La ductilidad de las ciudades

Por José O. Veron por PolCom

La ductilidad, como virtud de gobernancia, es puesta contemporáneamente de resalto. Gobernancia, básicamente, es gestionar con eficacia, eficiencia y efectividad. Se solía considerar que, la ductilidad de una gestión era un extremo o polo en un continuo donde el otro polo era la rigidez, y el “justo medio” o el balance, la flexibilidad

Pero hoy se sostiene que una gestión de gobierno, urbana, por ejemplo, debería ser, además de flexible, dúctil, porque las circunstancias políticas y sociales requerirán, seguramente, adaptación. Si las gestiones son adaptables y adaptativas esto redunda, en general, en mejoras en la gestión y también en más eficiencia social

Hasta aquí, una apretada síntesis del pensamiento socio-político dominante, en materia de gestión. Es “Pésima” la rigidez en las gestiones de gobierno, es “Optima” la flexibilidad y es “aceptable” la ductilidad. Con flexibilidad y ductilidad hay adaptación adecuada a las cambiantes circunstancias socio-políticas, con rigidez, en general, no. Esto no invalida la virtud de la firmeza, cuando es necesaria. Pero firmeza no es rigidez; la rigidez es, a grandes rasgos, la patología de la gestión

¿Qué es, y qué significa, que una gestión urbana, de una ciudad, sea flexible, dúctil o rígida? ¿Y qué significa, a su vez, esto para las ciudades en general, y en casos concretos?

Que una gestión sea flexible significa que, puede mutar para absorber las presiones; no obstante lo cual, la gestión tiene la firmeza necesaria para sostenerse en aquello en lo que, precisamente, es necesario mantenerse firme. Por ejemplo, si un grupo de manteros pretende instalarse en una zona de gran atracción turística, esto no es permitido, pero se negocia otra locación, otra ubicación. La flexibilidad es la cualidad y la virtud optima de una gestión

Que una gestión sea rígida implica en lo fundamental intransigencia; la gestión no negocia y es vertical a la hora de ejercer el control y el mando. Por ejemplo, si un sindicato pide cortar una calle o una avenida para hacer una manifestación, el permiso es denegado y la manifestación, terminantemente prohibida. La rigidez, en una gestión, aunque admisible en algunos y en ciertos casos, es considerada cualidad y vicio pésimo de una gestión

Que una gestión sea dúctil, implica y significa que, se está dispuesto a abandonar ciertos vectores o postulados fundamentales de la gestión, si las circunstancias o el contexto lo aconsejaran muy fuertemente. La firmeza aquí no sería recomendable ni sería lo mejor, sería un “remedio peor que la enfermedad”, y, en todo caso, el mal menor es ceder. Por ejemplo, si hay fecha prefijada de elecciones, pero ciertas circunstancias y sofocones socio-económicos aconsejan seriamente el adelantamiento de las elecciones, como manera de descomprimir y de evitar un desgaste inútil, a pesar de que pueda parecer señal de debilidad, quizá habría que adelantar las elecciones comunales

Claro que la ductilidad en la gestión nunca puede ser total, porque en ese caso la gobernanza se haría imposible; la ductilidad nunca puede ser total, y el criterio rector es la flexibilidad; pero si, una cierta dosis de ductilidad es necesaria en todo buen gobierno y en toda buena gestión; dado que opera como válvula de escape de la gestión y le permite tener una humana clausura operacional, para utilizar la terminología sistémica

Dos cuestiones de máxima relevancia: primero, al ser la gestión comunal una obra y una hechura humana, no de maquinas ni de robots, que siguen cumpliendo una función, importante pero auxiliar; de humanos, y para humanos, que la gestión tenga sus válvulas de escape, que le permitan tener una razonable y humana clausura operacional, deviene de la máxima y mayor importancia, a los fines adaptativos

Segundo, como se consigno, la ductilidad nunca puede ser total, porque no habría gestión ni estrategia, ni políticas públicas, sino que solo se daría un marco de excesiva permisividad que haría errática la gestión. Corresponde y es más “correcto” tratar de instalarse en el marco de la flexibilidad

Por eso, las ciudades y las gestiones son, y tienen que ser, dúctiles, pero quizá no tanto  .

 

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.