La grieta no es política ni impuesta; es social y preexistente

Por Fernando Flores D’Ascencao

Desde hace ya varios años se instaló en toda la sociedad -con el aporte de los medios de comunicación- aquella idea de una grieta que dividía cada vez más a la sociedad. Y fue la misma comunicación mediática la que se presentó con acto y actor, producto y productor, dándole a la política la responsabilidad creadora de esa especie de sisma que la sociedad estaba adquiriendo.

Este planteo así expresado pareciera ser el común denominador de un análisis que parte ya desde una falsa premisa: Ni la grieta vino a instalarse ni la sociedad la fue incorporando. La grieta no es política ni impuesta; es social y preexistente.

Fernando Flores D’Ascencao Licenciado en Comunicación Social (UNC) y Diplomado en Gobierno Local (Konrad Adenauer Stiftung).  Miembro de la Asociación Argentina de Comunicación Interna (AAdeCI).  Docente y Capacitador en Arte, Diseño y Comunicación. Consultor en Imagen y Comunicación, RR.PP., RR.II. y RSE. Participación en organización de Cumbres Latinoamericanas de Alcaldes y Congresos de Gobiernos Locales en Argentina y LatAm. Disertaciones: "Gobiernos abiertos, Comunicación directa", "Los nuevos escenarios de la participación comunitaria", "Las ventajas de comunicar legislación", "No comunicar igual a no gobernar", "Comunicación de crisis en las ciudades del siglo XXI", "La comunicación global del gobierno local", entre otros.
Fernando Flores D’Ascencao
Licenciado en Comunicación Social (UNC) y Diplomado en Gobierno Local (Konrad Adenauer Stiftung).
Miembro de la Asociación Argentina de Comunicación Interna (AAdeCI).
Docente y Capacitador en Arte, Diseño y Comunicación. Consultor en Imagen y Comunicación, RR.PP., RR.II. y RSE.
Participación en organización de Cumbres Latinoamericanas de Alcaldes y Congresos de Gobiernos Locales en Argentina y LatAm.
Disertaciones: “Gobiernos abiertos, Comunicación directa”, “Los nuevos escenarios de la participación comunitaria”, “Las ventajas de comunicar legislación”, “No comunicar igual a no gobernar”, “Comunicación de crisis en las ciudades del siglo XXI”, “La comunicación global del gobierno local”, entre otros.

En psicología de medios -máxime en relación a temas políticos, ya sean de gestión o administración, como de campaña electoral o partidaria- los temas que perduran y profundizan ideas no los adquiere el espectador por el hecho de consumir lo que los medios dicen, lo que los medios hablan. No funciona así la rueda, todo lo contrario: el espectador, el ciudadano va a los medios que le rubriquen y ‘garanticen’ las ideas que él mismo ya elaboró. Ésa es la dirección del circuito. Pensar que la sociedad es de por sí abierta y plural en materia comunicacional es una entelequia que en forma de círculo vicioso potencian los propios medios, mostrándose como plurales e independientes para que el mismo espectador sea quien editorialice y concluya sus propias ideas.

Es en sentido inverso que funciona la rueda: El ciudadano, el espectador de medios, ya tiene su idea formada, ya tiene su percepción instalada, ya tiene su estructura conceptual y luego de ésta busca el medio que le refrende su pensamiento, va a allí donde le digan ‘Ud. está en lo correcto’. Es decir, la sociedad no apoya o deja de apoyar un gobierno, una política, un partido porque se lo digan los medios, la prensa, la comunicación de masas. No lo hace ni a nivel candidato ni a nivel gobernante. El ciudadano no sigue a un medio que le indica a quién votar, el ciudadano va en busca de aquel medio que le dice ‘que bien decidiste, porque mirá lo que hizo, está haciendo y piensa hacer tu candidato’. Así funciona el entretejido comunicacional, y los medios lo manejan conscientemente; la sociedad, inconsciente.

