José Antonio Latorre :” las estructuras tan jerarquizadas y “verticales” propias de la administración, conspiran contra la innovación “

Tenemos el gusto de entrevistar a José Antonio Latorre (@josanlatorre), a muy poco del II Congreso Novagob 

¿Qué beneficios aporta la Innovación en la Administración Pública?

La administración pública en general y la española en particular, se encuentra en una encrucijada; los recursos económicos han disminuido drásticamente y la última legislación pone todo su acento en el control del déficit público. A la vez, la ciudadanía presiona cada vez más para obtener mayores y mejores servicios de forma eficiente.

Por tanto, el reto al que se enfrenta nuestra administración es “hacer más y mejor con menos”. Ello sólo es posible desde la innovación y ese es el gran beneficio que ella aporta.

Innovar es una manera de crear propuestas de valor en el sector público, y ello significa redefinir las políticas públicas, el rediseño de los servicios y la forma de prestarlos, así como la revisión de los canales de comunicación con las personas, empresas y organizaciones.

La buena noticia es que la innovación ya se va dotando de metodología. Parafraseando a Carmina Sánchez, Marcelo Lasagna y Xavier Marcet, la innovación pública se sostiene en 4 pilares fundamentales: Estrategia (el rumbo), Cultura (compromiso), Gobernanza (decisión) y Procesos (Acción)

¿Cuáles son las dificultades a las que se enfrenta la Administración Pública en materia de Innovación?

Se me ocurren algunas, aunque seguro que me dejo bastantes en el tintero.

La administración es fundamentalmente garantista, y debe seguir siéndolo, sin duda, pero eso hace que en la gestión cotidiana los empleados públicos nos centremos más (o sólo) en la parte procedimental, a costa del resultado (servicio prestado)

CMcChw6WcAAjjPNNo está generalizada una cultura de planificación estratégica, y suele ser la inercia de funcionamiento quien marca la pauta. “Si siempre se hizo así, para qué cambiar…”

Por otra parte, la toma de decisiones en el sector público suele ser compleja, dada la cantidad de variables que hay que tener en cuenta. En ese contexto, asumir riesgos, propio de la innovación, se hace extremadamente difícil.

Señalar también otra dificultad: las estructuras tan jerarquizadas y “verticales” propias de la administración, conspiran contra la innovación que precisa justo de lo contrario, es decir, organizaciones flexibles y ágiles.

¿Qué posibilidades ofrecen las nuevas tecnologías en los procesos participativos de la ciudadanía?

Las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental en la relación de la ciudadanía con la administración.

Permíteme que aporte algunos datos del último informe “La sociedad de la información en España. 2014” de la Fundación Telefónica, porque son muy elocuentes: El 76,2 % de la población española utiliza Internet, el 86,3% de los hogares tienen un ordenador portátil y en el 88,8% hay smartphone. Y más todavía: el 78% usa mensajería instantánea, casi la mitad de la población ha comprado alguna vez por internet y en la misma proporción se relacionan por este medio con la administración. Esta relación virtual con la administración supone un ahorro estimado de 152 millones de euros para empresas y ciudadanos y de 3 millones para la propia administración.

Por tanto estas nuevas tecnologías posibilitan que la interacción ciudadano – administración se cada vez más fluida para:

La gestión virtual de los trámites (más allá de que tenemos mucho pendiente por hacer en administración electrónica)
El establecimiento de nuevos canales de comunicación y participación, ágiles y efectivos. Se me ocurre a modo de ejemplo, el éxito de la iniciativa del Ayuntamiento de Mataró para interlocutar con la ciudadanía a través de la mensajería instantánea, o el canal de twitter de la policía, con 1,75 millones de seguidores, que tanto ayuda a la solución de incidentes e incluso a la captura de presuntos delincuentes

¿Qué importancia han adquirido las Políticas de Transparencia y los accesos a la información por parte de la ciudadanía en los últimos años?

A veces tengo la sensación de que, desde la administración, consideramos al ciudadano más como contribuyente que como cliente. Sin embargo, y afortunadamente, éste es cada día más exigente y reclama servicios de calidad, con agilidad y eficiencia en el gasto. Yo diría que se está produciendo un cambio en esta concepción y el ciudadano no se conforma con ser un receptor pasivo de los servicios.

En esta línea, las políticas de participación y transparencia adquieren un valor especial. Ya no se trata de trabajar para el ciudadano, sino con el ciudadano.

Creo que la transparencia es sobre todo una cuestión de actitud de los servidores públicos, es decir, algo que debe formar parte de la cultura organizacional. Debemos tomar conciencia de que trabajamos por y para los ciudadanos. Hemos de considerarlos propietarios, accionistas, de nuestras instituciones.

Por ello, la manera de implantar políticas de transparencia no es sólo generar normativa (que ha llegado algo tarde e incompleta), ni hacer “portales de transparencia”, sino de fomentar cambios culturales en la forma de mirar y considerar a los ciudadanos. Nuestras organizaciones, el sector público en general, debe tener paredes y techos de cristal, y nuestra gestión sometida a evaluación continua.

¿Qué utilidad creen que le dan los gobiernos a la información que reciben del ciudadano?

En general, se detecta cierto miedo a recoger información de los ciudadanos. Supongo que tendrá que ver con cierto temor a que se nos recuerde lo que hacemos mal.

Los profesionales que tenemos responsabilidades en el ámbito de la formación, hemos interiorizado que el ciclo de trabajo tiene cuatro fases: 1. Análisis de necesidades, 2. Planificación, 3. Desarrollo-ejecución de la actividad y 4. Evaluación.

Tengo la sensación de que en la mayoría de los servicios que se prestan, al ciudadano, ni se le pregunta antes, ni se le pide al final que evalúe. Y sin embargo son precisamente ellos quienes tienen la información que nos interesa.

Otra asignatura pendiente de la administración pública es la interoperabilidad. Aunque la normativa dice lo contrario, seguimos pidiendo datos al ciudadano que ya tenemos, pero parece que somos incapaces de interconectar nuestras administraciones para evitarlo.

De alguna forma ya lo hemos comentado antes. Sólo con mecanismos que permitan la colaboración de los ciudadanos en la detección de problemas, análisis y propuestas de solución, seremos capaces de construir esa nueva administración que la sociedad a la que servimos reclama.

Cuáles son tus expectativas del II Congreso Novagob ?

Mentiría si no dijera que estoy ilusionado con participar en el II Congreso Novagob. No estuve en el primero y quizá por ello ahora me apetece más.

Aspiro a conocer empleados públicos y personas del sector privado que trabajan para la administración, de un lado y otro del océano, para poder compartir con ellos dudas, experiencias, expectativas en un debate que seguro será muy enriquecedor. A muchos de ellos les conozco virtualmente, pero quiero ponerles cara y voz.

Un congreso siempre es una inyección de motivación. Por una parte, sometes a juicio de los demás tus experiencias que salen enriquecidas con nuevas aportaciones. Por otra, conoces realidades innovadoras que te hacen reflexionar y analizar su posible implantación en tu organización.

Este congreso también espero que sea lugar de encuentro con personas a las que conozco de hace tiempo, con las que comparto mi pasión por lo público y con las que hemos establecido lazos de afecto que van más allá de lo profesional.

Y viajar a Canarias en general y a Tenerife en particular, siempre es un placer y un regalo para los sentidos: su clima, su gente, sus paisajes … son inigualables

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.