pl
opi

Internet de las Cosas: las conexiones del futuro

INNOVACIÓN

Es el desarrollo y uso de este tipo de tecnologías inteligentes lo que nos permite pensar y construir nuevas soluciones para dar un servicio de excelencia a los ciudadanos.

Por Andrés Larre (@Andres_Larre), Subsecretario de Innovación y Ciudad Inteligente del Ministerio de Modernización, Innovación y tecnología de la Ciudad de Buenos Aires.

Hablar de IoT (Internet de las Cosas) hoy no es hablar sólo de una idea sino de una realidad. Si bien el concepto no es único, ni necesariamente universal, consta de un denominador común que es la utilización de la tecnología para mejorar la calidad de vida de las ciudades. Así como aprender de las experiencias realizadas y adelantarnos a eventos futuros por medio del análisis de datos y el desarrollo de predicciones cada vez más certeras. Todo ello es posible si logramos que el ciudadano de la Smart City, sea el protagonista y el centro alrededor del cual deben generarse las soluciones Smart a los problemas de la ciudad, para cuya identificación, valoración y mejora es indispensable su participación activa.

La interconexión digital entre diferentes objetos a nuestro alrededor, algo impensable hace 20 años atrás, se vuelve natural y tangible en estos días. Esta posibilidad de comunicación inteligente entre cualquier producto con otro, es posible gracias al desarrollo de numerosas tecnologías diseñadas por las principales compañías del sector.

Así, en el desafío por desarrollar ciudades cada vez más inteligentes, el IoT es hoy una herramienta fundamental. La encontramos aplicada a señales de tráfico sincronizadas o en alumbrados públicos inteligentes.

Podemos identificar algunos elementos que son comunes a cualquier solución IoT y que garantizan la eficaz implementación de estas tecnologías. Partiendo de la existencia de una red que proporcione conectividad, encontramos conexiones bidireccionales con datos que se capturan por medio de sensores y pueden desencadenar una acción mediante concentradores. Son soluciones que se integran en dispositivos, ya sean nuevos o existentes.

En este contexto surgen diferentes tecnologías de redes, buscando respuestas cada vez más eficaces. Una de ellas es LPWA (Low-Power-Wide-Area), una solución que combina hardware de bajo costo, una amplia cobertura y requisitos de energía muy bajos, características que la diferencian de otras tecnologías y permiten solucionar las limitaciones que presentaban hasta ahora.

Son redes de baja potencia y largo alcance, que ofrecen a las aplicaciones y dispositivos del IoT la posibilidad de ser económicos y tener baterías de larga duración, generando un impacto significativo en la economía de las ciudades suponiendo un importante ahorro en costos de implementación.

Es el desarrollo y uso de este tipo de tecnologías inteligentes lo que nos permite pensar y construir nuevas soluciones, cada vez más específicas y eficaces, para dar un servicio de excelencia a los ciudadanos. Son las plataformas que hoy nos dan la posibilidad de seguir construyendo nuestras Ciudades de manera cada vez más inteligente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *