Inteligencia artificial: Paradigma de la sociedad y la tecnologia

Por Carlos Mendoza

Hace poco me vengo enterando de Tay, un tipo de software, de apariencia femenina, que creó Microsoft y funcionaba bajo la lógica de la inteligencia artificial. Ésta se comunicaba a través de Twitter. La noticia principal no fue el hecho de que este chatbot tenía la capacidad de interactuar con usuarios reales en Twitter y en función de ello crear respuestas, lo sorprendente fue que a la par que conversaba con los tuiteros fue reproduciendo odios, xenofobia y  polémicas posturas respecto a temas delicados.

El software de microsoft, en cuestión de horas, pasó de un primer y amigable tuitt donde decía: “hellooooooo world!”, a pronunciarse en favor del genocidio de los mexicanos y de poner a los negros y judíos en campos de concentración; además de llamar al feminismo un tipo de “cáncer”.

Si entendemos la tecnología como un producto social y cultural, donde persisten y se transmiten conocimientos de manera generacional e incluso comportamientos para el aprendizaje, Tay solo respondió bajo esta lógica de aprender a través y del contexto donde desplegaba sus “aptitudes comunicativas”. Ella enunció lo que nosotros pensabamos.

La empresa, al poco tiempo de ver que el experimento resultaba contraproducente para su imagen y lo políticamente correcto, cerró la aplicación y puso como privada la cuenta de Twitter. Sin embargo, sería demasiado ingenuo creer que esos riesgos no estuvieron calculados de antemano. La investigación continua y la controversial Tay, quizás con otro nombre, volverá al ruedo de las opiniones virales, corregida, mejorada y aumentada.

Si bien podría parecer que el hecho de alarmarse por las afirmaciones de un programa sin consciencia de sí misma, podría ser exagerado, las palabras no se las lleva el viento, construyen todos los días realidades, categorías, ideologías, sentimientos, mundos materiales.

Por ejemplo, la literatura siempre ha sido representación del mundo real, pero también construcción del mismo, hablando de magia, ciencia, tecnología, etc. Hace poco más de un siglo parecian descabellados los viajes a la luna propuestos por Verne, hace menos tiempo, Asimov y sus mundos plagados de robots con apariencia humana eran mera ciencia ficción,  pero ya estamos en  2016 y las inteligencias artificiales ya interactúan con las sociedades e individuos en espacios virtuales.

La inteligencia artificial tuvo su proceso de desarrollo embrionario durante el siglo XX, tras la segunda guerra mundial, con las máquinas de Turing y tiempo después, con el desarrollo más sofisticado de la cibernética y la programación. Digamos que ahora comienza a dar sus primeros pasos, le estamos dando forma a un modo de aprendizaje y apropiación del lenguaje.

El proceso de desarrollo de dicha tecnología ha sido exponencialmente acelerado, en su libro La era de las máquinas espirituales, Ray Kurzeii, empresario, científico y director de ingeniería en Google, se hacen predicciones sobre el impacto de las máquinas e inteligencias artificiales en la humanidad durante lo que sería todo el siglo XXI.

Divide este proceso en 6 periodos. Al principio sus predicciones son muy acertadas, los primeros años hacen referencia a procesos y aparatos como las computadoras portátiles, los smartphones, la música digital y el almacenamiento de información en espacios no físicos.

Las predicciones se hacen desde una postura evolucionista, las máquinas avanzan y se hacen fundamentales para el desarrollo de la humanidad. Por ejemplo, dice que para 2028 la suma del poder computacional de todas las computadoras será comparable al poder cerebral total de la raza humana. Para el 2048, el crecimiento de la inteligencia artificial provocará un verdadero movimiento de los «derechos del robot», y habrá un debate público abierto sobre qué clase de derechos civiles y protecciones legales que deberían tener las máquinas.

Hasta ahí las predicciones tienen un ancla en la realidad, pero después rompen de manera abrupta con paradigmas básicos. En 2099, según Kurzeii, los seres humanos orgánicos serán una pequeña minoría de las formas de vida inteligente en la Tierra. Miles de años después, refiriéndose a las máquinas con inteligencia artificial: “Los seres inteligentes considerarán el destino del universo”.

Escrito en 1998, el libro plantea situaciones éticas, filosóficas y tecnológicas, habiendo estado muy certero en las predicciones, por lo menos en el periodo que actualmente vivimos. La capacidad de pensar de un agente no vivo, aún es cuestionable, pero en los años venideros, sin duda alguna, estará intentando mejorarse esta forma de inteligencia.

Solo tengamos claro que la sociedad y la tecnología forman parte de un mismo paradigma: la inteligencia humana. ¿Y dónde está lo político en todo esto? En los debates que indiscutiblemente debe haber para el uso de estas inteligencias artificiales, hasta donde éstas son necesarias y hasta donde invasivas, las ciencias sociales deben abordar el tema, hacerse cargo de un tema tremendamente social y no solo tecnológico.La construcción de esas inteligencias depende en gran medida de nosotros, de los que alimentamos y definimos las tendencias del espacio virtual y del real, aún sin tener claro cómo. Las redes neuronales artificiales ayudan a la toma de decisiones, resolución de problemas y aprendizaje. Pero también a la desinformación y a la construcción de espacios políticos plagados de discursos de violencia, disidentes con la democracia, el respeto y libertad de expresión.

Todo al mismo tiempo. Racional pero sin razonamiento, así es el buscador de Google, los complejos simuladores de ajedrez, los chatbots conversatorios y demás inteligencias artificiales. Entendamos que cada oración que nosotros que tecleamos en la web, pone en acción una realidad, hablamos no con conciencias artificiales sino con el conjunto de la humanidad a la cual tenemos acceso a través de una gran mente colectiva.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.