La astucia de la razón de las ciudades y de la red

Por José G. O. Verón

A G. W. F. Hegel (1770-1831) se atribuye la noción de astucia de la razón. La astucia de la razón viene a significar, desde otro punto de vista, esa mano invisible (A. Smith—1723/1790) que muchas veces se tiene la sensación que guía la historia, y la evolución social, económica y tecnológica. Hegel cree además, en un poderoso supuesto, que la guía para “bien”

Esto es decir que, lo que esta, lo que ocurre, lo que pasa, los acontecimientos y los sucesos, muchas veces, nos da la sensación que no se deben tanto a la intencionalidad, la pericia, o la direccionalidad que le imprimieron ciertos actores sociales e institucionales, sino que, más bien, los acontecimientos se organizaron casi y hasta cierto punto como solos, como una resultante de muchas fuerzas complejas, algunas convergentes, y otras divergentes

No significa esto que, la intencionalidad, el empuje y el empeño de los actores sociales no hubiera tenido sentido; muy probablemente, de no darse estos denuedos y esfuerzos el resultado de la configuración final, a un momento determinado en el tiempo, hubiera sido otro y diferente. Estos esfuerzos sistemáticos son verdaderamente muy importantes. Pero la configuración social, urbana y tecnológica que a un determinado momento se da y se presenta, como una “foto” de ese momento, pareciera en definitiva guiada por una mano invisible (¿Dios?) que concateno los hechos y configuro el estado final, a un momento dado

Hegel va más allá, en este sentido, y postula—de manera básica—que esta mano invisible es astuta, es la astucia de la razón que, en definitiva, arroja y suscita en general positivas connotaciones y evoluciones. La razón seria astuta

El gran filosofo norteamericano R. Nozick (1938-2002) propone lo que él llama “explicaciones de mano invisible”, cuando, al “explicar”, se hace abstracción de los voluntarismos, las conspiraciones y los hechos fuertes de los actores con poder, y se narra lo acaecido, tratando de detallar toda su complejidad, no atribuyendo los sucesos a voluntades onmínodas y total y absolutamente determinantes

La astucia de la razón, es sin embargo cierto que es muy factible de ser constatada, en análisis “ex post facto”, donde a veces se puede, con la perspectiva que da el tiempo, apreciar que la configuración de estado final de determinados hechos y sucesos, era quizá preferible a otras alternativas que también eran, potencialmente, posibles. Pero claro que esta aseveración, será siempre muy opinable y difícil, y la astucia de la razón Hegeliana, según él, en el camino gradual hacia una mayor libertad del hombre y del espíritu (Hegel era idealista romántico), es cuestión ciertamente, por lo menos, opinable. ¿Es astuta la razón? Hegel creía que si

Pero vamos a suponer, como un poderoso supuesto, que sí, que la razón es o sería astuta, en definitiva. ¿Tiene esto alguna constatación en las ciudades, cada vez más inteligentes? ¿Y en la red?

En la red hay ejemplos y casos claros. Cuando en las redes sociales hay algún “trending topic”, este surge de manera en general anónima y más o menos espontánea, no hay una “autoridad central” o un “zar” que lo imponga. Y la configuración de trendings topics es, al cabo del dia, una cuestión de “mano invisible” y, hasta cierto punto también, de “astucia de la razón”, porque refleja de manera inmejorable las principales cuestiones y preocupaciones del día, los así llamados “issues”, ciertamente mejor que si cualquier autoridad central lo hubiera programado o planificado

Las “Smart Cities”, van generando también en los distintos barrios espacios de aglutinación, en torno a objetos específicos, mayormente sin dirección central; en torno a lo que va surgiendo o emergiendo. Se van perfilando zonas de restaurantes, de teatros, de universidades, de oficinas, mayormente sin planificación centralizada. Aquí hay mano invisible, y—más opinable—astucia de la razón

No estamos diciendo para nada que la planificación de los actores no tenga importancia; la tiene, mucha, y gravita, pero lo que finalmente ocurre es cuestión pareciera mucho más compleja. Es quizá—solo quizá– probable que a las ciudades inteligentes y a la red también las asista, hasta cierto punto al menos, la mano invisible y, también, la astucia de la razón.

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.