En la política, la comunicación es tan importante que garantiza la democracia

Por Javier Galue La democracia tiene su “graduación” que depende de muchas variables.

Parece una frase exagerada o hecha para llamar la atención pero en mi opinión es verdadera. Y lo digo porque la democracia no es algo binario con dos alternativas claras como el “cero o uno”, “blanco o negro”, “si o no”… la democracia tiene su “graduación” que depende de muchas variables. En un sitio puede haber democracia y en otro también pero en el primero puede haber una democracia solo de votos y en otro puede haber una democracia completa y más justa. O sea, que se puede ser muy democrático o menos democrático habiendo un mismo sistema de votación y una misma legislación electoral. Muchos dicen que no le gustan los apellidos a la palabra “democracia” pero es que los tiene y dependen mucho de la comunicación, por eso el título de mi artículo.

Entiendo que se considera un país como democrático (de manera general) si se realizan votaciones para elegir a sus representantes en las instituciones y otras condiciones como libertad de expresión, etc. Pero el hecho de que haya votaciones no implica que se es 100% democrático o no. El valor de la democracia va en función de que cada ciudadano tenga el mismo derecho de decidir con su voto, pero ese derecho es legítimo si cada ciudadano tiene a disposición la información necesaria, suficiente y sin ninguna parcialización para que su decisión sea basada en la realidad y sin ninguna influencia externa sobre su voluntad.

Tomo un ejemplo “ficticio”: si en España hay una comunidad autónoma donde sus medios de comunicación están controlados por el gobernante de turno y parcializan sus contenidos, si en las escuelas se incluyen mensajes ideológicos que adoctrinan a los niños y jóvenes como futuros votantes, si se ponen trabas para que las demás ideologías puedan dar a conocer sus programas y objetivos, etc., los votantes no tienen la información suficiente y necesaria para tomar una decisión adecuada y justa de acuerdo a su criterio. Y todos estos elementos son de una u otra manera “comunicación”. La democracia solo será plena si la comunicación a cada uno de los votantes por parte de TODOS los protagonistas democráticos es igualitaria y si es posible en 360º.

Lamentablemente esa condición no se cumple en muchos sitios en el mundo y si lo analizamos bien tampoco en nuestro país (España). La comunicación pasa a ser un elemento básico y totalmente necesario para que haya democracia, pero democracia total y real.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.