles para ir generando mejores relaciones y vínculos con sus audiencias, y eso incluye audiencias internas y externas. Asimismo, debe de tener un buen mapeo de la prensa del país, para tener buenas relaciones con los medios de comunicación, el relacionista público es el que negocia, en la medida de lo posible, los temas de una entrevista, el que ensaya y prepara escenarios, claro que también apoya y bastante en un manejo de crisis. En resumen, no se pelee con un  buen relacionista público. Por eso insisto, no descuide o minimice el trabajo de un relacionista público en su equipo de campaña o institución.

No descuidemos estrategias de comunicación interna, recuerde que en muchas ocasiones sus bases y estructura son sus principales voceros y deben de estar bien informados para que sean buenos replicadores. Y para el caso de la asesoría de imagen, con más razón debe de gestionarse el trabajo de relaciones públicas, ya que puede tener la mejor cara o rostro político como su cliente, pero de igual manera hay que cuidarle y gestionarle su imagen en casi todas las etapas de su campaña o gestión.

Si quiere una buena imagen debe de tener buenos vínculos con sus públicos de interés, su imagen pública, como un ente comunicante tiene muchos públicos, desde su estructura, asociaciones y otros votantes y para todos ellos se necesita una estrategia. Las relaciones públicas son la vida, y debe de existir uno en su staff.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *