LA DEMOCRATIZACIÓN DE LAS REDES: ¿NUEVOS ESPACIOS DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA?

Por Amyeris Piñero (@Amyeris1)

El uso de la Internet y la posterior creación de las diferentes redes sociales que conocemos hoy, tales como Facebook, Twitter, Instagram, Periscope, Pinterest entre otras, han convertido al mundo digital en grandes plataformas de transmisión de comunicación mundial. La internet en su generalidad, junto a las redes sociales, ha conseguido ingresar velozmente a la vida de casi todos los seres humanos que tienen acceso a ellas, logrando cambiar las reglas del juego político en más de una ocasión; esto lo observamos más detenidamente durante los procesos de campañas electorales, en los que se observa como los diferentes partidos políticos van incorporando cada vez, con mayor frecuencia, un centro digital desde donde transmitir las diversas  informaciones a sus seguidores.

Hace más de treinta años, era inimaginable que la política estuviese guiada por un conjunto de redes de redes que permitiesen la democratización de la comunicación y la información. Presenciamos una comunicación así cuasi omnipotente hoy día, alejada de los grandes paradigmas como lo fue la comunicación de masas, y que cada vez está más expuesta al escrutinio de la sociedad sobre problemas a la veracidad y autenticidad de las fuentes, a la calidad de los contenidos que distribuye y derechos sobre la propiedad intelectual de lo filtrado. El mundo conocido como 2.0, hace del usuario un ente protagonista, haciendo que redes sociales como Facebook, Twitter, YouTube y Google+, sean los mecanismos y herramientas más usados a nivel mundial para la difusión e intercambio de conocimiento en distintos ámbitos del acontecer internacional.

unnamed (2)Los movimientos sociales contemporáneos no están ajenos a esta realidad digital, éstos encuentran en la red, un espacio abierto que les da la libertad de informar y organizar movilizaciones considerables en la búsqueda de un cambio dentro del sistema político en el que habitan. Es así que líderes locales y de opinión, políticos, entre otros., están presentes como imagen, como apariencia públicamente en la web. Twitter, por ejemplo, es utilizado como una de las principales plataformas digitales en la búsqueda de la información, gracias a lo directa e inmediata que puede llegar a ser, además, concede la interconexión con otras redes sociales permitiendo la distribución masiva y casi “viral” de las imágenes e información de toda índole; sin embargo, sus 140 caracteres dificultan la libre expresión de las ideas y los mensajes en clave política.  A pesar de ello, sigue siendo la plataforma preferida de políticos, gobiernos e instituciones en general, ya que les brinda la posibilidad de compartir información, mantener una cercanía con el ciudadano dando paso al feedback en la gestión y, reduciendo el tiempo de espera por respuestas. Los movimientos sociales contemporáneos la utilizan para organizarse, para vincularse de modo inmediato, con los ciudadanos con el fin de exponer programas de acción conjunta que llevarán a cabo en el movimiento. De este modo, la Primavera Árabe (2010) y el Movimiento 15-M mejor conocido como el Movimiento de los Indignados (2015), dieron sus primeros pasos tras el uso de las TIC’s mostrando a la sociedad global, a las organizaciones políticas, su resistencia a un sistema político que ya no los identificaba y que no respondía a sus necesidades e intereses.

Amyeris Piñero Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas, mención Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Diplomado en Estudios Diplomáticos y Relaciones Internacionales por la World Federation of United Nations, Magister en Gerencia, Administración Pública, Desarrollo Local y Gobierno Electrónico por el Instituto Internacional de Estudios Globales para el Desarrollo Humano y el Centro UNESCO (España). Especialista en: Comunicación Política, Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, Gobierno Electrónico, Participación Ciudadana en redes sociales.
Amyeris Piñero
Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas, mención Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Diplomado en Estudios Diplomáticos y Relaciones Internacionales por la World Federation of United Nations, Magister en Gerencia, Administración Pública, Desarrollo Local y Gobierno Electrónico por el Instituto Internacional de Estudios Globales para el Desarrollo Humano y el Centro UNESCO (España).
Especialista en: Comunicación Política, Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, Gobierno Electrónico, Participación Ciudadana en redes sociales.

En la actualidad, los movimientos sociales se identifican como la fuente de cambio más importante de la sociedad, y como tal, necesita impactar con toda la fuerza posible en la opinión pública mundial. Es así como la conexión de redes de redes les ha brindado esa posibilidad que, siglos atrás era inexistente en la búsqueda y consecución de objetivos generales. Las ventajas resultantes del uso de las nuevas tecnologías, es decir, sus costos reducidos y muy económicos, ha generado una verdadera revolución digital dentro de la política, dando origen a dos corrientes dentro de la web, cuyas diferencias son mínimas y que, en ocasiones, tienden a fusionarse, complicando su distinción y la apreciación dentro de un mundo globalizado. Hablamos de este modo, del “ciberactivismo” y del “hacktivismo”. El primero de ellos, se refiere al uso de las nuevas tecnologías como medio de comunicación y difusión de información a grandes audiencias por parte de los diferentes actores político-sociales; el segundo, por su parte, está dirigido al uso no violento de las redes sociales y demás espacios digitales, de modo legal o ilegal, cuyo fin en común es impactar y generar cambios en el sistema político.

De ello, se puede observar como pequeños actores o micropoderes, son capaces de desafiar al Poder y al statu quo establecido. Presenciamos, un escenario que está expuesto a una posible disolución de los poderes tal como los conocemos, ya que, cada vez es más común la influencia de los micropoderes en asuntos de política nacional, sin embargo, existen microactores cuyas acciones y capacidades se encuentran cercanas a los llamados ilícitos, logrando minimizar las acciones de poder por parte del Estado; es por eso que en la era digital, somos testigos de cómo voluntades particulares o un grupo local logra potenciar su importancia al punto de lograr impactar en la política nacional y, en ocasiones, en la política exterior todo ello con la ayuda de las conexiones de redes de redes y lo influenciable que puede llegar a ser el mundo en tanto que pueden proliferarse los factores de presión a través de la red.

Producto de ésta revolución digital, el mundo trascendió de un escenario de guerras totales, a uno de guerra cibernética, en la unnamed (3)que los Estados, como actores on-line, son los que reclaman para sí el monopolio de la información, bajo la premisa del conocido y en ocasiones mal utilizado “secreto de Estado”. En la actualidad, somos partícipes del desafío constante por parte de los movimientos y actores sociales, sin embargo, la existencia de esos micropoderes que no contemplan la legalidad en sus planes de acción, logran infundir temor dentro de la sociedad, llegando a ser considerados ciberterroristas o terroristas de la web; Anonymous, es uno de esos microactores que retan la seguridad de la información que dominan los Estados, y utilizan la web para vulnerar los sistemas de seguridad de los actualizados y digitalizados e-gobiernos, desde los representantes políticos hasta la instancia de gobierno local, logrando cambios estructurales en las políticas desarrolladas, haciendo del poder algo más fugaz para quienes lo detentan y que se re-estructura con cada innovación tecnológica que se desarrolla.

No queda la menor duda del nacimiento, crecimiento y propagación de actores poco convencionales, que terminan apropiándose de una cuota considerable de poder, haciendo del Estado, una figura que deja de ser centralizada y sin oposición. Observamos así, un escenario de múltiples visiones afianzadas por las nuevas tecnologías que brindan al ciudadano nuevos mecanismos de participación y representación, logrando incidir en las políticas de gran importancia nacional e internacional, no obstante, todavía es prematuro afirmar que no se está ausente en la mayoría de la toma de decisiones políticas de los asuntos públicos.

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Un comentario sobre “LA DEMOCRATIZACIÓN DE LAS REDES: ¿NUEVOS ESPACIOS DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA?

  • el 19 agosto, 2015 a las 23:00
    Permalink

    Es excelente espero que el próximo sea igual o mejor

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.