Y, volviendo a la famosa grieta, si esta sucede con su mayor notoriedad en un proceso electoral, también se presenta con fuerza en la aprobación o desaprobación de una gestión de gobierno. Los medios aquí sí que ponen su abismal estructura para potenciarla pero –nuevamente- no la crean. Solamente la exacerban, la elevan, la exasperan. Extienden transversalmente la invitación a la sociedad toda a jugar el simple juego de la bola de nieve -cuando no de la avalancha-. Y el juego aunque parezca increíble es siempre proporcional en los resultados: un jugador –los medios- conoce el juego en desarrollo y el otro –la sociedad- ni siquiera se entera que es jugador activo pero inconscientemente igual sale ganando. De ahí el triunfo de la teoría de medios que habla que los conglomerados multimediáticos le dan a sus espectadores lo que éstos quieren por encima de aquella que defendía lo contrario. Negocio redondo para ambos. Uno con público cautivo, audiencia estable y encendido o circulación garantizada; y el otro obteniendo lo que necesita para proyectarse más allá de sólo ser parte anónima de una sociedad y un simple individuo al fin.

Por otro lado, se pretende siempre para no pensar en profundidad el primo y esencial funcionamiento de la grieta, en el tosco reduccionismo de una discusión banal de personajes que adquieren peso específico suplantando como sujeto y objeto real de pensamiento a la política tanto en su estado teórico -ideologías, teorías, escuelas, etc.- como en funciones prácticas –gobierno, administración, gestión, políticas públicas-
Enfrascados en esta tela de araña bien entretejida por los intereses del poder, la ciudadanía termina comprando la idea de un ‘responsable’ de la grieta , un responsable que siempre termina siendo aquella política contraproducente al establishment mismo y -como mascarones de proa, ya que al fin y al cabo la política es una idea colectiva- los políticos que presentan y representan esa política. Se atacan los molinos de viento, no el viento. Y he aquí la subrepticia trampa en la que cae la sociedad en su conjunto: enfrascarse en los molinos y no en lo que los mueve.

Y en otro orden de cosas, o en la misma desde otro enfoque -y para ir cerrando este simple ejercicio de pensar en voz alta- quizás no baste con sólo decir que la grieta no es política ni impuesta y que es social y preexistente. Talvez tengamos que recordar que desde que el hombre es hombre existen las grietas, eso significa posibilidad de opción, variantes de decisión, posibilidades de elección. El problema quizás no sea que el ciudadano tenga que ubicarse de un lado o del otro, que prefiera la vereda de aquí o la de enfrente; vamos, que el problema no es en definitiva que la sociedad elija dónde pararse y el concreto lugar donde lo haga, el problema es que la obliguen.

En definitiva transcripción el problema no es ni la grieta ni la sorpresa por algo que siempre existió, el problema es el nivel de conciencia de los jugadores que juegan el juego y la dirección en que gire la rueda.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

7 comentarios sobre “La grieta no es política ni impuesta; es social y preexistente

  • el 7 junio, 2016 a las 18:17
    Permalink

    estoy de acuerdo, ya que el hombre, desde el logro del razonamiento y por consiguiente el libre albedrío, creó diferencias, al poder instalar, ante sus pares, su propio pensamiento o razón y creó a partir de esas primeras diferencias,indudablemente sociales, el quiebre que no hubiera existido si el pensamiento, los gustos, intereses comunes hubieran apuntado todos hacia una única dirección y eso es lo que hoy llamamos ” la grieta”, que por lo dicho anteriormente, abarca todo el transcurrir del ser humano desde sus inicios, por supuesto esto también hoy, creo, incluye a la política, ya que la misma esta inserta como una parte importante en la sociedad toda.

    Respuesta
    • el 9 junio, 2016 a las 22:31
      Permalink

      Gracias Héctor por compartir tu opinión y ayudar a ampliar el pensamiento. Y sí, concuerdo ampliamente que como actores sociales, la política nos atraviesa a todos transversalmente.
      Abrazo grande!

      Respuesta
  • el 7 junio, 2016 a las 16:03
    Permalink

    Impecable punto de vista Fernando. Siempre se debe agradecer el que nos hagan pensar y nos muestren que se lo puede hacer desde diferentes ópticas. Gracias pues!

    Respuesta
    • el 9 junio, 2016 a las 22:33
      Permalink

      Gracias a vos Javier por la predisposición a leer estas notas y tus cordiales devoluciones. Suman mucho.
      Slds!!

      Respuesta
  • el 7 junio, 2016 a las 12:24
    Permalink

    Muchisimas Gracias por el articulo, esta muy claro y coincido

    Respuesta
    • el 9 junio, 2016 a las 22:36
      Permalink

      Agradecido yo por tu lectura Santiago. Me alegra saber puedo aportar algo, así sea un simple disparador de nuevos pensamientos.
      Cordial saludo

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.